spot_imgspot_img

Presentan documental sobre aumento de violencia y armas en Latinoamérica

San José – La Fundación Arias para la Paz, del premio Nobel de la Paz y ex presidente costarricense Oscar Arias, presentó hoy a periodistas un documental sobre el tráfico de armas y su relación con la creciente violencia en Latinoamérica.
 

El filme, de casi una hora, explora la situación sobre el acceso a las armas en las tres ciudades más violentas del continente: San Salvador (El Salvador), Ciudad Juárez (México) y Caracas (Venezuela), pero recuerda que siete de los 14 países más violentos del mundo, donde se registra el 25% de los homicidios en el planeta, se ubican en Latinoamérica.

Con entrevistas a activistas de derechos humanos, trabajadores sociales, representantes de organismos internacionales, periodistas, políticos y hasta ex pandilleros, el documental «Maras, ninis y malandros: una guerra no oficial», denuncia el negocio millonario de las armas en la región, que se apoya en el narcotráfico y la desigualdad social imperante.

En el caso de San Salvador, el filme señala que tiene una tasa de asesinatos de 68 por cada 100,000 habitantes, cuando la media mundial es de 8.

Según Naciones Unidas, una tasa superior a 10 homicidios por cada 100,000 habitantes ya es considerada una «epidemia».

Buena parte de esas muertes en San Salvador se deben a peleas entre «maras» o pandillas, que adquieren armas con mucha facilidad.

«En El Salvador es más fácil conseguir un arma que un galón de leche», manifestó uno de los entrevistados en el documental.

En Ciudad Juárez, la disputa entre los cárteles de Juárez y de Sinaloa por el control del trasiego de droga por la frontera, ha convertido a esa localidad en la más violenta de México.

El documental denuncia que buena parte de las armas que se utilizan en los crímenes en Ciudad Juárez llegan desde la misma frontera, como pago por la droga, y muchas otras a través de Centroamérica.

En México, indicaron varias fuentes, hay 8 millones de «ninis», es decir, jóvenes que ni estudian ni trabajan, y que prefieren ser ricos por un año que miserables toda su vida.

Los activistas indican que la parte más oscura del negocio de la droga se vive en sitios fronterizos como Juárez.

«Todos los días me pregunto cuántos muertos de acá se necesitan para que una persona pueda consumir tranquilamente un gramo de cocaína en Nueva York», se cuestiona una mujer habitante de Juárez.

El caso de Caracas repite el patrón, pero con un ingrediente adicional, la profunda polarización política, según el documental, que se alimenta con un discurso muy violento de parte del presidente venezolano, Hugo Chávez.

Michelle Víquez, oficial de Programas de la Fundación Arias, explicó que el objetivo del documental es mostrar a los tomadores de decisión en Latinoamérica la urgencia de adoptar instrumentos jurídicos para regular el mercado interno de armas, pues muchas de ellas ni siquiera provienen del mercado negro.

«No hay instrumentos jurídicos para reglamentar el tráfico de armas a nivel internacional y además, las leyes internas son muy laxas y dejan casi por la libre la portación de armas; queremos hacer conciencia de que esto debe cambiar porque la violencia nos está ganando la batalla», acotó.

En el documental, Óscar Arias reitera la necesidad de que la ONU adopte el tratado marco de control de armas que discute desde hace años, y sobre todo, la urgencia de que los Gobiernos latinoamericanos inviertan más en programas sociales y menos en defensa.

«La política policial sin una política social es un fracaso», concluye el filme, que será proyectado en diversos festivales en Costa Rica en los próximos meses.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,495FansMe gusta
39,483SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img