Programa mejora economía de más de 3,600 pescadores artesanales en Honduras

Tegucigalpa – El proyecto «Resiliencia de la Economía Azul y del Ecosistema Costero del Norte de Honduras – MiPesca», con apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Fondo Nórdico para el Desarrollo, ha logrado aumentar en un 70 % las ventas de más de 3,600 pescadores de baja escala.

Esta es una de las principales conclusiones del estudio: «Análisis del Sistema de Pesca de Pequeña Escala en la costa norte de Honduras», divulgado este miércoles en Tegucigalpa por la ONG internacional Goal.

En el último año, más de 3.600 pescadores artesanales «han aumentado sus ventas en un 70 %» gracias al programa MiPesca, señala el documento.

El gerente de la unidad de Resiliencia de Goal, Óscar Navarro, dijo a Efe que el programa ha «mejorado la economía» de pescadores artesanales en la costa norte del país centroamericano.

Agregó que la pesca de pequeña escala genera alrededor de 676 millones de lempiras (unos 27 millones de dólares) al año.

La pesca artesanal está a cargo de 24.000 familias, es decir, alrededor de 110.000 personas, señaló.

GRANDES BENEFICIOS

Navarro indicó que la pesca de baja escala tiene «grandes beneficios» en términos de ingresos económicos para las familias, pero también es importante para la seguridad alimentaria.

«Es base fuerte de proteínas» que beneficia «directamente» a las familias locales y vecinos de los pescadores», enfatizó el funcionario de Goal.

En su opinión, un sistema de mercado transparente y mejorar el equipo de los pescadores, son los grandes desafíos de la pesca de baja escala.

DESAFÍOS

Otro de los grandes retos es garantizar que los pescadores «tengan acceso a nuevos mercados con los mejores precios» y «mejorar la inocuidad de los alimentos».

El proyecto es cofinanciado por el Fondo Nórdico por el Desarrollo y el BID a través del Laboratorio de Innovación Financiera, y busca mejorar los ingresos de las comunidades costeras de la zona atlántica de Honduras mediante actividades que aumenten su producción de manera sostenible.

Según el estudio, el potencial de la pesca de baja escala «no se aprovecha» debido a «la inadecuada explotación de los recursos, altos costos de operación, no observancia de las normas de higiene e inocuidad, procesos tecnológicos anticuados, canales de mercados no adecuados, entre otros».

RECOMENDACIONES

La pequeña pesca es afectada por «la variabilidad climática, pérdida de bosques manglares, contaminación de ríos, lagunas y el mar», aunado a la «destrucción de arrecifes de coral», lo cual «influye negativamente en la calidad de los ecosistemas, generando una reducción de los stocks de pesca», señala el documento.

La ONG Goal recomienda a las autoridades facilitar «carnet de pesca a buzos discapacitados y cooperación» a través de la Comisión Interinstitucional para la Atención y Prevención de la Problemática de la Pesca por Buceo.

Además, socializar leyes y normas técnicas de pesca artesanal en Honduras y estándares nacionales e internacionales, así como promocionar el emprendimiento de esposas e hijos de buzos lisiados.

Durante la presentación del estudio se anunció además la realización del Primer Inventario Nacional de Mangle y Stock de Carbono Azul.

ECONOMÍA AZUL

El jefe del departamento de Manejo y Desarrollo Forestal del Instituto de Conservación Forestal de Honduras, Fredy Posas, dijo a Efe que el manglar «juega un papel importante en la economía azul».

Sin precisar la cantidad de hectáreas de mangle en el país, Posas indicó que Honduras tiene «poca información» sobre esos espacios vitales para la reproducción de la vida marina.

Agregó que el Inventario Nacional busca «despertar» a la población y a las autoridades para que entiendan la importancia del mangle.

«Tenemos que llamar la atención de todos los entes, el Estado, la población, la cooperación, porque además de que (el mangle) es muy reducido, es muy susceptible y de él depende mucho la economía de las poblaciones pesqueras», explicó.

Posas destacó además la necesidad de que las comunidades tomen «conciencia» de la importancia de «salvaguardar» el mangle.

Según las autoridades, protegiendo los manglares se lograrían beneficios en el tema de mitigación, se aumentaría el espacio del ecosistema y permitiría la preservación de culturas indígenas. 


 

Espacio patrocinado 

Lo + Nuevo

22,640FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte