Tegucigalpa – El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Ramón Custodio, condenó este miércoles el atentado que dejo herido al periodista Antonio Quintero y muerto a su acompañante, además, exhortó a las autoridades a investigar el hecho hasta dar con los responsables y someterlos a la justicia.
 

Custodio también se refirió a lo que llamó “la hipocresía de organismos como la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), que vienen al país únicamente para apoyar proyectos políticos pero no a indagar sobre la muerte y la impunidad de periodistas y abogados”.

El defensor de los derechos humanos lamentó que continúen los atentados contra miembros del gremio de periodistas, en este “paraíso” de la impunidad que hay en Honduras.

Luego de conocer del atentado criminal contra Quintero y su acompañante, el ombudsman hondureño, expresó su malestar contra lo que él llamó la hipocresía de los organismos internacionales.

Quiero referirme acá, ante la opinión pública, de la hipocresía de los organismos internacionales que por cosas de menor importancia, por simples amenazas corren, denuncian y califican mal, al Estado de Honduras.

Mencionó, para el caso, que miembros de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos vinieron al país por actos protocolarios de perfil político pero no a verificar sobre las constantes muertes que ocurren en el país.

“La CIDH no vino a verificar la muerte de periodistas ni la muerte de abogados, vinieron a actos protocolarios de perfil político que nada tiene que ver con la lucha contra la impunidad, la aplicación de justicia y el resultados de las investigaciones”, cuestionó Custodio.

El titular del CONADEH denunció, en reiteradas ocasiones, que la CIDH reacciona de inmediato por motivaciones políticas, cuando un órgano de esos que se dedican a hacer política con los derechos humanos, hace alguna pequeña denuncia y ponen el grito en el cielo.

“Creo que ésta no es manera de contaminar la causa de los derechos humanos”, señaló el ombudsman hondureño.

En marzo del 2010, el defensor de los derechos humanos solicitó a la CIDH que se otorgaran medidas cautelares a los periodistas.

Agregó, que desde el momento en que hizo la solicitud de medidas cautelares a la fecha, ya se han registrado más de 25 asesinatos de periodistas y comunicadores sociales así como una serie de atentados que han puesto en riesgo la vida de las víctimas.

Custodio indicó que ya ordenó abrir una queja de oficio sobre el atentado que sufriera a manos de desconocidos el periodista Antonio Quintero, en la que también perdiera la vida su acompañante.

“Vamos a verificar en la escena a ver si hubo testigos, vamos a ir a hacer inspecciones a la investigación criminal, a ver a la Fiscalía si abrió alguna pesquisa”, adelantó.

Admitió que le preocupa lo que esta pasando en el país porque somos una sociedad violenta y se nos presenta como tal.

Estadísticas del CONADEH

Desde el inicio de la presente administración del presidente Porfirio Lobo, el 27 enero del 2010 a diciembre del 2012, el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos registró la muerte violentamente 28 comunicadores sociales que representan el 80% del total de homicidios registrados desde el año 2003.

En este periodo gubernamental, se han cometido, al menos, 13 atentados, de los cuales tres fueron contra medios de comunicación.

El CONADEH también registró la persecución y amenazas de las que fueron victimas 15 comunicadores sociales, 21 casos de amenazas a muerte y agresiones cometidas por agentes policiales.

De acuerdo al ente estatal de derechos humanos, tres periodistas abandonaron el país para poder salvaguardar su vida

Recientemente se reportó un caso de extorsión contra un empresario de los medios de comunicación, el asalto al hijo de un periodista, dos secuestros, uno cometido contra un propietario de medios de comunicación y otro contra un periodista que luego apareció muerto.

De las 28 muertes registradas en este gobierno, en apenas un caso se condenó al responsable quedando en la impunidad los victimarios de los 27 comunicadores restantes.