spot_imgspot_img

Ataques entre Romney y Gingrich dominan últimas horas de campaña en Florida

Miami (EE.UU.), 30 ene (EFE).- La sucesión de ataques directos entre Mitt Romney y Newt Gingrich protagonizaron hoy las últimas horas de campaña en Florida, donde mañana se celebran las primarias en las que ambos, junto a Ron Paul y Rick Santorum, luchan por la candidatura republicana a las presidenciales de noviembre.
 

Así, el exgobernador de Massachusetts criticó este lunes a Gingrich por haber recibido 1,6 millones de dólares por hacer campaña ante los legisladores estadounidenses en beneficio de Freddie Mac, una de las dos grandes firmas hipotecarias de este país.

El asunto inmobiliario es de gran interés en Florida y genera reacciones muy viscerales, ya que este estado fue el epicentro del estallido de la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos, que a su vez llevó a la crisis del sistema financiero.

Romney aseguró hoy que Gingrich se benefició de sus relaciones empresariales con Freddie Mac mientras el mercado inmobiliario se estaba derrumbando y llevando a la ruina a «miles de habitantes de Florida», muchos de ellos latinos que se endeudaron mucho más de lo que podían asumir.

Desde que tomó la palabra en un acto de campaña en Jacksonville (al norte de Florida), Romney no paró de arremeter contra el que fuera presidente de la Cámara de Representantes, al que ridiculizó incluso por prometer la creación de una base permanente en la Luna.

En ese momento alguien entre el público gritó «¡Que lo manden a él a la Luna!», a lo que el precandidato apuntó: «¿Qué ha dicho? ¡Que lo manden a la Luna, dice!». Sus seguidores aplaudieron con entusiasmo.

Por su parte, Gingrich también criticó hoy a Romney en un acto de campaña al norte del estado, por cuestiones tan variadas como vetar la financiación de la comida kósher en residencias de ancianos o dedicar demasiado dinero a su campaña en Florida.

Además, insistió en que los republicanos necesitan a un «verdadero conservador» para hacer frente a Barack Obama en las elecciones del próximo noviembre y no «un liberal», como su rival.

«No necesitamos a alguien que pueda hablar bien. Puede que diga cosas con las que estamos de acuerdo, pero no tiene la experiencia de ser un líder efectivo», dijo Gingrich, tras prometer que no abandonará aunque pierda mañana.

Respecto a las críticas por parte de Romney, el precandidato dedicó gran parte de sus intervenciones en actos de campaña y entrevistas en medios de comunicación a defenderse de su contrincante.

«Si fuera verdad todo lo que dice, ni siquiera yo mismo votaría por mí», llegó a decir el político, quien insistió en que la «avalancha de anuncios negativos» desplegada por Romney en su contra «no están teniendo éxito».

Romney también criticó la «incoherencia» de Gingrich a lo largo de su carrera política y su falta de «capacidad de liderazgo», consciente de que aunque las encuestas le dan una clara ventaja contra su rival, el expresidente de la Cámara de Representantes ya logró sobreponerse a los sondeos de opinión e incluso ganó contra todo pronóstico las primarias de Carolina del Sur.

Por el momento, y según un sondeo difundido hoy por la Universidad Quinnipiac, Romney ha ampliado a 14 puntos su ventaja sobre Gingrich, ya que cuenta con el 43 % de los votos de los republicanos de Florida, frente al 29 % que consigue su rival.

Sólo un 7 % del censo se declara indeciso, aunque un 24 % dice que podría cambiar de parecer el mismo día de las elecciones.

Reportajes

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,172FansMe gusta
38,753SeguidoresSeguir
5,673suscriptoresSuscribirte
spot_imgspot_img