spot_imgspot_img

BP ha pagado ya 20 millones de dólares en demandas en Florida por vertido

Miami.- La multinacional petrolera BP ha pagado ya cerca de 20 millones de dólares en indemnizaciones en Florida a los afectados por el derrame de petróleo, informaron hoy autoridades estatales.
 


Hasta la fecha se han presentado en Florida unas 23.000 reclamaciones de personas o empresas directamente afectadas por el derrame de crudo de un pozo submarino en el Golfo de México operado por BP después de un accidente en abril pasado.

La petrolera acordó este junio la creación de un fondo especial de 20.000 millones de dólares para compensar a las personas y negocios afectados por la contaminación generada por la «marea negra».

En la actualidad, la compensación a las comunidades locales afectadas y los gastos por daños medioambientales están fijados en un máximo de 75 millones de dólares.

Sin embargo, este miércoles el Comité Medioambiental del Senado de EE.UU. aprobó una medida que eliminará el límite monetario al que las compañías petrolíferas tienen que hacer frente por daños relacionados con un vertido.

En Florida, que cuenta con once oficinas de reclamaciones abiertas, se han cursado más de 200 demandas de empresas que han experimentado pérdidas como consecuencia del vertido de crudo.

Ante las quejas de algunos demandantes, que sostienen que BP se retrasa en el pago de las compensaciones económicas, el fiscal general del estado, Bill McCollum, ha designado a uno de sus ayudantes para que colabore en la supervisión del proceso de reclamaciones.

Por otro lado, el Departamento de Protección Medioambiental de Florida (DEP) indicó hoy que pegotes de chapapote (alquitrán) y residuos de petróleo continúan llegando a la costa noroeste del estado, especialmente al condado de Escambia, donde se encuentran las famosas playas de Pensacola.

Hasta el momento no se ha registrado la presencia de crudo en ninguna zona del litoral floridano, a excepción de la costa noroeste, procedente de la «marea negra».

Las autoridades de los condados del litoral noroeste más afectados por el vertido temen ahora que las grandes olas generadas al paso del huracán «Alex» por las aguas del Golfo, puedan empujar más fragmentos de alquitrán hacia las playas y el interior.

En estos momentos cerca de 1.500 personas trabajan en las tareas de limpieza en las playas de Pensacola y Cayo Perdido, aunque sus esfuerzos se vieron obstaculizados este miércoles por la lluvia y la aparición de rayos ocasionales.

En los últimos días, el Departamento de Sanidad del condado de Escambia alertó sobre los riesgos que entraña bañarse en aguas de zonas comprendidas entre las playas de Park West y Pensacola, incluido Fort Pickens.

Según el diario digital PensacolaNewsJournal, entre un 40 y un 50 por ciento de las playas de Cayo Perdido, desde Johnson Beach hasta el estado de Alabama, se vieron cubiertas este miércoles de pegotes de chapapote, mientras un 20% de la playa de Pensacola recibió el impacto de fragmentos de alquitrán.

Actualmente, unos 197 kilómetros de barreras flotantes contra la mancha negra de petróleo se extienden a lo largo de la costa noroeste de Florida, sobre todo en las zonas más vulnerables de la zona de Panhandle.

La DEP está evaluando además diez diferentes sistemas de tecnología innovadora diseñados para incrementar la eficacia en las tareas de limpieza de la playas y costas de Florida afectadas.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,127FansMe gusta
37,900SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img