spot_imgspot_img

Supremo abre nuevo curso judicial en el que tratará veto migratorio de Trump

Washington – El Tribunal Supremo de EEUU comenzó hoy su nuevo curso judicial con numerosos casos por decidir, entre los que destaca el veto migratorio a musulmanes y refugiados del presidente Donald Trump y el de un cocinero que se niega a trabajar para parejas gais.

Como cada primer lunes de octubre, los nueve jueces del alto tribunal, cinco nombrados por presidentes republicanos y cuatro por demócratas, mantiene su primera reunión y dan por inaugurado un nuevo curso judicial, lleno de casos divisorios que pueden decidirse con un solo voto.

Los magistrados tienen previsto hoy celebrar su primera audiencia para estudiar un importante caso sobre derechos laborales y en el que deben decidir si los empleados de una compañía pueden interponer demandas de manera conjunta o si, por el contrario, la empresa tiene derecho a resolver las disputas de manera individual.

Este es solo uno de los 32 casos que, por el momento, han aceptado los jueces, quienes evalúan unos 80 casos de media durante los nueve meses del término judicial, según datos del Tribunal Supremo.

Uno de los asuntos más importantes es, sin duda, el del veto migratorio que Trump promulgó en marzo para prohibir temporalmente la entrada a Estados Unidos de refugiados y ciudadanos de seis países de mayoría musulmana (Irán, Somalia, Sudán, Siria, Yemen y Libia).

El Tribunal Supremo había fijado una audiencia para el 10 de octubre con el objetivo de estudiar a fondo la legalidad del veto, pero a finales de septiembre decidió suspender esa vista.

Lo hizo en respuesta a unas nuevas directivas que Trump emitió la noche del 24 de septiembre para sustituir su veto migratorio e imponer restricciones para entrar en EE.UU. de ciudadanos de ocho naciones: Irán, Libia, Siria, Yemen, Somalia, Chad, Corea del Norte y Venezuela.

Las restricciones relativas a Venezuela afectan a algunos funcionarios y a los miembros de su «familia inmediata» que quieran viajar a EE.UU. con visados de negocios o de turista.

De cara a las próximas semanas, las dos fechas más importantes son el 18 de octubre, cuando entran en vigor las nuevas directivas de Trump, y sobre todo el 5 de octubre, la fecha límite que tienen las partes para entregar al Tribunal Supremo escritos sobre las nuevas directivas.

Más allá del veto migratorio, durante los próximos meses, el Tribunal Supremo tiene previsto evaluar otros casos importantes para el futuro del país y que prometen despertar mucha controversia.

Este martes, los jueces celebrarán una audiencia para estudiar si trazar mapas electorales con el objetivo de beneficiar al Partido Republicano o al Demócrata va contra la Constitución, un caso clave que puede impactar en el resultado de futuras elecciones legislativas.

No obstante, uno de los casos que más revuelo ha levantado es el de Jack Phillips, un cocinero de Colorado que se niega a cocinar tartas y dar servicios de cáterin en bodas de parejas del mismo sexo porque considera que esas acciones violan su derecho a la libertad religiosa, puesto que él es cristiano y no acepta esas uniones.

El Tribunal Supremo legalizó el matrimonio gay en junio de 2015, pero actualmente no existe una ley federal que obligue a negocios privados a prestar servicios a sus clientes, por lo que el veredicto determinará cuáles son las reglas que deben regir en el ámbito empresarial con respecto a las parejas del mismo sexo.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,172FansMe gusta
38,225SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img