spot_img

ASJ pide a población mantener la calma y a diputados dar ejemplo en elección del Supremo

Tegucigalpa – La Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ), capítulo de Transparencia Internacional en Honduras, se pronunció este lunes sobre la elección a magistrados de la siguiente Corte Suprema de Justicia (CSJ) y vertió cuatro puntos de reflexión entre los destacan un llamado a la calma a la población y una exhortación a ser ejemplos a los diputados del Congreso Nacional.

El director ejecutivo de ASJ, Carlos Hernández, reprochó el llamado que han hecho diversos sectores políticos a sus simpatizantes para apoyar “la democracia” en la elección de los siguientes magistrados.

“Nos parece que eso puede ser una provocación, la sociedad hondureña lamentablemente estamos de un toque y cualquier acción por mala interpretación puede provocar una situación compleja”, manifestó el representante de ASJ.

Recordó que los actuales magistrados se eligieron hasta el 11 de febrero, es decir 15 días después de lo que establece la Constitución de la República, por lo que llamó a la calma a la población si el próximo 25 de enero no se logran los consensos para elegir a los 15 próximos magistrados.

A continuación Proceso Digital reproduce los puntos de reflexión a los que llegó ASJ sobre el tema:

1. Un proceso histórico que debe respetarse hasta el final. El actual proceso de elección de la CSJ ha sido histórico en varios sentidos. Ha sido el más observado por la ciudadanía con la participación de una pluralidad de organizaciones sociales y el acompañamiento internacional. Las nuevas disposiciones de transparencia permitieron a la población y postulantes conocer por primera vez el trabajo y las decisiones de la Junta Nominadora (JN) en tiempo real, a través de plataformas tecnológicas; así como la rigurosidad en la aplicación y revisión de pruebas de conocimientos y evaluación de tachas y denuncias. Todos estos hitos reflejan el nuevo sentir democrático del país. Por ello, el Congreso Nacional (CN) debe respetar la lista de nominación que envía la JN, para no retroceder los avances que ha tenido la institucionalidad y la sociedad hondureña. 

2. Reconocimiento al compromiso, rigor y respeto a la ley de la Junta Nominadora (JN). Durante los últimos cuatro meses se ha observado un compromiso por aplicar la ley, respetar los derechos de los postulantes, publicar su trabajo en tiempo y rendir cuentas por parte de la JN. Esto ha contribuido enormemente a que el proceso se revista de credibilidad, apegándose a los principios de meritocracia, igualdad y no discriminación, transparencia y participación ciudadana. Estos principios responden a los estándares internacionales que deben regir todo proceso de elección de altos funcionarios judiciales. Si bien siempre hay espacio de mejora, el trabajo de la Junta Nominadora manda un mensaje claro de que el éxito del modelo depende del compromiso de sus integrantes. 

3. Llamado a la población a mantener la calma e informarse mediante fuentes seguras. La elección que inicia el 25 de enero será un acontecimiento lleno de emociones e intereses divergentes que se desarrolla en un ambiente de competencia política. El artículo 331 de la Constitución de la República establece que, en el caso de que la nómina de 15 hombres y mujeres propuesta por la comisión multipartidaria del Congreso no obtenga los 86 votos requeridos, deberá realizarse una votación directa para elegir individualmente a los magistrados y magistradas. Es importante que la ciudadanía no caiga en la desinformación o la manipulación para crear incertidumbre o violencia. Se recomienda a la ciudadanía informarse sobre el proceso a través de medios de comunicación y no dar credibilidad a información que circula en las redes sociales antes de verificar la autenticidad de los perfiles de donde proviene.

4. Las y los diputados deben dar el ejemplo de compromiso con el Estado de Derecho y la paz social. Reconocemos los esfuerzos de la Policía Nacional de resguardar las instalaciones del Congreso Nacional, al igual que los mensajes de diferentes liderazgos políticos de no movilizar activistas o militantes como mecanismo de presión. Estas acciones muestran un compromiso con la democracia y la paz social. En línea con estas medidas, es importante que las y los diputados se abstengan de emitir un discurso hostil, basado en la agresión y el irrespeto, en caso de que las votaciones se extiendan o no se alcancen acuerdos políticos. Es trascendental que los liderazgos políticos envíen un mensaje común de cero tolerancia a la violencia.  (RO)

Compartir

spot_img
spot_img
spot_img

Más noticias

spot_imgspot_img