spot_imgspot_img

Ante amenaza de nueva cepa de COVID, urgen acentuar bioseguridad

Tegucigalpa – “Por favor cuídense, el coronavirus se está moviendo rápidamente, la principal vacuna con el Covid-19, son las medidas de bioseguridad”, apelan varios especialistas a la población hondureña en la víspera de las celebraciones de Año Nuevo ante la creciente ola de casos que atestan las unidades de cuidados intensivos de los principales santitos del país.

El fantasma de las muertes por Covid-19 se recrudeció en las últimas horas con la muerte del reconocido pediatra Orlando Soler en San Pedro Sula y de un octogenario en el centro de triaje de la Universidad Católica de la capital.

-Lo que se temía se ha cumplido, la nueva cepa británica del coronavirus ya está en América y es cuestión de días que se detecte en Honduras, sino que es que ya está circulando.

Mientras se espera la vacuna contra la Covid-19, que podría llegar al país después del primer trimestre del próximo año, hay que reforzar las medidas de bioseguridad para evitar la saturación de los hospitales y centros de triaje, que en los últimos días han visto como dramáticamente se han incrementado las atenciones a pacientes que acuden con síntomas del coronavirus.

Aumento de la positividad

En ese sentido, el viceministro de Salud, Roberto Cosenza, manifestó que las familias deben celebrar las fiestas de fin de año solo en el núcleo familiar, no llamar al primo, al sobrino, al tío, porque eso puede aumentar la infección.

La población debe asistir a los centros de triaje a tiempo, y no bajar la guardia, lamentablemente se están confiando, pero el coronavirus no ha pasado, aún hay casos, estamos en pandemia, al primer síntoma de fiebre, pérdida de olfato debemos de acudir a un centro de atención para diagnosticar y tratar la enfermedad, recalcó el funcionario.   

“En diciembre se nos olvidan las enfermedades, ingerimos comidas grasosas, alcohol, gaseosas y en enero se aumenta la asistencia en los hospitales con altos niveles de glucosa, presión alta y alcohólicos descompensados, tenemos que cuidarnos de las comidas, pero también de la Covid”, enfatizó.

Cosenza apuntó que, tras las fiestas de Navidad y Año Nuevo, se estima que la positividad en los casos de Covid-19, pasará de un 34 a un 50 por ciento en Honduras y en ese sentido, apeló a la conciencia de la población pues sólo juntos se podrá contener la pandemia del coronavirus por lo que, en esta temporada de fin de año, el uso de la mascarilla se hace vital.

Asimismo, pidió cuidar a las personas mayores de 60 años, así como procurar estar compensados en las enfermedades de base como la diabetes, la hipertensión, enfermedades coronarias y las personas que padecen de asma, que son los más vulnerables ante el coronavirus.

Apeló a los hondureños para practicar el lavado frecuente de manos, guardar la distancia persona a persona ya que muchos ciudadanos se olvidan de esa recomendación y se mantiene la costumbre de abrazarse lo que deriva en un alto contagio del Covid-19.

Cosenza advirtió que después del 6 de enero, cuando el virus se ha desarrollado en el organismo y que muchas personas van a empezar a manifestar síntomas porque ya se habrá cumplido el período de incubación tras el contagio durante las celebraciones de festividades decembrinas, se va a observar un aumento en los casos de la enfermedad.

Quédense en sus casas

Por su parte, la jefa de Vigilancia de la Salud, Karla Pavón, ha pedido a los empresarios y comerciantes seguir con las medidas de bioseguridad, pues “el virus no es una broma, o una simple gripe, este puede matar y ya hemos visto muchos colegas, amigos, vecinos y familiares que han muerto por la enfermedad”.

Mientras tanto, la epidemióloga y exministra de Salud, Roxana Araujo, manifestó que Honduras no puede retroceder a un cierre como está ocurriendo en Europa, es por ello por lo que la población debe aplicar las medidas de bioseguridad para evitar mayores contagios en estas fiestas de fin de año.

Refirió que hay un contagio activo de la enfermedad y los directores de los centros asistenciales están haciendo un llamado a la población a cumplir con las medidas de bioseguridad porque ya no hay cupo en las unidades de cuidados intensivos.

Advirtió que Honduras está volviendo a un proceso rápido de contagios diarios pese a los llamados a cumplir las medidas de bioseguridad.

Señaló que, pese a la confirmación de una vacuna, esta llegará al país hasta el segundo trimestre de 2021 y no será aplicada a toda la población.

En ese sentido, recomendó a la población el uso permanente de la mascarilla, el cumplimiento del distanciamiento social, lavado de manos y el uso constante de alcohol gel.

Asimismo, no asistir a reuniones masivas. “Quédense en sus casas junto a sus familias, es el lugar donde estarán a salvo, no permitir que personas extrañas lleguen a sus hogares porque pueden estar contagiados del virus”, arguyó.

“No podemos regresar atrás, fueron ocho meses de confinamiento y no se puede retornar a esa etapa, se deben cumplir las medidas y salvaguardar cada quien sus vidas”, recalcó.

Ya no hay cupo en hospitales

Por su parte, el presidente de la Asociación de Médicos del Seguro Social de San Pedro Sula, Carlos Umaña, pidió a la población extremar las medidas de bioseguridad ya que no hay cupo en los hospitales para las personas que se agraven de coronavirus.

El galeno aclaró que el llamado que se hace a la población no es para alarmarse, sino para que tome conciencia sobre lo vital de aplicar las medidas de bioseguridad.

“Si se enferman no encontrarán cupo ya que la mayoría de los hospitales tanto sampedranos, como de la capital ya están llenos, y los centros privados también están escasos de cupos”, recalcó.

Umaña señaló que la situación se puede descontrolar ya que son los días con mayor movilización y en donde la población se reúne para organizar fiestas.

Precisó que las salas de cuidados intensivos de los centros hospitalarios están ocupadas por personas que oscilan entre las edades de 25 a 40 años. “Es gente joven la que está infectada de la Covid-19, y son los que no han utilizado la mascarilla y llevan la enfermedad a sus casas”, enfatizó.

El galeno aseveró que en dos semanas el virus se ha incrementado fuertemente ya que de 70 personas que se atendían en los triajes ahora alcanzan hasta 300 diariamente.

El virus se mueve rápidamente

De su lado, el jefe de epidemiología del Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager), doctor Mario Mejía, advirtió que Honduras atraviesa momentos difíciles por el embate del Covid-19, un virus que se mueve rápidamente mientras la población se relaja y descuida las medidas de bioseguridad.

El galeno señaló que se estima que solamente un 50 por ciento de la población está cumpliendo con las medidas de bioseguridad y desde que se suspendió la restricción en la circulación, los casos de Covid-19 han ido en aumento paulatinamente.

“Hoy estamos observando la movilidad sin restricciones y sin guardar las medidas de bioseguridad y el virus ahora se mueve más rápido en comparación con el inicio de la pandemia”, refirió.

Lamentó que a la par de que el virus se mueve rápidamente y los contagios van en aumento, el Laboratorio Nacional de Virología se encuentra todavía en un proceso de desinfección y no se pueden procesar el número de pruebas PCE para establecer el comportamiento del coronavirus.

El profesional de la medicina apuntó que no solo los hondureños, sino que todos los latinoamericanos, están más pendientes de las celebraciones de fin de año que en salvaguardar sus vidas.

Nueva cepa ya está en América

Lo que se temía, ya se cumplió, la nueva cepa británica del coronavirus ya se encuentra en el continente americano tras confirmarse en Estados Unidos , Canadá y Chile la presencia de la nueva variedad del patógeno viral.

El gobernador del estado de Colorado, Jared Polis, anunció que se ha detectado el primer caso en EE. UU. de la nueva cepa británica de la COVID-19, que corresponde a un hombre de más de 20 años que no había viajado a ningún sitio recientemente.

Mientras tanto, las autoridades sanitarias de Chile informaron el martes que detectaron el primer caso de la nueva cepa de coronavirus, en una mujer chilena que arribó a Santiago y luego se trasladó al sur del país.

El contagio fue detectado tras un análisis al examen de PCR (hisopado) que se hizo la pasajera tras presentar síntomas una vez que llegó a Chile, informó la subsecretaria del Ministerio de Salud, Paula Daza.

La pasajera arribó a Chile el 21 de diciembre proveniente desde Madrid tras estar en Dubái y Londres, luego se trasladó en avión a la ciudad de Temuco, a unos 800 kilómetros al sur de Santiago.

Cuestión de días…

Ante ese escenario, las propias autoridades hondureñas advierten que es cuestión de días para que esa nueva mutación del coronavirus ingrese al país, sino es que ya está circulando en Honduras.

Para el caso, el jefe de epidemiología del Sinager, Mario Mejía, advirtió que en cualquier momento puede llegar al país la mutación del coronavirus, por lo que la población no debe bajar la guardia.

“Solo le pido a la población que se cuide, que cumpla con las medidas de bioseguridad, que use la mascarilla, de lo contrario Honduras se volverá a restringir la circulación y en un país con tanta necesidad no se puede estar con esta medida que le hace daño a la economía del país”, arguyó.

Mejía reiteró que la población debe ser consciente sobre el riesgo que representa el coronavirus ya que la vacuna estará disponible en el país hasta el segundo semestre de 2021.

“El virus llegó al país para quedarse, este virus no se va a ir mañana, ni con la vacuna, seguirá entre la población”, enfatizó.

El viceministro Cosenza, manifestó que “hasta el momento tenemos un 34 por ciento de positividad, pero podríamos ir en aumento y hay que ver que en otros países también hay otras cepas de la Covid-19, no sabemos si está circulando también en el país, esto nos hace aún más vulnerables a todos porque estamos expuestos y si ya nos dio la enfermedad no quiere decir que no podemos volver a infectarnos”.

Sobre la circulación en el país de la nueva cepa del coronavirus, indicó que se tienen que hacer estudios, pero no se descarta y eso depende de los resultados de laboratorios más complejos, Honduras depende del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), de Atlanta y es el que debe hacer ese tipo de estudios.

“No somos un país que puede decir que no va a entrar, en algún momento vimos que el Covid estaba muy lejos de nosotros y en marzo ingresó a nuestro país, y ya puede estar circulando la nueva cepa, no lo podemos confirmar, se tienen que hacer los estudios correspondientes”, puntualizó.(om)

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,172FansMe gusta
38,662SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img