spot_imgspot_img

Prisión de máxima seguridad resguarda a acusado de asesinar a Cabral

Guatemala – El costarricense acusado de haber planificado y ordenado el atentado en el que murió el cantautor argentino Facundo Cabral es desde hoy el preso número 143 de la cárcel Fraijanes 1, en Guatemala, donde es sometido a vigilancia constante para resguardar su seguridad.
 

Alejandro Jiménez, alias «El Palidejo», de 38 años, fue entregado hoy de madrugada a las autoridades de Guatemala por las de Colombia y fue recluido en una celda unipersonal de esa cárcel de máxima seguridad, situada en la periferia de la capital guatemalteca, en la que es vigilado las 24 horas del día.

Así lo señaló a los periodistas el portavoz de la Dirección General de Presidios, Rudy Esquivel.

La jueza Carolina Gonzáles, titular del Tribunal Quinto de Primera Instancia Penal, fijó para mañana, jueves, la audiencia en la que Jiménez deberá ofrecer su primera declaración como imputado, para dar tiempo a que se defina si es auxiliado por un abogado de la Defensa Pública o uno privado.

Según medios locales guatemaltecos, se cree que en las próximas horas puede arribar al país un equipo de abogados costarricenses para hacerse cargo de la defensa de «El Palidejo», quien de ser hallado culpable por la Justicia guatemalteca podría ser condenado a 50 años de prisión.

Jiménez es acusado por la Fiscalía guatemalteca de los delitos de asesinato, asesinato en grado de tentativa, asociaciones ilícitas y conspiración, por supuestamente haber ordenado el ataque armado en el que falleció Cabral el 9 de julio de 2011.

Cabral, designado mensajero mundial de la paz por las Naciones Unidas en 1996 y candidato en una ocasión al Nobel de la Paz, se hizo popular en América Latina y España con canciones como «No soy de aquí ni soy de allá».

Cuando murió tenía 74 años y había superado dos cánceres. Los argentinos le dieron un adiós multitudinario y emotivo en su entierro cerca de Buenos Aires, y el Gobierno de su país le rindió homenaje.

El atentado, el cual fue perpetrado por un grupo de sicarios guatemaltecos que habrían sido contratados por Jiménez, según las investigaciones de la Fiscalía, iba dirigido en contra del empresario nicaragüense Henry Fariña, quien llevaba al artista al aeropuerto luego de haber realizado varios conciertos en Guatemala.

La principal hipótesis de los investigadores guatemaltecos respecto al móvil del atentado en contra de Fariña es que el empresario se había negado a vender a Jiménez un club nocturno de su propiedad ubicado en Costa Rica.

Por el asesinato de Cabral están detenidos en Guatemala Elkin Enrique Vargas Hernández, Wilfred Allas Stokes, Juan Hernández Sánchez y Audelino García, contra quienes ya se ha ordenado iniciar juicio por ese hecho.

Los cuatro, según la Fiscalía, forman parte de una banda de sicarios que estaría involucrada en al menos 20 asesinatos más, así como en casos de secuestro y tráfico de drogas.

Un testigo protegido aseguró a la Fiscalía que Jiménez planificó y ordenó el ataque en contra del empresario nicaragüense desde mayo de 2011, pero que el mismo no se pudo ejecutar hasta el 9 de julio de ese año, tras haberlo vigilado durante varias semanas.

Francisco Campo, abogado costarricense de «El Palidejo», dijo el jueves a una emisora guatemalteca por teléfono que las pruebas de la Fiscalía en contra de su patrocinado «son débiles», por lo que se mostró seguro de que «será fácil» demostrar su inocencia.

Jiménez fue capturado el pasado domingo en Bahía Solano, población colombiana ribereña del Pacífico y cercana a la frontera con Panamá, cuando intentaba entrar con un pasaporte falso en una lancha procedente del vecino país, al parecer con el apoyo de narcotraficantes colombianos.

La detención de «El Palidejo», según la Interpol, fue un «ejemplo de rápida y efectiva cooperación policial internacional», debido a que la misma fue asistida por las fuerzas de seguridad de Guatemala, Nicaragua, Costa Rica, Panamá y Colombia.

«La captura de este presunto asesino destaca el valor verdadero y real de los resultados que se pueden lograr mediante el trabajo conjunto de los países miembros de Interpol», señaló en un comunicado Ronald K. Noble, secretario general de esa organización policial internacional con sede en Lyon, en el este de Francia.

«El Palidejo» es acusado en Costa Rica de delitos de lavado de dinero y considerado en Colombia como un «enlace» entre los carteles del narcotráfico de ese país y de México.

Cabral, designado mensajero mundial de la paz por las Naciones Unidas en 1996 y candidato en una ocasión al Nobel de la Paz, se hizo popular en América Latina y España con canciones como «No soy de aquí ni soy de allá».

Cuando murió tenía 74 años y había superado dos cánceres.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,393FansMe gusta
39,406SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img