Piden a Obama que evite deportación de un niño hondureño con parálisis cerebral

Chicago – Un niño hondureño de 9 años con parálisis cerebral se enfrenta el próximo 1 de octubre a un juicio para su posible deportación, después de haber pasado tres meses detenido antes de ser entregado finalmente a sus padres en Chicago.

José Isaac Tinoco Castellanos fue traído en mayo hasta Estados Unidos desde la ciudad de San Pedro Sula, donde una persona contactada por sus padres lo recogió y lo trasladó hasta el puesto fronterizo de Hidalgo, en Texas.

Sus padres, que viven indocumentados en Estados Unidos desde hace ocho años, lo rastrearon durante tres meses hasta ser informados por la Oficina de Reasentamiento de Refugiados del Gobierno Federal de que el niño se encontraba en la ciudad texana de Galveston.

«Fue una decisión difícil pero no tuvimos más remedio que confiar en un extraño para que lo acercara a la frontera», declaró hoy la madre, Norma Castellanos, en conferencia de prensa.

Según informó, el niño fue cuidado en los últimos ocho años en Honduras por su abuela de 71 años, quien ya no pudo atenderlo debido al empeoramiento de la parálisis cerebral que limita cada vez más sus movimientos.

«Nuestro hijo necesita atención médica y vivir con sus padres y su hermanita nacida aquí hace tres años», expresó Castellanos.

Julie Contreras, de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC), que hoy envió una carta al presidente Obama para que autorice la permanencia del niño en el país, dijo que se trata de un caso humanitario donde, además de la atención médica, está en juego la protección de una familia amenazada por la violencia.

«San Pedro Sula es una de las ciudades más violentas y peligrosas del mundo, y la abuela de Isaac era amenazada por las ‘maras’ (pandillas), que podían intentar secuestrar al niño solamente porque sus padres viven y trabajan en los Estados Unidos», expresó.

La activista reveló que en la carta se le pide «respetuosamente» a Obama que intervenga en el caso. «Este niño inocente le pide ayuda con los brazos abiertos y llorando, como los miles de niños refugiados que reclaman el derecho de vivir con libertades básicas», agrega.

LULAC aportará un abogado que se encargará de la representación legal del menor en la audiencia del 1 de octubre en Chicago.

Según datos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés), al 31 de agosto la cifra de menores que cruzaron solos la frontera procedentes de Centroamérica superó los 66.000 en lo que va del año fiscal 2014, que comenzó el 1 de octubre de 2013.

Aunque el flujo se redujo en julio y agosto, se estima que puede producirse próximamente una nueva oleada de inmigrantes desde Guatemala, Honduras y El Salvador.

Más de la mitad de esos niños fue entregada a la custodia de padres, parientes o amigos que ya se encuentran en el país, en su mayoría en Texas, Florida, Nueva York, California, Maryland y Virginia.

Sin embargo, la madre de Isaac cuestionó el tratamiento que reciben los menores, y recordó que su hijo estuvo tres meses «sin ropas o la ayuda de un andador que necesita para caminar».

Igualmente, en Inmigración, le habrían informado que se le preguntó al niño si quería hablar con algún familiar que pudiera hacerse cargo de él, algo que Norma Castellanos duda porque Isaac sufre una incapacidad que le impide comunicarse con los demás.

«Él no habla, solamente emite sonidos y hace señas. Es un niño inválido al que dejaron en manos de Dios durante tres meses y a cargo de una agencia privada que no lo cuidó», afirmó.

Lo + Nuevo

22,634FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte