spot_imgspot_img

Aspirantes republicanos pisan acelerador para situarse en la «pole» electoral

Des Moines (EE.UU.) – Los aspirantes republicanos apuraban hoy sus últimas horas de campaña para convencer a los votantes antes de las famosas asambleas populares o caucus que se celebrarán el martes en el estado de Iowa, en la primera prueba por la lucha a la candidatura presidencial de su partido.
 

Con sus mejores sonrisas realizaron una maratoniana jornada de encuentros con votantes en un último esfuerzo para captar votos, convencer a los rezagados y sumar algún apoyo entre los indecisos un día antes de la decisión final.

La agenda del exgobernador de Massachusetts Mitt Romney incluía un evento político en Davenport, mientras que el congresista por Texas Ron Paul mantuvo varias reuniones con votantes en distintas ciudades cercanas a Des Moines, la capital del estado.

El senador por Pensilvania Rick Santorum, que ha ganado popularidad en el sprint final de la contienda al colarse en la terna de candidatos favoritos en las últimas encuestas, optó por un acto más pequeño en una cafetería en la ciudad de Polk.

Durante el acto, Santorum dijo que el país necesita un nuevo comandante en jefe y restó importancia a la experiencia en el mundo de los negocios de su principal rival, Mitt Romney, que ha centrado su campaña en la economía.

Desafiando el gélido frío en este estado del medio oeste y a la nube de periodistas que se acercaron hasta el pintoresco lugar, en el que además de café se sirven batidos y helados, Becky y Don Kusmaul, jubilados, quisieron dar su apoyo a Santorum.

Los Kusmaul consideran que es «es el mejor de los candidatos», por sus valores, su visión de un Gobierno limitado y su política de defensa nacional, dijeron en declaraciones a Efe.

Barack Obama «es el peor presidente que hemos tenido, nos está arruinando financieramente, ha duplicado la deuda pública» y los planes de rescate financiero han sido «un gasto innecesario», indicó Don Kusmaul.

En cuanto al resto de candidatos dijeron ser diametralmente opuestos a las políticas de Ron Paul, consideraron que Romney «no es suficientemente conservador, ha cambiado sus posiciones muchas veces» y Newt Gingrich «también tiene mucho barro en sus zapatos».

La media de encuestas que realiza RealClearPolitics señala que los tres principales contendientes son Romney (22,8 por ciento), Paul (21,5 por ciento) y Santorum (16,3 por ciento).

Completan la carrera el expresidente de la Cámara de Representantes Gingrich (14,7 por ciento), el gobernador de Texas, Rick Perry (11,5 por ciento); la congresista Michele Bachmann (6,8 por ciento) y el exgobernador de Utah Jon Huntsman (2,3 por ciento).

No obstante, nada está definido para ninguno de los candidatos. Según las encuestas más recientes recopiladas por el New York Times hoy, el 41 por ciento de los republicanos que probablemente vayan a participar en los caucus está todavía indeciso.

En declaraciones a Efe, Tracy Waters, de 40 años, dijo que todavía no se ha decidido y está debatiendo entre tres: Santorum, Gingrich y Romney.

«No soy una gran fan de Romney, no es lo bastante conservador pero él probablemente puede ayudar a resolver las diferencias dentro del partido», señaló Waters, que se mostró partidaria de Santorum por sus valores familiares y de Gingrich por su política exterior, pero aseguró que será «una dura decisión».

Este proceso electoral en el que sólo habrá primarias por parte de los republicanos, ya que Obama ha sido el candidato único para representar al Partido Demócrata y aspirar a un segundo mandato, se perfila reñido, ya que la situación financiera del país, la crisis y las reformas de salud han hecho a algunos cambiar de partido.

Ann Leeman, de 44 años, es votante independiente y cree que Santorum es inteligente y quien puede vencer a Obama en las presidenciales de noviembre.

«Fui votante de Obama, pensaba en esperanza y ahora creo que no tenemos esperanza, así que voy a pasar de ser (votante) independiente a republicana mañana», dijo a Efe.

En un primer momento pensó en votar por Ron Paul. «Pero su política exterior no es para mí», apuntó.

Por su parte, Mike Ginther aseguró que tras haber escuchado a todos los candidatos durante el proceso votará por Santorum porque «es conservador en política fiscal y eso en economía es uno de los asuntos número uno en la agenda».

Sin embargo, cree que Romney será quien gane y que Santorum quede de segundo o tercero, algo que le garantizará un pase a la siguiente etapa, ya que podrá lograr un impulso en la recogida de fondos de su campaña.

Ginther señaló que hay «un fuerte grupo de candidatos republicanos» y cualquiera de ellos puede lograr el objetivo final: «tener un nuevo presidente en noviembre de este año».

Reportajes

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,172FansMe gusta
38,688SeguidoresSeguir
5,673suscriptoresSuscribirte
spot_imgspot_img