spot_imgspot_img

Bélgica prorroga confinamiento hasta el 3 de mayo y prevé suavizarlo después

Bruselas – Bélgica prorrogará hasta el próximo 3 de mayo el confinamiento para frenar la propagación del coronavirus y comenzará a suavizar esas medidas a lo largo del mes, anunció este miércoles la primera ministra belga, Sophie Wilmès, tras una reunión del Consejo Nacional de Seguridad.

El anuncio no pilló a nadie por sorpresa, después de que los expertos que pasan revista diariamente a la evolución de la epidemia advirtieran el martes de que, pese a la caída de las hospitalizaciones y los contagios, todavía no se han logrado los objetivos para empezar a suavizar el confinamiento.

En la reunión de hoy, en la que también participaron ministros y representantes de las entidades federadas y responsables de los servicios de seguridad, se decidió no obstante la reapertura de viveros y tiendas de bricolaje, en las mismas condiciones que se aplican a los supermerdados. O sea, guardando las distancias de seguridad.

También se acordó autorizar las visitas a las residencias de ancianos y a establecimientos para personas que sufran de una discapacidad a un miembro de la familia, siempre la misma persona, que no presente ningún síntoma

Por otra parte, se acordó la anulación de todos los grandes eventos hasta el próximo 31 de agosto, lo que afectará por ejemplo a macrofestivales de música como Tomorrowland, Pukkelpop y Rock Werchter, que cada año reúnen a miles de personas.

Las autoridades decidieron asimismo aconsejar que los ciudadanos continúen teletrabajando.

«Hoy nadie puede decir cuándo volveremos a la vida normal», señaló Wilmès, quien indicó que la situación debe ser evaluada en cada momento y que la próxima semana tendrá lugar una nueva reunión para abordar el desconfinamiento, que «será progresivo y comenzará a partir de mayo».

«Lo que hacemos lo podemos deshacer», dijo la primera ministra, y añadió que «todo dependerá de los resultados observados tras las medidas de desconfinamiento».

La estrategia de salida descansará sobre tres pilares: realización masiva de pruebas, distancia social y las mascarillas, que Bélgica recomienda, aunque «no reemplazarán las medidas de higiene ni de distancia», advirtió la primera ministra.

Bélgica registró 283 fallecimientos a causa del coronavirus el martes, 103 de ellos en hospitales y el resto casos sospechosos, sobre todo en residencias, lo que eleva la cifra de muertos a 4.440 desde que comenzó a propagarse la pandemia.

Además, se produjeron 250 nuevas hospitalizaciones y 239 personas fueron dadas de alta.

En marzo se acordó en Bélgica el cierre de todos los comercios, excepto supermercados, bancos, gasolineras, farmacias y oficinas de correos.

Las escuelas siguen abiertas, incluso durante el periodo de vacaciones de Semana Santa, reservadas para los hijos de quienes deben seguir trabajando, como el personal médico o de seguridad.

También funciona el transporte público, para facilitar a la población ir al trabajo o al hospital.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img