spot_imgspot_img

Tres atentados con bomba dejan 18 muertos y 77 heridos en Colombia

Bogotá – Una oleada de tres atentados con bomba, que fueron atribuidos a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), causaron 18 muertos y 77 heridos en distintos lugares de Colombia en menos de 24 horas.
 

Esas acciones terroristas llevaron al presidente colombiano, Juan Manuel Santos, y al ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, a cambiar su agenda y visitar hoy el lugar donde tuvo lugar el atentado más mortífero: Tumaco, un puerto marítimo sobre el Pacífico, en el suroeste del país.

Allí, una bicicleta bomba estalló el miércoles por la tarde frente a una estación policial y causó once muertos y 61 heridos entre uniformados y civiles.

Los otros dos atentados tuvieron lugar en Villa Rica, en el departamento del Cauca, donde hubo seis muertos y doce heridos; y en Cajamarca, en el Tolima, con una mujer muerta y otros cuatro heridos.

«Condenamos como debe condenar la comunidad internacional y todos los colombianos estos actos demenciales de terrorismo que está haciendo las FARC», expresó Santos, quien tildó de «hipócritas» a los miembros de esa guerrilla.

Dijo que las FARC «por un lado hablan de paz y por el otro cometen actos terroristas», en alusión al anuncio que hizo ayer ese grupo rebelde de suspender temporalmente la anunciada liberación de seis rehenes, pocas horas antes del atentado.

Santos, además, anunció la detención de dos personas supuestamente relacionadas con el atentado de Tumaco y ofreció millonarias recompensas por información que lleve a encontrar a los culpables.

La acción terrorista en Tumaco, ciudad costera del departamento de Nariño, fronterizo con Ecuador, fue atribuida por el ministro Pinzón a una «alianza» de las FARC con Los Rastrojos, banda de origen paramilitar integrada por narcotraficantes.

También desde esa localidad, el secretario de Gobierno de Nariño, Pedro Vicente Obando, expresó a Efe que la situación en este puerto es «muy terrible. Toda la población está afectada».

A ese ataque de las FARC en Tumaco, tal y como consideran las autoridades, le siguió la colocación de una camioneta bomba frente a otra estación policial en la localidad de Villa Rica, en el departamento del Cauca, del que Popayán es capital.

En ese atentado perdieron la vida tres civiles y tres policías, entre ellos el comandante del puesto, el intendente Guido Cifuentes, y dejó otros doce heridos, informó a Efe el gobernador del Cauca, Temístocles Ortega.

«No sabemos quiénes pueden ser los responsables», comentó Ortega, al tiempo que hacía un llamamiento a los grupos rebeldes para que «cesen estos ataques demenciales contra la población civil del Cauca».

Pero el ministro Pinzón dijo que «está claro» que las FARC, la guerrilla más antigua de América con casi 48 años de historia, también estuvieron detrás de esa acción armada.

«Se sabe que tienen la decisión de atentar contra el pueblo», remarcó el titular de Defensa desde la zona de desastre en Tumaco.

El grupo insurgente «es una organización dedicada al narcotráfico, dedicada al terrorismo y dedicada a asesinar a la población civil», enfatizó Pinzón.

Fue allí donde el ministro informó del estallido de otra bomba en Cajamarca, concretamente un hotel, donde un huésped había dejado el explosivo.

En esa acción murió una mujer que trabajaba como cocinera en el restaurante del establecimiento y dejó heridos a cuatro huéspedes, confirmó a Efe el secretario de Gobierno del Tolima, Disraelí Labrador Forero.

En medio de la conmoción por estos atentados se produjo además una emboscada de las FARC a una patrulla en Remedios, una localidad del departamento de Antioquía (noroeste), que causó la muerte a un policía y heridas a otro más.

Los uniformados fueron atacados cuando se desplazaban en una motocicleta, según informó en un comunicado el comandante de la Policía de ese departamento, el coronel José Gerardo Acevedo.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,504FansMe gusta
39,542SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img