spot_img

Altos flujos migratorios dejan a Honduras sin corteros de café en pleno auge de cosecha

Por:

Compartir esta noticia:

Tegucigalpa – Los altos flujos migratorios originados en la geografía nacional han dejado a Honduras sin mano de obra para el corte de café en pleno auge de la cosecha 2022-2023 del aromático.

– Alemania, Estados Unidos, Bélgica, Italia y Francia son los principales mercados a los que Honduras exporta su café.

– En el pasado ya se ha recurrido a mano de obra de países vecinos como El Salvador y Nicaragua para la temporada del corte del grano aromático.

Así lo expuso este día el productor Holman Rajo, quien cosecha el grano en el departamento de Lempira.

“Hay preocupación en el tema de mano de obra, las fincas de café urgen, necesitan para sacar la cosecha y no podemos encontrar la mano de obra necesaria”.

Argumentó que lo anterior obedece a los altos flujos migratorios originados en el país centroamericano.

También responsabilizó al retardo en el relevo generacional, es decir que los corteros adultos no han inculcado en sus hijos este legado de trabajar en el rubro del corte del grano de café.

No obstante, dijo que con la poca mano de obra que existe se hacen los mayores esfuerzos para sacar la presente cosecha.

Honduras prevé exportar en la cosecha de café 2022-2023, que se inició el 01 de octubre, unos 7,2 millones de quintales, que le dejarán más de mil 600 millones de dólares.

El café sigue siendo la primera fuente de divisas por ventas al extranjero del país centroamericano.

Sin embargo, el principal reto para la actual cosecha es la falta de mano de obra local.

La actividad cafetalera genera alrededor de un millón de empleos en los procesos de corte, beneficiado húmedo y seco, y transporte, de acuerdo con el sector.

No obstante, esta cosecha cuenta con muy poca mano de obra, por lo que las previsiones pueden sufrir cambios.

La buena cosecha que se prevé también implicaba un aumento hasta 1.3 millones de empleos en el rubro.

El productor Rajo precisó que actualmente el galón cortado se paga a 50 lempiras.

No obstante, muchos de los corteros que han emigrado han expuesto que el precio es muy bajo y que prefieren buscar mejores oportunidades en otro país.

Aunque en muchas de las fincas se emplea un sistema de vivienda y alimentación para los llamados corteros de café como parte de la oferta de empleo en este sector, está continúa sin ser atractiva para los campesinos que en el pasado se dedicaron a cortar el grano aromático para su cosecha.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
spot_imgspot_img