spot_imgspot_img

Ombudsman de Guatemala exige a Gobierno acatar derechos de caravana hondureña

Guatemala – El Procurador de los Derechos Humanos de Guatemala, Jordán Rodas, exigió hoyal Gobierno que respete los derechos de los migrantes hondureños que transitan en una caravana por el país en dirección hacia México -para llegar a Estados Unidos- pues éstos no deben ser «objeto de confrontación». 


En un comunicado de prensa, el ombudsman recordó que las normas internas y convenios regionales en materia migratoria «buscan garantizar el goce de los derechos de cada persona», por lo que las acciones para administrar los flujos migratorios no deben «usar los mecanismos de control como una forma de desincentivar la migración».

Al contrario, se deben «facilitar la identificación de personas con necesidades especiales de protección, promoviendo la denuncia de abusos y malos tratos», además de garantizar la «comunicación con autoridades y el acceso a servicios básicos» que aseguren «la integridad de todas las personas migrantes en condiciones de vulnerabilidad».

Rodas sostuvo que Guatemala se comprometió, mediante estos convenios y su propio Código de Migración, a «brindar esta protección sin más requisito que ser solicitada por la persona que así lo requiera».

En el texto subrayó que las personas extranjeras «con necesidades de protección internacional» están exentas al control migratorio «ordinario».

El magistrado de conciencia aseveró que las personas hondureñas que componen la caravana «dan cuenta de temores fundados y pocas posibilidades de desarrollo en su lugar de origen».

Por ello, abundó, se debe atender al grupo «desde un enfoque humanitario en principio» y no «desincentivar la migración con controles estrictos», sino propiciar «un ambiente social tendiente al desarrollo de una manera digna y segura».

Finalmente, exhortó al Gobierno de Guatemala, que preside Jimmy Morales, a que aborde este tipo de circunstancias «desde el enfoque de los derechos humanos» y a establecer un «plan integral e interinstitucional».

Después de seis jornadas de viaje, la caravana, integrada por unas 3.000 personas, según la ONU, logró llegar a México.

Una vez consiguieron eliminar el obstáculo que suponía la valla fronteriza de la ciudad guatemalteca de Tecún Umán -que permaneció abierta aproximadamente durante media hora-, los hondureños entraron formando una gran riada, muchos de ellos corriendo.

Tras un primer momento de euforia, los migrantes fueron contenidos por la Policía Federal mexicana, lo que desencadenó momentos de tensión.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó esta semana con un cierre militar de la frontera sur de su país si México no lograba detener la caravana.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,172FansMe gusta
38,692SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img