spot_imgspot_img

Rectora: “Proceso de depuración policial se ve débil con resolución de la Sala Constitucional”

Tegucigalpa – La noche de este lunes, la rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Julieta Castellanos, compareció ante la Cámara Legislativa y aseveró que los magistrados de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) debilitaron la depuración de la Policía al fallar en contra de las pruebas de confianza.
 

– Castellanos da espaldarazos a pruebas de confianzas aprobadas por decreto legislativo.

“En otros países, las pruebas de confianza se aplican incluso a los que van a ingresar a las academias policiales y hasta el entorno familiar, pero en Honduras, el proceso se ve débil con la resolución de la Sala de los Constitucional y no sabemos qué pasará con la depuración de la Policía”, lamentó Castellanos.

La rectora universitaria afirmó que “la manera más expedita es cuando se da un decreto de intervención de la Policía, porque se da una acción más expedita, pero ahora tenemos un proceso lento por culpa de varios sectores que están interfiriendo”.

“El problema de la inseguridad es grave, es un objetivo nacional de país y les corresponde a ustedes los diputados tomar la decisión histórica”, dijo Castellanos, cuyo hijo Alejandro Vargas fue asesinado junto a un amigo a manos de policías en octubre de 2011.

Castellanos dio un espaldarazo a las pruebas de confianza (polígrafo, investigación de patrimonio y pruebas toxicológicas y sicométricas), advirtiendo que gracias a estas varios miembros de la institución policial han sido suspendidos por consumo de drogas.

“Estamos ante un problema de gran magnitud y de la gravedad… la ciudadanía está en problemas y en riesgos. En todos las Policías hay problemas, pero una Policía que es deficiente debe tener un mecanismo de control”, acotó Castellanos.

Luego, Castellanos hizo una crítica a los jueces del sistema de justicia al recordar que uno de los policías que acabó con la vida de su hijo había participado anteriormente en secuestros y en el asesinato de cuatro jóvenes en Tegucigalpa.

“Si la justicia hubiera funcionado, Padilla no hubiera seguido en libertad, pero quedó en libertad para seguir asesinando…. jamás me imaginé que iba a hablar en primera persona como víctima de la delincuencia, pero mi hijo morirá cuando yo muera”, expresó Castellanos en el hemiciclo Legislativo.

La noche del lunes se introdujo en el Congreso una nueva Ley de depuración policial, en la que las pruebas de confianza ya no son causal de despido, pero siguen formando parte de los instrumentos científicos del instituto de seguridad.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,172FansMe gusta
38,596SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img