Tegucigalpa – El cantante salvadoreño Álvaro Torres dijo hoy que «es una gran bendición» cantar en Tegucigalpa en una maratón radial y televisiva a favor de los niños de las Aldeas SOS de Honduras.
 

«Es una gran bendición poder participar en un evento tan bello como este, con un propósito noble, hermosísimo, divino, sagrado, santo», subrayó Torres en el Teatro Nacional Manuel Bonilla, donde se celebra la cruzada de solidaridad por los niños de las Aldeas SOS.

El artista, intérprete de temas como «Hazme olvidarla», que radica en Miami (sureste de Estados Unidos), fue invitado por su amiga la periodista hondureña Neida Sandoval, quien es embajadora de las Aldeas SOS.

La maratón, que inició hacia las 11.00 hora local (17.00 GMT) y concluirá hacia las 23.00 horas (05.00 GMT del domingo), ha surgido ante un déficit de ocho millones de lempiras (unos 400.000 dólares) que tiene la institución protectora de los niños para sus operaciones de este año, según explicó Sandoval.

Entre otros artistas invitados a la maratón figuran María Conchita Alonso, cubano-venezolana, quien se presentará al cierre de la jornada.

Se suman el charro mexicano Ezequiel «Cheque» Peña, la presentadora de televisión Ana María Canseco, el animador venezolano Daniel Sarcos, el actor argentino de telenovelas David Chocarro y el artista del canal Nickelodeon y la serie «Grachi» Mauricio Henao.

También participarán varios artistas hondureños como Jireh Wilson, Marcela Sagastume, Marú Quezada, Kike Rosa, Angela Bendeck, Tony Sierra y Julio Raudales, éste último ministro de Planificación del Gobierno de Honduras.

Las Aldeas SOS, que en Honduras atiende a unos 900 menores, desde hace varios años trabaja con fondos aportados por personas de buena voluntad, pero que a raíz de la crisis económica mundial muchos han dejado de enviar sus contribuciones, dijo Sandoval a Efe en la víspera de la maratón.

«Tenemos que atender a 900 niños en siete aldeas que operan en diferentes regiones del país con menores que han sido adoptados, que necesitan ayuda», acotó la periodista hondureña, que durante más de dos décadas trabajó con la cadena Univisión en Estados Unidos, donde reside con su familia.