spot_imgspot_img

Ríos desbordados empiezan a arrastrar todo a su paso

Tegucigalpa – El potencial hídrico de Honduras es una ventaja desaprovechada a través de la historia, pero en invierno o cuando hay fenómenos naturales como la emergencia nacional por la tormenta tropical Eta que deja grandes cantidades de agua, los ríos hondureños con sus embravecidas aguas son una clara amenaza para la vida humana, animales y bienes materiales.

– Honduras, espera 250 milímetros de agua lluvia luego del ingreso de la de la depresión tropical Eta.

Y lo peor es que Honduras, espera 250 milímetros de agua lluvia luego del ingreso de la Tormenta Tropical Eta, por lo que la situación es más peligrosa.

De acuerdo con múltiples estudios tanto nacionales como de organismos internacionales, el mal manejo del recurso hídrico se nota tanto en el invierno con terribles inundaciones y en el verano con la sequía.

Los cuerpos de socorro han tenido que ingeniárselas para realizar los rescates.

Esto sumado a los efectos del  cambio climático que cada día vuelve al país más vulnerable; “Global Water Partnership (GWP, por sus siglas en inglés), en uno de sus estudios remarca que -Honduras, uno de los países con mayor vulnerabilidad ambiental en Latinoamérica y en el mundo- , esta afirmación se comprueba una y otra vez al solo llegar el invierno y si es un fenómeno natural de mayor potencia la situación se torna grave.

Aguas de los ríos convertidas en corrientes de terror

En las últimas horas, las corrientes de la mayoría de los ríos del país han salido de su cauce, provocando estragos como inundaciones, destrucción de infraestructura, daños a animales y cultivos.

Los cultivos han resultado afectados por las copiosas lluvias.

Las autoridades piden a la población ser prudentes y no retar las fuertes corrientes, es mejor llegar tarde que perder la vida, esto ante algunos videos que circulan en redes sociales donde personas sin precaución  intentan en caballos o vehículos cruzar los ríos, exponiendo sus vidas y de quienes deben rescatarlos.

Empieza el caos en la capital

La pertinaz lluvia que se ha registrado en la capital durante todo el día ya ha provocado muchas emergencias, por los caudales de ríos y quebradas, además de la saturación de los suelos en zonas de derrumbe.

El río Choluteca está en niveles máximos y ya se ha desbordado en algunos puntos como el Chile y la primera avenida de Comayagüela, ante la peligrosa crecida elementos  de la Policía Nacional procedieron a cerrar, los puentes Juan Ramón Molina, Estocolmo, Mallol, Soberanía y Carías, que conectan las ciudades gemelas de Tegucigalpa y Comayagüela.

El puente Soberanía en la capital hondureña, donde el Río Choluteca rebasó su nivel.

Esa misma corriente amenazaba en las últimas horas de este miércoles a moradores que viven en unas 30 viviendas de la colonia Betania y otros barrios y colonias de Comayagüela. De igual forma se reporta que en la colonia San José de los Llanos de la capital, se cerró  un puente por la crecida de este río.

El peligro es inminente en la capital por la corriente de este río que alimenta quebradas del departamento y corre hacia la zona sur.

Mientras en la colonia Villanueva, al oriente de la capital, se registró un deslave de tierra y una vivienda colapsada, similar situación amenaza a los habitantes de la colonia Reparto por Arriba, donde una falla geológica está a punto de colapsar debido a la saturación de agua, por lo que los vecinos de esa zona ya están en vigilia.

En la colonia Los Llanos en Tegucigalpa el río conocido con el mismo nombre ya está desbordándose, afectando viviendas cercanas que ya han sido evacuadas.

Todos los cuerpos de socorro están en alerta máxima por la alta vulnerabilidad de la capital.

A nivel nacional

Entre los ejemplos que se han visto en las impactantes gráficas y videos el  río  Lean, arrasa en Atlántida, departamento donde hay cientos de evacuados y múltiples daños por las inundaciones.

En ese mismo departamento se desbordó el río Lancetilla, dejando zonas cercanas totalmente inaccesibles.

El río Guaymón, en el sector entre Tela y El Progreso, derrumbó viviendas y dejó serios daños a la infraestructura a su paso.

Entre los daños más notables está la destrucción del Puente Saopín en La Ceiba, en donde el incremento del caudal del Río Cangrejal provocó un peligroso corte en la parte media del puente.

Siempre en la zona atlántica el río Lean se desbordo y deja sin comunicación vial a La Ceiba y Tela. En Jutiapa, Atlántida también se reportan varias comunidades inundadas por las corrientes de ríos de la localidad.

En el Valle Aguán, equipos de rescate penetraron por el río Aguán hacía la aldea de Luzón a evacuar personas que han quedado  atrapadas.

En Yoro el puente que da acceso al barrio Subirana en Yoro, se hundió ante desbordamientos del río Machigua y el río Congo inundó la aldea Los Toyos  entre el Progreso y Tela; tampoco  hay paso de Santa Rita al Progreso, Yoro.

Siguiendo con el recuento dos hombres fueron arrastrados por las aguas del río Lean al caer el vehículo en el que se transportaban y varias casas inundadas en el bordo  por las aguas del  río Blanco de San Pedro Sula.

Y las autoridades siguen de cerca las mediciones de los caudalosos ríos Chamelecón y Ulúa que ya están subiendo a “niveles muy peligrosos” confirmó Francisco Argeñal de Copeco.

En otras zonas del país como occidente, zona oriental y central los ríos tampoco dan tregua y ya se reportan gran cantidad de emergencias, varias regiones incomunicadas, al menos en los departamentos de Gracias a Dios, Colón, y El Paraíso, por deslizamientos, inundaciones y daños a puentes.

Tras las intensas lluvias se desbordó el río Mocal en el municipio de San Sebastián, departamento de Lempira.

En Olancho, departamento que también tiene caudalosos ríos ya se hicieron varias evacuaciones en distintas comunidades por crecida de río Talgua; también se desbordó el río Juticalpa a la altura de La Empalizada y crecen los caudales del río Telica, Patuca y río Guayape, entre otros de la zona, los cuales se monitorean de cerca debido a lo peligroso de su caudal.

En la zona central también se dan emergencia por crecida de ríos, en Comayagua se desbordó el río Humuya a la altura del puente Alivio, y  en Marale, Francisco Morazán, se realiza monitoreo por el desbordamiento del río Maralito producto de las fuertes lluvias que deja la depresión tropical Eta.

Honduras tiene uno de los mayores potenciales hídricos de Centroamérica y debe aprovecharlo para reducir vulnerabilidad

Los registros indican que el territorio hondureño está surcado por una red hidrográfica que identifica 19 cuencas importantes, que inician en las partes altas y dirigen sus aguas en las vertientes del mar Caribe y la del Golfo de Fonseca.

La vertiente del Mar Caribe es la de mayor extensión con el 83 por ciento del territorio del país y los ríos desembocan a lo largo de 640 kilómetros de costa. Las del Patuca y el Ulúa son las más extensas y le siguen las del Chamelecón, Aguán, Tinto o Negro y el Coco o Segovia.

Por su parte, la vertiente del Golfo de Fonseca representa al 17 por ciento y sus ríos  desembocan en una franja costera de apenas 95 kilómetros de largo. Las más importantes cuencas son las del río Choluteca y la del río Lempa, que es la principal fuente de agua superficial para usos múltiples de El Salvador.

Las precipitaciones anuales van desde los 600 mm en la zona más seca del departamento de Valle en el sur y entre los 1,500 mm al noreste en Colón y Gracias a Dios.

Centroamérica cuenta con 120 cuencas hidrográficas principales. Honduras comparte con Belice, Guatemala, El Salvador y Nicaragua; las cuencas de los ríos Coco, Motagua, Lempa, Goascorán, Choluteca y río Negro; así como las cuencas del Golfo de Honduras y del Golfo de Fonseca.

Estudios internacionales recomiendan que Honduras, debe conocer el potencial de sus recursos hídricos, a fin de tener un mayor aprovechamiento porqué con el agua que tiene Honduras, no debería haber ninguna preocupación por la insuficiencia del recurso.

Al mismo tiempo un mejor aprovechamiento resultaría en reducción de vulnerabilidad del territorio que sufre fuertes inundaciones por el fuerte caudal de sus ríos en tiempos de invierno o fenómenos naturales, más en tiempos actuales donde el cambio climático se vuelve más inclemente. (PD)

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,172FansMe gusta
38,135SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img