spot_img

No pongan pólvora en las manos de los niños, clamor de expertos

Por:

Compartir esta noticia:

Tegucigalpa– El cuerpo no tiene partes que le sobren, y las quemadas por pólvora más que quemadas son mutilaciones, así que se ruega a los padres y adultos no dar pólvora a los menores, la pólvora que la quemen los adultos, dijo el presidente de la Fundación de Niños Quemados (Fundaniquem), Omar Mejía.

-Una quemadura marca a una persona para siempre, dijo el bombero Eber Miguel Velásquez.

Actualmente hay 7 niños hospitalizados con quemaduras, tres de ellos son por quemadura de pólvora dos de Marcala, La Paz y otro de Intibucá, detalló.

De igual forma lamentó que hay un niño de un año, que le cayó una olla de agua hirviendo en todo el cuerpo y está muy delicado, el galeno dijo no explicarse cómo suceden estos percances y pidió a los padres estar pendientes de sus hijos y si están en la cocina que los pongan al cuidado de alguien más; porque es preferible que lloren a que lleguen al hospital.

Desde la fundación se les pide a los padres “que no pongan pólvora en las manos de un menor, recuerde que nuestro cuerpo no tiene partes que le sobre”, reiteró.

Actualmente hay 7 niños hospitalizados Fundaniquem.

El doctor Mejía, aclaró no estar en contra de la pólvora porque se sabe que muchos hondureños sobreviven de esta industria, pero la pólvora la deben quemar de manera responsable los adultos y bajo ninguna circunstancia los menores.

“Esperamos que esta noche de Navidad todo sea Paz todo sea alegría y no verlos amanecer aquí en el hospital de niños quemados pidiendo que les pegue en un dedo o que le reconstruyamos”, prosiguió.

Responsabilidad

Cuando algo se puede evitar no es un accidente y las quemaduras por pólvora se pueden prevenir, agregó el galeno al tiempo que remarcó que las quemaduras por pólvora son mutilaciones y deja serias secuelas.

Seguidamente pidió a los padres tener responsabilidad primero al no permitirles pólvora a los niños y segundo si lamentablemente el niño termina quemado, “no oculte el niño”, o no lo automedique porque las consecuencias serán más graves.

Lo anterior en referencia a que hay padres que, por temor a ser sancionados con multas, no llevan al niño a tiempo a la atención médica.

Cifras lamentables

El especialista recordó que el año pasado 2021 llegaron 16 niños mutilados por la pólvora a Fundaniquem.

No quemados, subrayo sino mutilados los que significa que las manos de esos niños ya no están completas, “tuvimos que amputar deditos y todo lo demás”.

Finalmente, reiteró el llamado a los padres de familia y encargados no poner pólvora en las manos de los niños, porque lo pueden lamentar.

La pólvora la deben quemar los adultos, doctor Omar Mejía.

Marcas para siempre

De su parte, el bombero Ever Miguel Velásquez, también envió un importante mensaje a toda la población y particularmente a los padres de familia, que no den pólvora a sus hijos en esta Navidad.

Darles cohetes u otro tipo de explosivos a los niños solamente incrementa la probabilidad de que los menores sufran una quemadura, pierdan una extremidad o peor aún que pierden la vida, zanjó.

Quemaduras por polvora dejan mutilaciones.

“Una quemadura marca a una persona para siempre, el vivir como una persona quemada no es algo fácil, por la cultura que tiene en nuestra sociedad, muchos prejuicios”, acentuó.

El bombero que es el único sobreviviente del fatal accidente sucedido en 2018 en La Montañita, relato su propia experiencia, y dijo que las personas que viven con quemaduras deben luchar a diario con esa realidad y se enfrentan a discriminación y hasta bullying.

Por ello el mensaje es que tengan conciencia porque con las quemaduras marcan la vida y genera muchas inseguridades y problemas de autoestima que afectan la salud mental, que hay que desafiar todos los días, puntualizó.

Al final lo que se pide entender es que, si se deja a los niños, niñas y adolescentes manipular pólvora se les está exponiendo a que sufran quemaduras, lesiones en sus cuerpos, mutilaciones e incluso provocarles la muerte. 

 En caso de que un niño resulte lesionado con pólvora, se recuerda a los padres de familia o cuidadores la importancia de acudir de inmediato a los centros de salud, para evitar que se agrave el estado de salud del menor de edad.

El llamado también es para la población en general ya que como miembros de una comunidad el deber es de todos en cuanto a evitar que los niños manipulen pólvora.

Todo ciudadano está en la obligación de advertirles a los menores sobre los peligros a los que se exponen, contactar a sus padres o adultos responsables y notificar a las autoridades para que actúen, en caso de encontrar menores manipulando explosivos, y recordar que el ejemplo empieza en casa de modo que cada familia debe renunciar a toda tradición que requiera el uso de pólvora, para menores, concluyen, médicos y autoridades.LB

spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img