Panamá registra 231 muertes por el COVID-19 y acumula 8,070 contagios

Panamá – Panamá añadió 6 muertes por COVID-19 que aumentaron a 231 la cantidad de defunciones y registró 202 nuevos casos que hacen un acumulado de 8,070 contagios confirmados en el país centroamericano, dijeron este viernes las autoridades de salud.

Hay 333 pacientes hospitalizados, 248 en sala y 85 en las unidades de cuidados intensivos (UCI), mientras que 3,006 están en aislamiento domiciliario, de ellos 980 en hoteles que vienen funcionando provisionalmente como hospitales.

Los recuperados son 4,500 personas, de acuerdo con los datos difundidos este viernes, según las cuales se han efectuado 40,356 pruebas de detección del nuevo coronavirus en el país, que registró su primer contagio el 9 de marzo pasado.

Del total de test, el 77 % ha sido negativas (31,030) y 23 % positivas (9,326), en las que incluyen segundas y terceras muestras para confirmar o descartar la infección.

Las pruebas por millón de habitantes ascienden a 9,432, con 1,263 nuevas muestras en las últimas 24 horas.

La constante de mayor cantidad de muertes se mantiene entre las personas que tienen más de 60 años, que hasta ahora suman 166 fallecimientos, indicó la directora de Epidemiología del Ministerio de Salud (Minsa), Lourdes Moreno.

Panamá, el país con mayor cantidad de muertes y de casos por esta enfermedad en Centroamérica, se alista para la vuelta a una nueva normalidad que implica el levantamiento gradual de la restricciones a la movilidad instauradas en la segunda semana de marzo y que se reforzaron con la cuarentena nacional establecida desde el día 25 de ese mismo mes a fin de contener la propagación del virus.

La ministra de Salud, Rosario Turner, dijo este viernes que el país debe prepararse para esta nueva normalidad, que no solo incluye un cambio de modelos económicos y sociales sino «nuevas políticas de salud pública».

Turner añadió que la «hoja de ruta» del Ministerio de Salud en esa vía incluirá la supervisión del proceso de conducción a la nueva normalidad, con una «estricta» vigilancia epidemiológica y sanitaria.

«De ahora en adelante las instrucciones emanadas del Ministerio de Salud para salvar vidas no serán una opción más, constituyen el camino correcto para que todos los panameños puedan preservar el derecho humano a la salud y a la vida», remarcó Turner.

La nueva normalidad requiere de «un distanciamiento físico como la norma habitual de nuestro diario vivir, y en las empresas no pueden faltar dispositivos con gel alcoholado, mascarillas, toma de temperatura, tele-trabajo y trazabilidad de afectados por el virus», destacó la ministra.

Desde este viernes se permite la venta, distribución y el consumo limitado de licor tras la derogación de la «ley seca» establecida el 25 de marzo pasado a fin de evitar posibles actos de violencia propiciados por el consumo de alcohol.

Turner advirtió que el consumo de licor, que solo se puede darse en casa, «no debe provocar ninguna alteración del orden público», y que de ocurrir, dijo, «no tengan la menor duda que se regresará a la medida de prohibición».

Este sábado y domingo volverá a regir en Panamá la cuarentena total o cero movilidad en el país de forma obligatoria, recordó la titular de Salud.

Panamá mantiene el estado de emergencia nacional decretado el 13 de marzo pasado, así como la cuarentena nacional indefinida dictada el 25 del mismo mes para evitar la propagación del virus.

Lo + Nuevo

22,581FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
5,673suscriptoresSuscribirte