spot_imgspot_img

Paran otro “golazo” en el Congreso

Tegucigalpa – En el Congreso hondureño se logró detener otro “gol”, dicho al mejor estilo del presidente Lobo. Esta vez se trata de otro millonario proyecto de “emergencia” para identificar a los hondureños y que se intentó pasar por la Cámara Legislativa en la víspera de las vacaciones veraniegas y de Semana Santa, en una modalidad reiterada en el actual legislativo.
 

– Iniciativa sigue viva de acuerdo a expresiones del presidente del CN.

El proyecto para aprobar la contratación de una empresa de la que no se conoce ni el nombre, ni el monto de la adquisición aunque expertos estiman que anda por unos 700 millones de lempiras, fue abortado ya sus impulsores no les quedó más que retroceder en su acelerada carrera.

Más que sospechas

“No se puede aprobar así nomás, a la carrera, es más que sospechoso, es similar a lo que nos hicieron cerca de la navidad, con el decreto para comprar 100 megas de energía sucia, en una emergencia por 16 años, recordó el diputado Germán Leiztelar, en una declaración ofrecida a Proceso Digital.

Esto se deberá hacer con suficiente tiempo, buscando apoyos financieros de cooperantes que buscan fortalecerlas democracias, sin que existan decretos de emergencia que comprometan la transparencia” señaló Leitzelar, miembro del PINU-SD.
La intención del ala de diputados seguidores del presidente del Congreso, Juan Hernández,intentó este día aprobar la disposición pero la misma contó con una frente común de opositores conformado por parlamentarios demócratas cristianos, liberales, pinuístas, udeístas y de la Alianza Parlamentaria Nacionalista.

“Experiencias amargas”

Yuri Sabas, portavoz de la Bancada Liberal, dijo que su bancada, por unanimidad, consensuó “no discutir este tema con la ligereza que se está pretendiendo hacer”.

La forma en que el proyecto para aprobar la nueva identidad se presentó a la Cámara despertó las sospechas entre los mismos parlamentarios “Hemos vivido experiencias amargas en el pasado, cuando en años electorales pretenden manipular el documento de elección del pueblo hondureño”, advirtió para luego ejemplificar señalando que “para poder salir con las identidades en el año electoral ocupamos imprimir 18 mil identidades diarias, -¿usted cree que en realidad eso va ser factible?-” cuestionó.

En tanto el diputado Gonzalo Rivera reflexionó diciendo que “se quiere aprobar un decreto a matacaballo y después vamos a un descanso en semana santa, el pueblo hondureño lo que va pensar es que aquí lo que hay atrás es un acto de corrupción”.

El jefe de la bancada liberal, José Alfredo Saavedra pidió a los nacionalistas impulsores del proyecto, “una reconsideración, una reflexión, no podemos discutir un tema de manera abrupta, intempestiva, hasta cierta forma irrespetuosa; hemos pedido realmente mucha prudencia en estos temas, debemos mandar mensajes de transparencia, mañana empezamos un feriado largo, – ¿cuál es la prisa?-, necesitamos tiempo, imagínese que este decreto, al leer el artículo 1 y 2, no se habla de la fuente de financiamiento, no habla del impacto económico, no habla de un desglose en la inversión, qué es lo que realmente queremos”.


La prioridad son las escuelas y las medicinas

La Alianza Parlamentaria Nacionalista se pronunció a través de su vocero, el diputado Daniel Flores, quien indicó que “nos hemos planteado varias interrogantes, en primer lugar el señor ministro de Finanzas públicamente están manifestando que no hay recursos ni para la reconstrucción de escuelas, ni para las medicinas, ni para la reconstrucción de las carreteras y nosotros nos preguntamos en este momento, ¿de dónde se van a sacar 700 millones de lempiras que es lo que extraoficialmente se dice para emitir la nueva tarjeta de identidad?”.

Agregó que “en segundo lugar, nosotros nos oponemos bajo cualquier circunstancia a que vaya a darse un proceso de emergencia o de contratación directa, cuando toque hacer el cambio de la tarjeta de identidad nosotros proponemos que se haga una licitación pública internacional, que le garantice al pueblo hondureño que va ser un proceso transparente, donde el Estado se va ahorrar recursos y donde va ganar el que presente la mejor oferta en cuanto a calidad y a menor costo económico que pueda representar esto para el Estado” dijo.

Una justificación

“Al leer el artículo 1 y 2, no se habla de la fuente de financiamiento, del impacto económico, ni del desglose en la inversión”: jefe de la bancada liberal Pero el nacionalista Rolando Dubón Bueso, dijo que “aquí nadie está midiendo fuerzas, aquí estamos nosotros siendo muy coherentes con lo que han pedido ellos, la verdad muchos diputados no conocen es proyecto que fue introducido la semana… opiniones de algunos compañeros, incluso los mismos medios dicen: 700 y pico millones para emitir la nueva cédula, no es así, el espíritu del proyecto va encaminado a autorizar al Registro para que proceda a hacer las gestiones necesarias para modernizar el Registro Nacional de las Personas”.

Justificó la premura indicando que “la maquinaria del Registro está colapsada, está obsoleta, hay que renovarla”.


Iniciativa sigue viva

Frente a la oposición que surgió de todas las fuerzas políticas, el presidente del Congreso, Juan Hernández, desde Washington, se vio obligado a dar instrucciones para retroceder en lo que ya se vislumbraba como “un golazo” según manifestaban de forma distendida algunos diputados agregando que “fue un gol que detuvimos desde el área penal”.

En comunicación con un programa radial, Hernández dijo que “acabo de hablar con la vicepresidenta Lena Gutiérrez y hemos, le he dicho que saquemos de cualquier agenda un tema que no pase por la vía de tener claridad”.

Aceptó que el proyecto tiene un buen tiempo en el seno del Parlamento al decir que “ese es un proyecto viejo que ha estado hace bastante tiempo en el Congreso, el Registro Nacional de las Personas ha dicho que hay mucha gente joven que no se le puede cedular, necesitan su cédula y otros como usted y yo de repente en la foto de la cédula actual ya no nos parecemos”.

Pero advirtió que la iniciativa sigue viva al indicar que “me parece que eso más adelante tranquilamente, después de semana santa o en las próximas sesiones se pueda discutir sin que nadie esté especulando” indicó.

Las cifras

Para que la nueva identidad pueda llegar a manos de cinco millones de potenciales votantes en Honduras, deberán entregarse por los menos 18,500 cédulas diarias, sin fallar un solo día, de uno de febrero al último día de octubre del año entrante.

Solo así podrán estar aptos para participar en el proceso eleccionario de noviembre de 2012 y no retroceder a las imperfecciones y vicios democráticos que den pie a la reedición de opciones de votar con la vieja o con la nueva tarjeta de identidad, indistintamente o quizá hasta con contraseñas, de acuerdo a la conveniencia de los más ancestrales vicios electorales.

Así, el nuevo intento de invertir 700 millones de lempiras en un proyecto para adjudicar nuevas cédulas de identidad a la población hondureña, ha despertado un debate en el que se contrasta la realidad de un país minado por una pobreza que abate a dos tercios de su población, los constantes “azos” como se conocen los escándalos ligados a la corrupción y falta de transparencia, en un paisaje complementado por una ola de inseguridad sin parangones.

La iniciativa retornó a la Cámara a través del diputado por Olancho y dirigente regional del Partido Nacional, Javier Menocal.

En consonancia con las cifras, la identidad será entregada en 270 días entre la población votante. Lo que indica que sí el proceso se realiza en el tiempo estipulado deberán entregarse por lo menos 18,500 identidades por día, casi 13 por cada segundo, entre el uno de febrero y el 31 de octubre del año entrante.

Un paso más allá de los tiempos, los defensores del proyecto indican que será la empresa que gane la licitación quien financie todo el proceso de identificación hasta el momento de su producción.

La explicación deja entrever que será entonces cada ciudadano el que deberá absorber el costo de contar con una identificación, un derecho constitucional que por la víspera, costará bastantes lempiras a cada hondureño. Lo anterior equivaldría a un nuevo paquetazo que pagaría la población.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,504FansMe gusta
39,550SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img