spot_imgspot_img

Recomiendan reabrir economía a partir del lunes próximo

Tegucigalpa – La mesa multisectorial para contener la pandemia del COVID-19 en Honduras, recomendó este miércoles a las autoridades del país, retornar a la fase uno para reactivar la economía, en los principales centros poblacionales en los que toda actividad se suspendió tras un alza de contagios.

– El Gobierno debe decidir la reapertura económica para que los hondureños puedan retomar sus trabajos y tratar de levantar sus emprendimientos, sus empresas y salvarse de los efectos de un colapso financiero que ya deja consecuencias brutales.

– El 8 de junio se reabrió la economía, pero por los altos contagios se volvió a retroceder el 21 de junio.

Con esta recomendación se prevé que, a partir del lunes 27 de julio, en Tegucigalpa, San Pedro Sula y la zona metropolitana del Valle de Sula al igual que en La Ceiba y Choluteca, se retorne a la fase uno de la reactivación inteligente, siempre bajo estrictos controles de seguridad e intensificación de las atenciones sanitarias con los debidos equipamientos de bioseguridad, medicamentos e infraestructura disponible.

En la mesa participan actores de organizaciones sociales, trabajadores, empresarios, academia, iglesias y miembros del gobierno.

La mesa multisectorial basa la recomendación en la necesidad de salvar al país de una pandemia económica de proporciones más agudas de las que ya se enfrentan, especialmente con un nivel de desempleo que ya afecta a cientos de mil de trabajadores y el cierre de alrededor del 43 por ciento de micros, pequeñas y medianas empresas, según datos de organizaciones gremiales.

Igualmente, las afectaciones en la gran empresa hacen tambalear los puestos de trabajo y las inversiones nacionales y extranjeras que ya muestran un decrecimiento de acuerdo con los reportes oficiales.

Los mercados deberán tener medidas estrictas de bioseguridad.En Honduras la pandemia registra 36 mil 102 contagios y las muertes son 1 mil 006, según la agencia que trabaja en la contención del COVID-19, Sinager.

Las condiciones sanitarias en Honduras son precarias y han develado un sistema de salud deficiente a lo largo de su historia, pero con un mayor colapso frente a la actual contingencia.

De acuerdo a datos del Cohep, organización madre del sector empresarial, la pandemia destruyó 600 mil empleos del sector formal y 1.2 millones del informal, otro grupo estabilizador social debido a que acuden a la informalidad ante la falta de empleos normales, refrendó su presidente Juan Carlos Sikaffy.

La mendicidad y el desempleo abaten especialmente a los jóvenes y a los pequeños independientes que no saben cómo enfrentar las dos emergencias que les confrontan: la económica y la sanitaria, ambas ponen su vida y su seguridad en alto riesgo.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,504FansMe gusta
39,498SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img