spot_imgspot_img

Al menos 16 presos muertos en un motín en Guatemala

Guatemala – Al menos 16 presos murieron en un motín ocurrido el domingo en la Granja Penal Canadá, un centro penitenciario localizado en la costa sur de Guatemala, aunque la cifra podría ser mayor, confirmaron hoy las autoridades.

El portavoz del Sistema Penitenciario (SP), Rudy Esquivel, explicó a periodistas que hasta ahora están confirmados 16 reos fallecidos durante el enfrentamiento que mantuvieron pandilleros y otros reclusos.

También lo confirmó el Ministerio de Gobernación (Interior) a través de su cuenta oficial de twitter.

Esquivel aseguró que las fuerzas de seguridad se han hecho esta madrugada con el control de la prisión, situada a 59 kilómetros al sur de la capital, en el departamento de Escuintla.

El motín se inició durante la tarde del domingo y se descarta que entre las víctimas haya guardias el penal.

El viceministro guatemalteco de Seguridad, Elmer Sosa, explicó a los periodistas desde las afueras del penal que las fuerzas de seguridad no ingresaron anoche por el peligro que representaba no sólo para ellos sino también para los presos.

Hasta ahora las autoridades han trasladado doce cadáveres al Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) de Escuintla, mientras siguen apostilladas varias unidades policiales en las afueras del penal.

Familiares de los reos también han acudido al lugar y están a la espera de contar con información sobre la situación que proporcionen en las próximas horas las autoridades.

El sistema penitenciario de Guatemala tiene bajo su responsabilidad 22 cárceles en las que trabajan 4.000 guardias que vigilan a más de 19,000 reclusos.

Toma parcial de cárcel en Guatemala
impide investigación sobre violento motín

El motín que se registró en la Granja Penal Canadá con un saldo de 16 reclusos fallecidos ha dejado de nuevo al descubierto la falta de control sobre el Sistema Penitenciario guatemalteco, que en opinión del Procurador de los Derechos Humanos, Jorge de León, «es una bomba de tiempo».

Aunque las fuerzas de seguridad ingresaron al penal esta mañana, todavía se desconocen las causas de la revuelta en la cárcel, que se inició ayer domingo en horas de la tarde.

El viceministro de Seguridad de la cartera de Gobernación (Interior), Elmer Sosa, explicó en rueda de prensa que varios grupos de agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) fueron desplazados al penal, situado a 59 kilómetros al sur de la capital, en el departamento de Escuintla.

Sin embargo, 20 horas después del motín, el funcionario admitió que aún no se saben las causas que lo motivaron, pero reiteró que se mantiene la hipótesis de que fue un enfrentamiento entre reclusos.

También se investigará si el caso se debió a que algún grupo de reos quiso tomar el control de la cárcel.

«No se puede dar todavía una explicación de lo sucedido y cómo ingresaron las armas (blancas) a la cárcel», dijo Sosa.

El funcionario añadió que de momento están suspendidas todas las visitas al penal mientras no se tenga el control absoluto de las instalaciones.

La secretaria del Ministerio Público (MP-Fiscalía), Mayra Veliz, por su lado, declaró a la radio local Emisoras Unidas que todavía no hay condiciones para ingresar hasta el fondo de las instalaciones porque «no se tiene el control total».

Los fiscales solo han podido llegar hasta la escena adonde fueron sacados por los propios reos los cadáveres de 16 reclusos fallecidos por heridas de arma blanca y golpes.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,564FansMe gusta
39,932SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img