spot_imgspot_img

Cardenal deplora masacre en velorio y sufrimiento de madres en Honduras

Tegucigalpa – El asesinato de seis personas el pasado viernes durante un velorio en Olanchito, Yoro, y el sufrimiento de las madres, en especial las solteras, fueron deplorados por el cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga en la homilía de este domingo.

Durante la celebración que tuvo lugar en la Basílica Menor Nuestra Señora de Suyapa, el arzobispo de Tegucigalpa señaló que han visto con horror la masacre en la comunidad de Crucete en el municipio de Olanchito, departamento de Yoro, zona norte de Honduras, donde el pasado viernes perdieron la vida seis personas.

 “Ya es el colmo verdaderamente del odio, no respetar ni siquiera el dolor de una persona que está llorando la muerte de un ser querido”, reprochó el líder de la Iglesia Católica en Honduras.

Al respecto preguntó ¿qué pasa en nuestra Honduras?, ¿está triunfando el mal y el pecado?, ¿está triunfando la muerte cuando estamos celebrando resurrección y vida nueva?

A lo que respondió que eso sucede cuando nos apartamos del amor y poder de Dios y es ahí cuando surge el poder del maligno.

El también coordinador del Consejo de Cardenales del Vaticano aprovechó el espacio de reflexión para felicitar a las madres hondureñas con motivo del Día de la Madre.

En ese renglón, lamentó el sufrimiento de muchas madres, especialmente las que son solteras a causa de que un hombre no quiso aceptar su responsabilidad como padre y esposo.

“Difícilmente encontraremos alguien que nos ame más que nuestra mamá, por eso es tan bello este día y queremos ponerlas a todas sobre el altar y orar y dar gracias por ellas”, caviló.

 Sin embargo, sollozó que muchas madres sufren en Honduras por la falta de apoyo.

“Muchas tienen que decir soy madre soltera, porque hubo un irresponsable que no quiso cumplir su misión como padre y como esposo, ese no es el plan de Dios”, acentuó.

En ese sentido, pidió en este día orar mucho por las madres, solas, abandonadas y que padecen alguna enfermedad.

“El regalo más grande es corresponder al amor y poder dar alegría, el amor maternal no tiene que estar lleno de tristeza y lágrimas”, zanjó el cardenal hondureño.

 A continuación Proceso Digital reproduce la lectura de hoy tomada del el santo evangelio según san Juan (15,9-17):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Como el Padre me ha amado, así os he amado yo; permaneced en mi amor. Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; lo mismo que yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Os he hablado de esto para que mi alegría esté en vosotros, y vuestra alegría llegue a plenitud. Éste es mi mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado. Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor: a vosotros os llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer. No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien os he elegido y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto dure. De modo que lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo dé. Esto os mando: que os améis unos a otros.»

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,172FansMe gusta
38,151SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img