Brasil lanza un ambicioso plan para combatir la propagación del dengue

Brasilia – El Gobierno de Brasil, por iniciativa de la presidenta Dilma Rousseff, lanzó hoy un ambicioso plan para combatir la propagación del dengue, del que participarán trece ministerios, según informaron fuentes oficiales.
 

«Por determinación de la presidenta Dilma Rousseff, el grupo interministerial formado por 13 carteras implantará, dentro de cada área de actuación, acciones de prevención y control de la enfermedad, además de la atención al paciente», indicó el Ministerio de Salud en un comunicado.

Para la compra de medicamentos, vehículos fumigadores, larvicidas y material educacional, el Gobierno destinará 1.080 millones de reales (unos 640,1 millones de dólares), que complementarán los recursos del ambicioso plan, cuyo presupuesto total no fue divulgado, informó el servicio estatal de noticias Agencia Brasil.

La propia Rousseff y el ministro de Salud, Alexandre Padilha, coordinaron hoy la reunión interministerial para definir las acciones.

Por ejemplo, para combatir al mosquito Aedes aegypti, transmisor del dengue, el Gobierno pretende fortalecer el control fronterizo con puestos militares de vigilancia sanitaria.

«El dengue no es sólo un desafío para el sector de la salud y el combate al dengue está entre las prioridades de esta gestión y del Gobierno de la presidenta», comentó Padilha en una posterior rueda de prensa, en la que dio detalles de la propagación de la enfermedad a través del llamado «Mapa de riesgo».

Según el mapa, 16 de los 27 estados están amenazados con «alto riesgo» y otros cinco presentan una alerta «moderada».

Los estados con el riesgo más alto de la proliferación de la enfermedad son Roraima y Amapá (norte) y Goiás (centro), mientras que de los setenta municipios en alerta máxima aparecen dos capitales regionales: Río Branco (Acre) y Porto Velho (Rondonia).

En 2010, según cifras oficiales, fueron registradas 550 muertes y un millón de casos detectados, de los cuales 15.500 tuvieron un diagnóstico grave por tratarse de la variación conocida como «dengue hemorrágico».

Padilha subrayó que el 90% de las personas que murieron acudieron al médico «tardíamente», cuando ya la enfermedad estaba avanzada, y por eso destacó la importancia de la prevención y educación de la población.

Una de las justificaciones para el aumento de casos el año pasado fue la reaparición en el país del virus tipo 1 de la enfermedad, que no se presentaba desde la década de los noventa.

Lo + Nuevo

22,248FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
5,673suscriptoresSuscribirte