spot_imgspot_img

Alertan que proyecto de presupuesto hondureño para 2020 recorta gasto social

Tegucigalpa – El proyecto de presupuesto de Honduras para 2020, que asciende a 11,401 millones de dólares, contempla recortes en el gasto social, lo que contrasta con las «graves condiciones de vida» que sufren la mayoría de hondureños, alertó este jueves el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi).

El ente regional expresó su «preocupación» por las «inconsistencias» en la recaudación tributaria e instó a los diputados hondureños a abrir a la ciudadanía las discusiones sobre el proyecto de presupuesto.

Exhortó además al Parlamento de Honduras a que el análisis del proyecto esté orientado «sobre bases técnicas como la búsqueda de resultados en materia de crecimiento económico, empleo y bienestar social».

El proyecto de presupuesto nacional para 2020 es 282.405 millones de lempiras (11.401 millones de dólares), un 7,9 % más al aprobado en 2019 cuando fue de 261.643 millones de lempiras (10.563 millones de dólares al cambio actual).

El 91,5 % del presupuesto de Honduras se financia con impuestos, señaló el Icefi, que manifestó su preocupación por «la significativa caída de la carga tributaria, que pasa de representar el 18 % del PIB (producto interno bruto) en 2019 a tan solo 16,6 % en 2020».

El Instituto Centroamericano aseguró que «no hay justificaciones técnicas que expliquen este desplome de la recaudación» en el país centroamericano.

Lamentó además la «continuada práctica de subestimar el monto esperado de recaudación con el fin de tener absoluta discrecionalidad al asignar el destino de gasto público proveniente de los ingresos adicionales que se recauden, dado que estos no estarán sujetos a asignaciones presupuestarias aprobadas por el Congreso (Parlamento)».

Para el Icefi, añade, ese tipo de prácticas «debilita la confianza en los responsables de la política fiscal y resta credibilidad a las cuentas fiscales».

Sobre el destino del gasto público, el ente regional ve una reducción en las áreas de educación, investigación, cultura y actividades recreativas, al pasar de 5 % del PIB en 2019 a 4,6 % en 2020.

La reducción en la asignación de recursos orientados a mejorar las condiciones de vida de los hondureños «contrasta con la dramática realidad que atraviesan la mayoría (más del 60 % de la población vive en condiciones de pobreza) y las demandas hacia el Gobierno para que se detenga la migración forzada, principalmente por la carencia de oportunidades, la exclusión y la violencia», agregó.

También advierte que este recorte de gasto social «perjudicará la garantía de derechos como la educación y la salud, especialmente para la niñez y adolescencia, uno de los grupos más vulnerabilizados» en el país.

El análisis de los indicadores macro fiscales señala que el proyecto de presupuesto para 2020 considera que la Administración Central incurrirá en un déficit fiscal de 1,6 % del PIB, superior al 0,3% estimado para el cierre de este año-.

Sin embargo, el Icefi señala que al analizar el traslado de recursos a fideicomisos se observa un «incremento del déficit del proyecto de presupuesto para 2020, el cual ascendería a 3,6 % del PIB, por encima del 2,1 % estimado para el cierre de 2019», lo cual denota «un deterioro de las cuentas fiscales».

La deuda pública de Honduras en 2020, según el proyecto de presupuesto, ascendería al 48,5 % del PIB, inferior al 49,4 % de 2019.

El servicio de la deuda, según el Icefi, seguirá siendo la partida presupuestaria «más grande, representando casi un tercio del proyecto de presupuesto 2020».

El Gobierno, que preside Juan Orlando Hernández, entregó el proyecto de presupuesto el día 12, antes del 15 de septiembre, como lo establece la Constitución, mientras que el Parlamento tiene hasta diciembre para aprobarlo.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,127FansMe gusta
37,908SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img