París.- Reporteros Sin Fronteras (RSF) denunció hoy el «clima de represión» que sufre la prensa de Honduras e informó de que el propio presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, anunció en «actitud amenazadora» que denunciaría ante el ministerio público al periodista Ramón Maldonado, a quien exigió revelar sus fuentes.
 

Según RSF, Maldonado irritó al presidente al preguntarle «sobre los permisos de explotación minera» en la región norte del país, con ocasión de la inauguración del servicio de internet inalámbrico gratuito en el Parque Central de la ciudad de La Ceiba, el pasado 10 de julio.

En un comunicado, RSF subrayó que «la actitud amenazadora del jefe de Estado es representativa del clima de represión» que padecen los periodistas y comunicadores sociales en el país.

El Gobierno hondureño, precisó RSF, parece tener «el proyecto de desplazar los límites del Parque Nacional Nombre de Dios para permitir la extracción de mármol», pese a que este espacio natural abastece de agua a una gran parte de la población de región.

Maldonado, periodista del programa de radio «Matutino Ceibeño» y corresponsal del canal de televisión HCH, le preguntó en particular a Hernández si estaría dispuesto «a apoyar este tipo de actos supuestamente ilegales».

En su «fuerte reacción», el presidente hondureño ordenó a su escolta que identificara al reportero y le tomara una foto, y le advirtió de que presentaría una denuncia ante el Ministerio Público, tras pedirle que revelase la fuente de la que provenía esa información, indicó RSF.

El periodista dio su nombre y su número de identidad, pero una vez que concluyó el acto ningún agente de seguridad ejecutó lo mencionado por el presidente, precisó.

La organización condenó «estas palabras así como el intento de violar el derecho de secreto de fuentes» del periodista y consideró que esas «maniobras de intimidación son indignas de un presidente de un Estado democrático».

Reporteros destacó al respecto la tensa situación que viven los profesionales de la información en Honduras, país que en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2014 de Reporteros sin Fronteras ocupa el lugar 129, de un total de 180 países.

Agregó que su corresponsal en ese país, la periodista Dina Meza, recibe cotidianamente amenazas de muerte y no tiene protección de las autoridades.

RSF destaca que el pasado día 15 Meza solicitó por segunda vez medidas de protección al Ministerio Público y envió a la Fiscal Especial de Derechos Humanos una carta en la que le pedía apoyo, sin haber obtenido aún respuesta.