Tegucigalpa – Miembros de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina), reportaron este viernes la captura de otro presunto miembro de la banda de “Los Espinoza”, hecho ocurrido en la comunidad de La Esperanza en Victoria, Yoro.
 

La captura fue confirmada el portavoz militar Santos Nolasco, al tiempo que manifestó que el detenido responde al nombre de Orlin Joel Amaya Escobar (21), alias “El Grifo”.

A Amaya Escobar se le decomisó una escopeta y varias municiones, además se le acusa por los delitos de asesinato, atentado contra efectivos de la Policía Nacional, asociación ilícita y portación ilegal de armas.

El portavoz castrense reiteró que un nutrido grupo de agentes de Fusina sigue tras la caza de los demás integrantes de la banda de “Los Espinoza.

Le decretan detención judicial

Esta misma tarde durante la audiencia de declaración de imputados un juez con jurisdicción nacional ordenó la detención judicial para Orlin Joel Escobar Amaya, a quien se le decomisó una escopeta y varios proyectiles

De acuerdo a la imputación de las autoridades de investigación a Escobar Amaya se le supone el autor material del asesinato en perjuicio de Ada Yesenia Urbina y de Joel Alcides Molina Reyes, así como de un atentado en perjuicio de la Policía Nacional Preventiva, hechos ocurridos en el municipio de San Luis, Comayagua.

Igualmente se le supone responsable del delito de asociación ilícita y portación ilegal de armas.

Se informó que al imputado se le dictó la detención judicial y fue trasladado a la Penitenciaría Nacional de Támara. La audiencia inicial fue programada para el próximo miércoles 2 de abril.

Cabe recordar que el pasado 25 de marzo, Pedro Celestino Espinoza Martínez, alias “El Pedrín” y señalado como presunto miembro de lo organización criminal, fue capturado en Minas de Oro, Comayagua; luego los tribunales de justicia le dictaron detención judicial, por lo que permanece recluido en la Penitenciaría Nacional de Támara.

Con base al trabajo de captura de los miembros de esta banda criminal, el 16 de marzo las autoridades anunciaron que sus integrantes tenían cuatro días para entregarse a las autoridades luego que una hermana de éstos reveló las intenciones de los malhechores de someterse a la justicia.

Además, el pasado 12 de marzo el subcomisionado Juan López Róchez, informó de la captura de dos presuntos colaboradores de este grupo criminal, los cuales fueron identificados como Darwin Javier Baires Ruiz (19) y Jonny Ismael Baires Cruz (23).

Asimismo, se ha detenido a Gonzalo Alexis Luque Ramos (23), señalado como un presunto miembro de la peligrosa banda y a quien las autoridades judiciales determinaron enviarlo a prisión.

Sumado a lo anterior, el 9 de marzo, un supuesto colaborador de la banda de “Los Espinoza”, murió en un enfrentamiento a disparos con miembros de la Fuerza Interinstitucional, en San Luis, Comayagua.

El hecho se registró en el municipio de San Luis, departamento de Comayagua, donde Elvin Joselín Hernández Espinal alias “Chalín”, se enfrentó a disparos con los efectivos del orden.

Ese mismo día, fueron retirados de la Morgue del Ministerio Público, los restos de José Jerónimo Espinoza alias “El Chombo”, uno de los cabecillas de la banda de “Los Espinoza”, quien fue abatido luego de una tenaz persecución por parte de la Policía Nacional desplegada en el municipio de San Luis, el pasado 20 de febrero.

En otro enfrentamiento ocurrido el 17 de febrero en el sector de Cerro Negro, aldea La Laguna en Esquías, murió Darwin Espinoza, más conocido con el alias de “El Cholo” y otro miembro del grupo resultó herido, quien se habría escondido entre la maleza del lugar.

De la misma forma el 11 de febrero, se registró el primer enfrentamiento entre miembros de “Los Espinoza” con agentes de la seguridad, el cual dejó como saldo un miembro de la banda muerto y cinco agentes heridos, hecho que se registró en el sector de Las Delicias, municipio de San Luis, siempre en Comayagua.

La víctima fue identificada como Pedro Celestino Espinoza quien recibió varios impactos de bala en su cuerpo.

Ante el peligro que representa dicha banda en la zona, el gobierno ofreció una recompensa de 250 mil lempiras para las personas que brinden información fidedigna del paradero de la banda.