Tegucigalpa – El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Ramón Custodio, aseguró hoy que la depuración de la policía es un acto de soberanía que no habrá poder del mundo que lo detenga y señaló que si alguien se opone a ese proceso, son los aliados del narcotráfico y los narco-políticos.
 

Anunció que junto con el presidente de la república, el secretario de seguridad y el director de la policía, “estamos empeñados en una tarea y no habrá poder del mundo que nos detenga en la depuración policial”.

En su criterio, Honduras no le tiene que pedir opinión a nadie para depurar la policía y si alguien se opone, al proceso de depuración policial, son los aliados del narcotráfico y los narco-políticos, declaró.

El titular del organismo humanitario calificó como “un acto de soberanía nacional” garantizarle seguridad pública, al pueblo hondureño, a través de la depuración de la policía.

Sociedad hondureña vive momentos de peligro

El ombudsman hondureño advirtió que la sociedad hondureña vive momentos de peligro y que por esa razón él y otros hondureños, conscientes de la situación, están empeñados en darle a la sociedad y a cada persona la seguridad que se merece.

La depuración de la policía es un acto colectivo que debe comprometer a todos los hondureños, indicó.

Explicó que la Policía Nacional es la institución creada por nosotros mismos para darle autoridad y que ellos nos de orden y paz en esta sociedad.

Añadió que desde que tiene uso de razón, Honduras ha pasado momentos de peligro y el país ha tenido que defender solo.

Recordó que en 1969, Honduras fue objeto de una agresión por otro Estado y los pueblos y gobiernos del mundo, con su hipocresía, nos dejaron solos frente a ese agresor y Honduras se defendió sola y con toda dignidad.

Cuestionó que 43 años después, cuando Honduras se defiende de los que han traído la violencia y la inseguridad colectiva, aparecen voces que condenan y critican al país porque no se respetan los derechos humanos y pasan dando recetas de lo que se debe hacer en el país.

Ahora todos están juntos en contra de Honduras, condenándonos, criticándonos y diciendo, deben hacerlo de esta manera, deben hacer de la otra, señaló.

Depuración de la policía no la detiene nadie

Reiteró que junto con el Presidente Porfirio Lobo, el secretario de seguridad Pompeyo Bonilla y el director de la policía nacional, Juan Carlos Bonilla, están empeñados en una tarea y “no habrá poder del mundo que nos detenga en la depuración policial”.

Depuración que según Custodio la merecen los buenos policías que cada día arriesgan la vida y la seguridad de sus familiares en el cumplimiento del deber.

Declaró que ser policía no es una tarea fácil y que por eso deben ser formados adecuadamente.

Adelantó que hay un proyecto en donde se están ampliando las instalaciones físicas y se están imponiendo criterios más rigurosos para permitir el ingreso a la policía.

Agregó que se les esta exigiendo a los buenos comisarios, comisionados, sub comisionados y agentes que cumplan con su deber.

Comentó que todo se esta haciendo dentro de la ley y añadió que cuando uno hace bien las cosas los frutos no se hacen esperar porque el árbol bien abonado da los frutos adecuados.

Honduras convertida en nido del narcotráfico y de la impunidad

Lamentó que Honduras se haya convertido en nido del narcotráfico, de la narco-política, de la corrupción y de la impunidad.

“Nos están apedreando los frutos, porque se están tocando intereses que han hecho de Honduras lo que nunca debió ser, el nido del narcotráfico, el nido de la narco-política, la impunidad absoluta de la corrupción y queremos corregir esas cosas”, puntualizó.

Custodio enfatizó que si alguien tiene que redimir esta patria somos los hondureños.

Nos quieren ayuda enhorabuena, no nos quieren ayudar, que se queden con su dinero pero que no nos vengan a intervenir en las cosas buenas que estamos haciendo, acotó.