Activistas políticos, otro blanco en vorágine de violencia

Tegucigalpa – La violencia arrecia en el inicio de este año en Honduras, donde al menos se registran 13 homicidios diarios. Los activistas políticos del oficialista Partido Nacional resultaron en las últimas horas las víctimas visibles que se suman a los crímenes contra mujeres y transportistas.

– Las vendettas es otro de los episodios que asoman este año en el país.

– Datos del Observatorio de la Violencia de la UNAH establecen que desde 2012 a la fecha, al menos 36 dirigentes de partidos políticos han sido asesinados.

– Casi un millar de masacres se contabilizan desde 2010 a la fecha, según el OV-UNAH.

Las muertes violentas generaron estadísticas que en 2019 colocaron al país como el tercero más violento del continente, superado por Venezuela y Jamaica. Hasta entonces las cifras habían venido en descenso al punto de llevar en los cinco años anteriores a reducir las muertes que llegaron a las 90 por cada 100 mil habitantes a 42.

La espiral de violencia marca especialmente a mujeres, empleados del transporte público y jóvenes. Pero los hechos de este martes marcaron a activistas políticos oficialistas entre los vulnerables con el asesinato de tres dirigentes nacionalistas cuyas muertes violentas se dieron en tres hechos diferentes en sectores diversos de la capital del país.

dirigentes nacionalistasDirigentes nacionalistas asesinados el día de hoy.

El recuento diario contrasta con el que desde 2012 presentó una baja en la tasa de homicidios, pero que en 2019 rompió esa tendencia.

Las extorsiones, delitos comunes, criminalidad organizada, feminicidios, pleitos por enemistades personales y disputas por territorios son algunos de los ingredientes que disparan la ola de violencia, de acuerdo a las hipótesis de la Policía hondureña.

Toda esta vorágine contribuye para que muchos connacionales decidan abandonar el país en las tan de moda “caravanas migratorias”. En lo poco de este año ya salieron dos flujos migratorios con rumbo a Estados Unidos.

Para hacerle frente a la criminalidad, el Estado ha enfilado las capacidades de los cuerpos de seguridad en Fusina, una dependencia interagencial que conjuga diligencias de la Policía, Fuerzas Armadas y otros operadores de justicia. La lucha contra el crimen, en muchos momentos parece desigual, al menos eso se colige de las cifras de crímenes.

Más de 30 mujeres fueron asesinadas en enero de 2020 en Honduras: OV-UNAH.

Más de 30 mujeres asesinadas en enero

De acuerdo con datos del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (OV-UNAH), únicamente en enero al menos 31 mujeres fueron asesinadas en el país.

“Más de 31 víctimas resultaron en el primer mes de 2020 y es lamentable porque de esas 31 que han perdido la vida, el 55 por ciento fue en manos de sus compañeros o por sus parejas sentimentales”, señaló la directora del OV-UNAH, Migdonia Ayestas.

Explicó que el hecho de que los feminicidios sean cometidos por la pareja sentimental de las mujeres demuestra la “conducta androcéntrica”, es decir, que el hombre que se cree el centro del universo, del mundo y de la familia.

Migdonia Ayestas, (OV-UNAH)Ayestas lamentó que las mujeres pierdan la vida por una discusión o negarse a establecer una relación sentimental.

Apuntó que cada 23 horas una mujer pierde la vida de manera violenta en Honduras.

En este apartado de muertes violentas de mujeres, la sociedad se estremeció esta semana al conocer el caso de una mujer de 58 años que apareció asesinada semienterrada en el patio de su vivienda en Villanueva, Cortés.

El deleznable suceso habría sido cometido por el hijo de la mujer en un presunto pleito por una herencia, según lo informado preliminarmente.

«Los taxistas estamos amenazados y queremos protección», denuncia transportista

Extorsiones y muertes en el transporte

El cobro de extorsiones y la negativa de los empleados del transporte público para pagar el “impuesto de guerra” es otra de las detonantes de la violencia en este país centroamericano.

Casi a diario ocurren asesinatos de motoristas, ayudantes, pasajeros y personas ligadas al rubro. Las víctimas alegan que no solo desembolsan el dinero de las extorsiones, también ponen los muertos en esta guerra desigual contra los grupos criminales.

Más de dos mil personas relacionadas a esta actividad han perdido la vida en la última década, según los recuentos de la dirigencia del transporte.

En el Distrito Central unos 30 puntos de taxis han cerrado operaciones por el cobro de extorsiones, quedando vigentes alrededor de 90, quienes pagan “la renta” a maras y pandillas para continuar trabajando.

Los transportistas estiman el pago de 280 millones de lempiras anuales en extorsiones.

Amílcar Hernández, (FNAMP)Ante esa realidad, el director de la Fuerza Nacional Anti Maras y Pandillas (FNAMP), Amílcar Hernández, dijo que “no todas las muertes de los conductores del transporte están ligadas al cobro de la extorsión”.

Aseveró que, si los transportistas aseguran que pagan extorsión, no hay razón por la cual les puedan quitar la vida en ese sentido.

“Nosotros decimos que hay otros problemas a lo interno o de índole personal, también está el tema de tráfico de drogas”, estimó el oficial.

Indicó que el tema de la extorsión es el oxígeno que tienen los pandilleros y siguen siendo los transportistas su objetivo por la misma colaboración que estos prestan para cometer sus ilícitos.

Dijo que las capturas son permanentes, las denuncias se han incrementado, sin embargo, pidió a la población que no deje de revelar si presenta un problema, porque solo con la denuncia se pueden capturar a los extorsionadores.

Hernández señaló que el tema es complejo porque se han capturado a personas ligadas al sector transporte de las mismas terminales para poder resolver el problema.

carta nacionalista

Dirigentes políticos de base se suman a vorágine

El asesinato de tres dirigentes políticos de barrios y colonias del Distrito Central es el último episodio de violencia que concita la preocupación de la ciudadanía.

Solo este martes fueron ultimados a balazos dos dirigentes nacionalistas en las colonias Villanueva y La Obrera, se trata de Marcial Martínez y Dagoberto Villalta, respectivamente.

Ambos líderes comunitarios eran muy queridos por la población y se dedicaban a coordinar actividades partidarias. Altos dirigentes del Partido Nacional pidieron a las autoridades de investigación que las muertes no queden impunes para conocer de dónde provienen los ataques y por qué fueron ultimados.

Casi en forma simultánea, el presidente del patronato de la colonia Jesús de Nazaret, en Villanueva, Cortés, recibió un atentado criminal en esa zona del país. Minutos después murió.

El dirigente patronal fue identificado como Adelso Ramírez. Según se informó sujetos lo atacaron a disparos cuando éste se encontraba en un campo de fútbol en Dos Caminos.

Hasta el momento se desconoce el móvil del atentado criminal.

Asimismo, hace menos de una semana fue asesinado en el Distrito Central Obdulio Licona que perdió la vida el pasado 30 de enero en la colonia Villa Unión.

Datos del Observatorio de la Violencia de la UNAH establecen que desde 2012 a la fecha, al menos 36 dirigentes de partidos políticos han sido asesinados.

Vendettas familiares

Otros eventos violentos este 2020 son las vendettas ocurridas en el departamento de Olancho.

Aunque en enero de 2019 se contabilizaron 10 masacres, comparadas con las tres de este año, se reporta una baja, pero con el significativo ingrediente que asoman los pleitos familiares en Honduras.

La cruenta masacre de seis familiares en una aldea cercana a Catacamas reedita las disputas familiares con saldos trágicos ocurridas en los últimos años en Honduras.

Estos episodios de violencia tienen retazos grises de historias esencialmente en la zona rural, para ser específicos en Olancho, el departamento más extenso y un componente de la ruta del narcotráfico en este país centroamericano.

Este suceso criminal cobró la vida de media docena de miembros de la familia Lobo-Rivera. Parientes de los occisos responsabilizan a los Amador de estar detrás de esta matanza y advirtieron que los exterminaron porque la guerra apenas comienza.

El nuevo conflicto entre los Lobo- Rivera y los Amador suma más de 20 muertos en los últimos años. Con ello se reedita el oscuro antecedente de la vendetta que protagonizaron las familias Turcios y Nájera a finales del siglo pasado y que cobró más de 80 vidas.

Bajo ese contexto de violencia comenzó el país este 2020, sin quitar el dedo de otros problemas que lo agobian como: epidemia de dengue, desempleo, la crisis de agua y caravanas migratorias.

Lo + Nuevo

22,584FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
5,673suscriptoresSuscribirte