Miami (EE.UU.) – La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) condenó hoy el atentado contra el diario Noroeste, en Mazatlán (México), tras recibir amenazas por una información sobre ataques entre presuntos miembros de carteles del narcotráfico.
 

«No se trata sólo de un ataque contra las instalaciones de un medio periodístico, sino cercena además la libertad de prensa y el derecho del público a recibir información», dijo Alejandro Aguirre, presidente de la SIP y subdirector del «Diario de las Américas» de Miami.

Robert Rivard, titular de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP y director editorial del San Antonio Express-News (Texas), manifestó su «confianza y esperanza en que las investigaciones y delimitación de responsabilidades conduzcan a los malhechores a la justicia, como una forma, además, de detener la violencia desatada en México».

La SIP informó en un comunicado que dos pistoleros encapuchados dispararon con fusiles de alto poder contra las instalaciones del periódico y antes del suceso dejaron una «narcomanta» con una «leyenda acusando al Gobierno Federal de proteger al cartel de Sinaloa».

No hubo heridos, ni muertos, debido a que a esa hora no había personal en el edificio, según dijo a la SIP el director general del Grupo Editorial Noroeste, Manuel Becerra.

El atentado se suma a otros como el sucedido el pasado 27 de agosto, con un coche bomba contra las oficinas de la cadena Televisa, en Ciudad Victoria, estado mexicano de Tamaulipas, también de madrugada, afectando las instalaciones que estaban cerradas.

«Poco antes, narcotraficantes habían lanzado granadas contra Televisa, en Matamoros y Monterrey», añadió la SIP.