Tegucigalpa – La Relatora Especial de Naciones Unidas sobre la Violencia contra la Mujer, Rashida Manjoo, se reunió con el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh), Roberto Herrera Cáceres, para abordar temas relativos a la violencia contra las mujeres y la impunidad que prevalece en el país en este tipo de delitos.
 

El ombudsman hondureño hizo del conocimiento de la relatora que en el 2013, el Conadeh atendió un total de tres mil 634 quejas de mujeres, de las cuales alrededor del%26nbsp; 70 por ciento corresponden a denuncias por violencia doméstica ya sea económica, sicológica, física y sexual.

Agregó que del total de casos atendidos, el 42 por ciento fueron concluidas por restitución del derecho conculcado, mientras que en el 32 por ciento de los casos, el personal de la institución orientó y acompañó a los peticionarios.

Durante la reunión, Herrera Cáceres también se refirió al reciente lanzamiento del%26nbsp; Plan de Acción “Vanguardia de la Dignidad Humana”, cuyo centro de motivación es la niñez y familia en su vinculación necesaria con la comunidad local para promover el desarrollo comunitario.

Explicó que para su implementación del plan, el Conadeh pretende coordinar su trabajo con líderes locales y naturales, padres de familia, grupos vulnerados, defensoras de la niñez y la mujer, ambiente, comisionados municipales y comisiones ciudadanas de transparencia.

Expresó que el trabajo del Conadeh, no solamente se extiende a las mujeres que habitan el territorio nacional, si no aquellas migrantes en todo el mundo.

Registros del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos establecen que, al menos tres mil 923 mujeres perdieron la vida en forma violenta, entre 2002 y 2013 (12 años),%26nbsp; de las cuales%26nbsp; más del%26nbsp; 90 por ciento de los casos se encuentran en la impunidad por falta de investigación.

Se estima que cada 13 horas una mujer muere en circunstancias violentas en Honduras y que más del 90 por ciento de los casos permanecen en la impunidad.

En promedio, Honduras registró en 2010 la muerte violenta de%26nbsp; 32 mujeres mensuales, cantidad que aumentó a 43 en 2011, un año después se incrementó a 51 y cerró el 2013 con 53 víctimas por mes.

De los datos anteriores se deduce que en 2010 cada 23 horas una mujer perdió la vida en circunstancias violentas, en 2012 fue de una víctima cada 17 horas, un año después cada 14 horas y se cerró el 2013 con la muerte violenta de una mujer cada 13 horas.

Se estima que más del 90 por ciento de los victimarios de mujeres son “desconocidos” para las autoridades encargadas de la investigación.

Herrera Cáceres ha urgido a las autoridades encargadas de la seguridad en el país mayor efectividad en sus actuaciones hasta dar con el o los responsables y ponerlos a la orden de los tribunales.

El ombudsman hondureño considera que el feminicidio, constituye la mayor y más grave violación de los derechos humanos de la mujer, por tratarse de la eliminación de la vida, principal bien jurídico protegido por los sistemas jurídicos%26nbsp; nacionales e internacionales.

También se constituye en un desafío para Honduras en su esfuerzo por garantizar un avance significativo hacia una cultura de respeto a la dignidad humana de todas las personas, sin discriminación de ninguna índole, arguyó.

El 6 de abril de 2013, entró en vigencia el%26nbsp; decreto legislativo 23-2013, que reforma por adición el Código Penal que incorpora la figura penal del feminicidio, con penas entre 30 y 40 años contra los actores de muertes violentas de mujeres.

La relatoría especial de las Naciones Unidas considera como una de sus prioridades que los Estados establezcan%26nbsp; mecanismos que permitan prevenir la violencia contra las mujeres.

Además, determinar las causas por las que impera la impunidad en los delitos cometidos contra las mujeres.

Uno de sus objetivos es acelerar los esfuerzos para eliminar todas las formas de violencia contra la mujer.

La relatora considera que la violencia contra la mujer%26nbsp; se constituye en un obstáculo para el empoderamiento político y económico de ellas.

Al parecer, el informe y las recomendaciones de su visita a Honduras serán presentados en el seno de las Naciones Unidas en junio de 2015.