spot_imgspot_img

Apertura piloto de restaurantes, un paso hacia la nueva realidad

Tegucigalpa – La apertura de varios restaurantes, bajo protocolos de bioseguridad, marcó tímidamente el inicio del proceso de normalización, con la intención de dejar atrás la paralización de la economía, justo el día que  el Banco Central de Honduras (BCH), confirmóque este año el país sufrirá una de las mayores caídas de su Producto Interno Bruto (PIB).

El inicio de actividades condicionado de varios restaurantes bajo la modalidad de autoservicio o bien bajo el modelo de transporte a domicilio (delivery), imprimió este martes un paso de la mano de medidas de bioseguridad que han sido afinadas por expertos sanitarios.

Lo anterior oficialmente es denominado una “prueba piloto” de parte del gobierno para la reapertura de la economía, paralizada desde mediados de marzo luego que el gobierno decretara un  toque de quedatras reportarse los primeros casos positivos de COVID-19.

Según la disposición, para lograr un mayor control preventivo del contagio del COVID-19, se determinó ampliar el toque de queda absoluto

Este paso en la reapertura de la economía es el primero para lograr una reactivación progresiva del aparato productivo, el cual se encuentra en hibernación por casi dos meses.

La medida fue acordada por el gobierno y representantes del sector de restaurantes de la capital.

El Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) vio con satisfacción la medida de reapertura de los restaurantes y cafeterías, señalando que la reactivación gradual, responsable e inteligente de la economía es adecuada.

El presidente del Cohep, Juan Carlos Sikaffy, señaló que Honduras tiene 1.6 millones de personas con problemas de ingreso por el parón de la economía.

El líder empresarial es del criterio que la apertura de la economía debe avanzar siempre tomando como prioridad, el criterio de los expertos de la salud.

Representantes del sector de restaurantes de la capital

El Cohep recuerda que el sector de restaurantes consume el 30% de la producción de alimentos y genera más de 100 mil empleos directos y medio millón de indirectos.

La apertura se realizó con el compromiso de que los restaurantes cumplirán las medidas de bioseguridad, a fin de proteger a sus clientes, proveedores y empleados.

Un recorrido hecho por Proceso Digital mostró que la medida fue recibida con amplia aceptación de las personas, ya que las colas para ingresar a los autoservicios eran enormes, así como se observó un incremento en el recorrido de las motocicletas que realizan el trabajo de entrega a domicilio.

Se espera que en las próximas semanas más sectores de la economía se vayan incorporando y con ello la suspensión y pérdida de empleos sea menor.

Hambre

Diversos sectores han señalado que la reapertura inteligente de la economía es urgente, ya que la falta de ingresos de parte de las personas que trabajaban, hasta antes de la llegada de la pandemia, provoca que el hambre, desconocida en sus hogares, haga acto de presencia.

De hecho, en los principales bulevares de la capital han aparecido personas con rótulos clamando ayuda por el hambre que padecen.

Este jueves en Tegucigalpa se observó un hecho que provocó interrogantes, ya que centenares de personas respondieron a la propuesta de un político de  ofrecer gallinaspara que pudiesen alimentarse.

Las personas acudieron al sitio indicado y la mayoría no contaba con la mínima medida de seguridad y cuando se les señalaba porque lo hacían, la respuesta casi unánime fue que tenían hambre y que la prioridad era asegurarse el ave y en segundo lugar era el miedo al coronavirus.

Caída en la economía

FMI propone aumentar apoyo a Honduras por $ 530 millones mediante acuerdo Stand By

Tras una reunión con el equipo técnico del Fondo Monetario Internacional (FMI), el BCH revisó a la baja  el producto Interior bruto (PIB) y admitió que el mismo tendrá una caída del 3.9 por ciento y solo espera una recuperación el 2021 del 4 – 4.5 %.

El Banco Central estima que la reducción obedece al decrecimiento en sectores como la industria manufacturera, el comercio, los hoteles y restaurantes, la agricultura, el transporte y almacenamiento, y la construcción.

Igualmente el BCH prevé para el segundo semestre del año una caída en el envío  de remesas del 14 %.

La disminución de estas divisas también representará un impacto en el producto interno bruto de Honduras (PIB) ya que las remesas representan el 20 % de este indicador en la economía hondureña.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,564FansMe gusta
39,907SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img