spot_img

Triajes y hospitales, los otros detonantes de la pandemia en Honduras

Por:

Compartir esta noticia:

Tegucigalpa – El reclamo de una profesional de la medicina empleada del centro de triaje instalado en el Gimnasio José Simón Azcona de La Ceiba, Atlántida, dejó evidenciada la crítica situación en que se encuentra el sistema de salud hondureño. La mujer lloraba desconsoladamente por la muerte de su hermano a causa del COVID, a quien no pudo asistir para realizarse unos exámenes porque no tenía dinero por la falta de pago de salario de las autoridades sanitarias.

Triajes y hospitales en apuros reeditan la crisis sanitaria en Honduras.

Coordinadores de triajes consideran que es necesario contratar más personal.

En junio dos personas fallecieron en centros triajes capitalinos ante falta de cupo en hospitales.

Desde la llegada de la pandemia, la crisis sanitaria se ha ido agravando en el país, que ha tenido que verse golpeado por más 15 meses, no solo por la agresividad del virus y sus mutaciones, sino también por el poco acceso a los insumos, medicamentos y vacunas.

La crisis sanitaria ha estado marcada por la compra de siete hospitales móviles que deberían estar funcionando para atender la pandemia; así como una serie de líneas de investigación por presunta corrupción y múltiples denuncias de diversos sectores de la sociedad hondureña.

La crisis sanitaria ha estado marcada por la compra de siete hospitales móviles.

Todos esos sucesos se han convertido en una bomba de tiempo que poco a poco se va detonando, inició con la estafa de los hospitales móviles, el colapso del sistema sanitario, la falta de insumos y vacunas, el cierre de centros de triajes, las variantes y ahora falta de salarios a sanitarios.

(VER) Falta de pago a médicos amenaza salud pública en Honduras

Los centros triajes funcionan como referencia para que una persona contagiada de COVID pueda ser hospitalizada, pero ante el colapso del sistema sanitario, los pacientes tienen que permanecer en las salas de estabilización de los centros de triaje, donde ya se han reportado decesos en esta infructuosa espera.

Las causas de la crisis

El coordinador del centro de triaje que funciona en la Universidad Católica de Honduras (Unicah), Ángel Díaz, confirmó que el mismo fue cerrado porque ya no tiene capacidad de atención.

¿Pero cómo es que se produce el desbordamiento? pues sencillo, el doctor Ángel Díaz, director del centro de triaje de la Universidad Católica de Honduras, explicó que tiene que ver con el aumento de la positividad, eso llena los hospitales, entonces los pacientes deben quedarse en los triajes.

Este centro de atención tuvo que cerrar sus puertas nuevamente, porque se quedaron sin capacidad de atención, igual condiciones se encuentra el Centro Cívico Gubernamental, donde se quedaron sin espacios para atender y como alternativa tuvieron que usar escritorios como camillas.

Más de 70 triajes han tenido que cerrar en el país por falta de recursos, los mismos fueron habilitándose paulatinamente en todo Honduras para atender la pandemia, se lograron instalar más de 250 y para mantenerlos se aprobaron inicialmente 250 millones, después 100 y recientemente 40 millones de lempiras más.  

Tegucigalpa con signos alarmantes

Hospitales muestran la calamidad del sistema de salud en Honduras.

La situación es apremiante más que en otros sectores en Tegucigalpa, que se está quedando sin capacidad en sus hospitales y sus centros de triajes comienzan a verse limitados ante la alta demanda de atención de la ciudadanía afectada por el mortal virus, tanto que un poco más de 60 personas esperan que haya un cupo en un hospital para ser ingresada. Los espacios se liberan cuando alguien fallece, esencialmente.

A todo esto hay que sumarle que incluso una considerable cantidad de personas que ya cuentan con una dosis de la vacuna anticovid, están llegando en busca de atención, alertó recientemente la doctora Milagros Ramos, coordinadora de triaje del Centro Cristiano Internacional (CCI).

Explicó que esa situación tiene que ver el porqué se han descuidado las medidas de bioseguridad, el exceso de confianza solo por el hecho de estar vacunados y la búsqueda de tención muy tardía “aquí atendemos casi 280 personas diariamente”, reveló.

La situación en el interior del país

La situación de precariedad en el Hospital de El Progreso, Yoro

Los centros de triajes del interior del país, también están presentando serias dificultades para poder operar, tal es el caso de  cinco municipios del departamento de Comayagua que optaron por cerrar, en El Rosario, Esquías, Minas de Oro, San José del Potrero y San José de Comayagua.

En el centro de triaje de El Progreso, Yoro, se tuvo que reducir el personal de atención para poder seguir operando, confirmó la encargada del establecimiento de salud, la doctora Maritza Varela, quien aseguró que ha incrementado la carga laboral y la positividad del COVID.

Además, unos 15 centros triajes de igual número de municipios de Olancho, dejaron de operar desde el pasado 14 de junio, por falta de recursos, insumos y medicamentos, confirmó Óscar Palacios, director de la Asociación de Salud Municipal de Catacamas (Asamuc).

Y en el municipio de Talanga, el centro de triaje opera a medias, su sala de estabilización no funciona en su totalidad y pobladores de la comunidad denunciaron que no hay pruebas de ninguna naturaleza para poder detectar el mortal padecimiento.

Impago impidió salvar a su hermano

Dra Jazmín Escoto

La doctora Jazmín Escoto, protestó junto otros empleados del centro de triajes en mención frente a las instalaciones de la municipalidad de La Ceiba, para exigir el pago de casi cuatro meses de salarios que les adeudan.

“El pueblo hondureño se está muriendo en los triajes y hospitales, y los políticos en Israel llorando en un muro”, dijo inicialmente la galena entre lágrimas, al tiempo que reveló que su hermano falleció porque no encontró cupo ni asistencia en los hospitales de San Pedro Sula.

Denunció que le adeudan tres meses y medios de salario y que tienen un poco más de cuatro semanas exigiendo su remuneración, pero que es doloroso como las autoridades les ignoran y se visten de pureza diciendo que aman a Honduras, pero la realidad es otra en el país.

“Mi hermano murió y mi pago nunca estuvo, cuando necesité el sueldo para ayudar a mi familia no tenía pese a que estaba trabajando”, dijo la desconsolada mujer que dijo además sentir impotencia de ver como tanta gente muere y muy poco se está haciendo para evitarlo.

Recalcó que no está pidiendo que le paguen salarios adelantados, sino lo que ella se ha ganado con su trabajo, “aunque me paguen yo no voy a poder ayudar a mi hermano; díganme que han hecho los diputados por Honduras y a ellos si les pagan”, concluyó.

A punto de perder la casa 

Empleados del centro de triaje que funciona en el gimnasio José Simón Azcona de la ciudad de La Ceiba, se encuentran en paro de brazos caídos por falta de pago de salarios de  los últimos cuatro meses.

En similar situación se encuentran más de 72 trabajadores del centro de atención, tal es el caso de la licenciada en enfermería Ritza Lino, empleada del triaje, ella es parte del personal que reclama el pago de casi cuatro meses de salario atrasados.

Dijo que estuvo a punto de perder la casa que ha venido pagando por casi 11 años, ya que le pedían un depósito de 40 mil lempiras “pero de donde los voy a sacar, no tengo, yo me quedé sola porque a mi esposo me lo mataron”. Afortunadamente la solidaridad de los hondureños permitió recaudar los fondos para que la licenciada Lino pudiera honrar su compromiso con el banco y evitar perder su casa.

Atlántida registra 13 mil 457 contagios,  es el cuarto departamento más golpeado de Honduras, esa cifra representa el 8.35% de los contagios totales a nivel nacional; también reporta 372 fallecimientos, es decir el 5.36% de los ocurridos en el país.

Inaceptable situación, se requieren cambios

Dr. Nery Cerrato

En ese sentido, el viceministro de Salud, Nery Cerrato, reconoció que “es inaceptable que el personal que labora en los centros triajes no tengan su pago”  y defendió que “esto no le corresponde a la Secretaría de Salud porque es de carácter organizacional con las alcaldías municipales”.

Demandó que para solucionar este tipo de problemas en el sistema sanitario es recomendable hacer una reorganización interna de manera que se mejore la atención, la dotación de medicinas y la contratación de más recurso humano no solo en los triajes, sino también en los hospitales.

Precisó que no es conveniente que en este momento de la pandemia, en el que también las variantes del virus preocupan y se han convertido en una amenaza seria para Honduras, se esté dando el cierre de establecimientos de salud, cuando estos tienen que estar fortalecidos.

Sin embargo asumió que se tiene que realizar un profundo análisis para saber qué es lo que está pasando en las alcaldías, y que ante la amenaza de reducir el personal en algunos triajes, el gobierno busca financiamientos para seguir atendiendo la pandemia en Honduras.

Honduras sin capacidad hospitalaria

Además los hospitales del interior del país se están quedando sin capacidad, y en los sanatorios de Tegucigalpa no hay espacios para más, incluso algunos de ellos operan arriba de su capacidad instalada en las salas de COVID como en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI).

Abarrotadas las UCI en hospitales de Tegucigalpa.

Un reciente informe de la Secretaría de Salud, indica que el Instituto Nacional Cardiopulmonar (INCP) alberga 114 pacientes, solo tiene espacio para cinco pacientes, es decir que opera en un 96 % de su capacidad y su Unidad de Cuidados Intensivos en un 100 %.

Cifras alarmantes registra el Hospital Escuela, tiene capacidad para 111 pacientes, pero cuenta con 116 personas en sus salas COVID y 13 en la UCI cuando su capacidad es ocho cupos. La ocupación es de 105%  por lo que su ocupación en UCI es de 163 %.

El Hospital María de Espacialidades Pediátricas, presentan 100% de ocupación, tiene una sala para 20 personas, todas están ocupadas, en las unidades de cuidados intensivos, pediátrica (4) y adultos (5)  están al 100 % establece el informe de este día.

Con 80 camas en su sala COVID el Hospital General San Felipe no tiene ningún cupo disponible y en la Unidad de Cuidados Intensivos con capacidad para cinco, tiene cuatro ocupadas. Es decir 100 % en sala de atención al coronavirus y 80 % en UCI.

El sistema sanitario del país, tiene capacidad para internar mil 418 personas en salas COVID.

Otros hospitales que presentan alta ocupación hospitalaria son: Mario Catarino Rivas de San Pedro Sula, en su sala UCI a un 92 % de su capacidad; el Hospital Gabriela Alvarado de Danlí que opera en 130 %, el Enrique Aguilar Cerrato de La Esperanza en un 123 %.

El sistema sanitario del país, tiene capacidad para internar mil 418 personas en salas COVID; en este momento más de un millar están hospitalizados, es decir que la ocupación supera el 70 %, pero la crisis se agudiza en las salas UCI, hay 76 y de ellas 70 están ocupadas (92.1 %).

(VER) Honduras frente a avalancha de casos y muertos por COVID-19, advierte epidemióloga

Honduras registra 265 mil 174 contagios, 92 mil 645 personas recuperadas y 7 mil 059 fallecimientos en casi 16 meses de haberse declarado la emergencia sanitaria por la llegada del COVID-19.

Datos oficiales indican que se han aplicado 656 mil 727 dosis de vacunas a nivel nacional, es decir que 598 mil 602 personas recibieron la primera dosis, de la cuales 385 mil 993 fueron aplicadas por la Secretaría de Salud.

Además 211 mil 135 administradas por el IHSS. Apenas 58 mil 125  personas completaron su proceso de inmunización y mil 531 que fueron vacunados por organismos internacionales a funcionarios diplomáticos.

JP

spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img