spot_imgspot_img

Rusia exige que EEUU saque sus narices de Ucrania y si no, amenaza con ponerle misiles nucleares en Cuba, otra vez como en 1962

Por:

Un análisis de Alberto García Marrder – Especial para “Proceso Digital”.

Hasta hace poco el conflicto geoestratégico era entre Estados Unidos y Rusia por una posible (y muy inminente) invasión y anexión rusa de Ucrania, un estado ex soviético de la Europa Oriental.

Ahora, el presidente ruso, Vladimir Putin, ha movido ficha y le ha enviado un mensaje amenazador al mandatario norteamericano, Joe Biden.

Este, más o menos, viene a decir que Moscú ha perdido la paciencia en las “fracasadas” negociaciones en Ginebra y Bruselas  y que hay otras opciones:

“Si Estados Unidos pone misiles en Ucrania, Rusia podría ponerlos también en Cuba o Venezuela”.

Y un misil nuclear, lanzado desde Pinar del Río (en la punta oeste de la isla de Cuba), solo tardaría unos cinco minutos en  llegar a Washington o a Nueva York.

En pocas palabras, revivir la crisis de los misiles nucleares soviéticos en Cuba en octubre de 1962, cuando el mundo estuvo al borde de una guerra nuclear entre las dos súper potencias.

El entonces presidente norteamericano, John F. Kennedy, dijo que Estados Unidos no podía aceptar que la Unión Soviética pusiera misiles nucleares a solo unas 90 millas de Florida y ordenó un bloqueo naval de la isla.

La crisis se resolvió cuando Kennedy aceptó la oferta del líder soviético Nikita Kruschev de retirar los misiles si EEUU se comprometía a no invadir Cuba y a retirar (en un acuerdo secreto) sus misiles de Turquía.

Y ahora, sesenta años después, el chantaje de Putin es salir de América Latina si EEUU lo hace de Ucrania y de los otros estados ex soviéticos de la Europa Oriental.

Este mensaje fue transmitido en Ginebra, con motivo de las negociaciones entre EEUU y Rusia sobre Ucrania, por Sergue Riabkov, viceministro ruso de Asuntos Exteriores.

La amenaza de Moscú se debe a la interpretación que hace el gobierno ruso de que las negociaciones en Ginebra y Bruselas con Estados Unidos y la Alianza Atlántica (OTAN) no van por buen camino “debido a la cerrazón de Washington”.

El gobierno norteamericano se niega a aceptar la demanda rusa de que se comprometa a que Ucrania no forme parte de la OTAN a cambio de que Rusia no invada ese país vecino.

Y las reacciones en Washington fue inmediata al considerar como un ”bluff” (una “fanfarronada”) las palabras de Riabkov y a dejar en claro que Estados Unidos respondería de forma “decisiva” si Rusia instala misiles o tropas en Cuba o en Venezuela.

Soldados ucranianos prueban un mísil portátil anti-tanque «Javelin», que va a jugar un papel importante en la defensa de Ucrania si se produce una invasión rusa. (Foto Ministero de Defensa de Ucrania).

Estados Unidos y sus aliados europeos están temiendo que Rusia monte a finales de enero o inicios de febrero, un ataque ficticio contra los grupos militares pro­-rusos en el este de Ucrania como pretexto para justificar una invasión.

Esa sería una táctica típica de Putin. Ya hizo algo similar cuando invadió y se anexionó Crimea, en el sur de Ucrania en 2014.

¿Cómo va a reaccionar Estados Unidos si Rusia invade Ucrania este mes o en febrero?

Hasta ahora, Biden se ha limitado a advertir a Putin de sanciones “de devastadoras consecuencias” si ordena avanzar a las casi 100,000 tropas rusas estacionadas en la frontera con Ucrania.

Pero Biden no quiere comprometer a su país a otro Vietnam o Afganistán, ni participar en otra contienda militar.

Por lo tanto, la pregunta clave ahora es esta: ¿Moscú se va a frenar antes las advertencias de Biden?

Depende de las concesiones que pueda lograr Putin para no invadir, pero la intención militar sigue en pie.

Su invasión y luego anexión de la península de Crimea en Ucrania en 2014, le salió bien. Salvo condenas y denuncias por todo el mundo. Esta, de toda Ucrania, es diferente.

Mapa de Ucrania, fronterizo, al este con Rusia. Si hay una invasión rusa, las tropas entrarán por el norte, desde el pais «amigo», Bielorrusia, desde el este y, sobre todo, desde el sur ya que Rusia controla la península de Crimea y tratarán de impedir que navios de la OTAN entre por el Mar Negro y el de Azov, para socorrer a Ucrania. (Mapa Wikimedia).

El diario “The New York Times” revela en exclusiva las sanciones que está discutiendo Washington con aliados europeos para imponer a Rusia, tan pronto el primer tanque ruso atraviese la frontera con Ucrania.

Estas incluyen, entre otras, suspender a las mayores

instituciones financieras rusas de las transacciones globales y un embargo a la tecnología hecha o diseñada en Estados Unidos necesaria para la defensa o para las industrias del consumo.

Y otro plan es de armar a los rebeldes de Ucrania que se opondrían a una ocupación rusa, si ésta se produce, en una larga y costosa guerra de guerrillas.

¿Estas posibles sanciones van a influir en la decisión de Putin?

Sí y no. Creo que Putin las está valorando y por eso quiere negociar en Ginebra ciertas concesiones de Washington, especialmente su vieja demanda que Ucrania no forme parte de la Alianza Atlántica OTAN.

Mapa de los países miembros de la Alianza Atlantica (OTAN). A Rusia le inquieta verse rodeada de países miembros que fueron repúblicas ex soviéticas y quiere impedir, a toda costa, que Ucrania forme parte de esa alianza de defensa. (Cartografía de Alvaro Merino/ El Orden Mundial Web). 

(La OTAN tiene el compromiso de defender a un país miembro que sea invadido por un tercero).

Está claro que el sueño de Putin, un hábil ex coronel de la agencia de espías soviética KGB, es la de reproducir lo que fue la ex Unión Soviética.

Y que esos países de la Europa Oriental deben seguir estando bajo la influencia de la gran madre de todos, Rusia.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_imgspot_img