Presidente Hernández pide permitir llegada de brigadas médicas y no discriminar pacientes con Covid-19

La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) recuerda que la utilización de la tecnología no puede ser entendida de forma aislada, sino en el marco de un tratamiento de datos personales con un propósito claramente definido, en este caso la lucha contra la COVID-19.

 

Por eso, el tratamiento de datos personales ha de implementar una estrategia coherente basada en evidencias científicas, evaluando su proporcionalidad en relación con su eficacia, eficiencia, advierte la AEPD.

En todo caso, la utilización de la tecnología debe realizarse en el marco de los criterios establecidos por las autoridades sanitarias y cumplir el tratamiento de datos personales, de acuerdo con el Reglamento General de Protección de Datos.

A examen siete tecnologías

La Agencia ha analizado la relación entre los posibles beneficios para el control de la pandemia y los riesgos para la privacidad que suponen algunas tecnologías ya puestas en marcha o cuya implementación se está valorando para el futuro. En concreto, ha examinado siete tecnologías: geolocalización mediante la información recogida por los operadores de telecomunicaciones; geolocalización de los móviles a partir de redes sociales; apps, webs y chatbots para auto-test o cita previa; apps de información voluntaria de contagios; apps de seguimiento de contactos por Bluetooth; pasaportes de inmunidad y cámaras infrarrojas.

La sociedad actual -dice la AEPD- se encuentran en un punto de inflexión crítico, no solo debido a la situación de la COVID-19, sino también en relación a su modelo de derechos y libertades.

«Hay que ser especialmente cuidadoso a la hora de tomar medidas que pueden tener consecuencias irreversibles y que pueden estar guiadas únicamente por la urgencia, el miedo o, lo que es peor, otros intereses».

En cuanto a las apps de seguimiento de contactos por Bluetooth, el informe detalla que los riesgos para la privacidad provienen, entre otros, de la posible realización de mapas de relaciones entre personas, la reidentificación por localización implícita, la recogida de datos de terceros o la fragilidad de los protocolos a la hora de intercambiar información.

El éxito no es solo tecnológico

El documento precisa, además, que el éxito de este tipo de soluciones no depende solo de la tecnología, ya que existen otros factores determinantes para su eficacia, como la implicación de un elevado número de usuarios o la garantía de una declaración responsable.

En la situación actual de España y de otros países europeos, «no parece que estas aplicaciones vayan a tener éxito a corto plazo como una estrategia global de lucha contra la pandemia», apunta la AEPD. 

En cambio, esta tecnología sí podría tener éxito cuando la enfermedad esté más controlada, y en colectivos concretos (estudiantes, profesionales o grupos de amigos).

Pasaportes de inmunidad

Otra de las tecnologías que se ha sometido a examen son los pasaportes de inmunidad a través de una pantalla con código de colores o ‘QR’, para que un vigilante o un sistema de control de acceso pueda dejar pasar o no al portador, como sucede en China.Ante esta alternativa, la AEPD cree que las pruebas para determinar si una persona padece o ha superado la enfermedad deben ser presenciales, y apunta que el personal sanitario podría proporcionar un certificado en papel o en cualquier soporte de baja tecnología.

En cuanto a las cámaras de infrarrojos para lecturas masivas de temperatura, este organismo ve la necesidad de contar con el criterio previo de las autoridades sanitarias antes de su instalación; y alerta de un posible riesgo de discriminación, de difusión pública de datos de salud y de crear una falsa sensación de seguridad. EFE

Lo + Nuevo

22,599FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte