Narcotráfico busca infiltrarse en FFAA, policía, fiscalía y empresa privada advierte jefe militar

Tegucigalpa – Tras una mediática selección, pocas veces el cargo de máximo jefe militar es abiertamente debatido en la prensa. El general René Osorio apenas se está acomodando en su cargo como jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas y comienza a enfrentar los retos que depara ser el número de la institución militar.
 

– “Hay una infiltración para comprar lógicamente a aquellas personas que sean en apoyo para el mismo”, dijo el general Osorio refiriéndose a las actuaciones del crimen organizado

El jerarca castrense debe atender los desafíos políticos que implican las declaraciones del jefe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación, el guatemalteco Eduardo Stein, cuando indica que han documentado 200 violaciones a los derechos humanos tras la crisis política del 2009.

Y si eso fuera poco, ya tiene un entorno externo difícil con las aspiraciones de los tres países vecinos de romper el delicado equilibrio militar de la región; Costa Rica y Panamá carecen de aparato militar, mientras el narcotráfico exhibe cada vez más un poder de fuego que asusta hasta los expertos en la materia.

Proceso Digital habló con el general Osorio. Sus preocupaciones y propuestas las trasladamos a nuestros lectores:

¿Cuál es el futuro de las Fuerzas Armadas después de la crisis política del 28 de junio de 2009? ¿Hacia dónde caminan o hay por el contrario una especia de involución?

Asumimos nuestros retos con humildad e hidalguía. Trabajaremos en los planes de modernización de las Fuerzas Armadas de cara a los objetivos a corto y largo plazo, a la par del Plan de Nación.

Trabajo conjunto en operaciones de apoyo a la policía, en acciones de combate al crimen organizado.

Después de su nombramiento hubo mucho revuelo al interior de las Fuerzas Armadas. ¿Ya volvieron las aguas a su nivel?

Así es, acuérdese de que somos soldados disciplinados y una vez que las altas autoridades toman una decisión de quienes son las autoridades que van a dirigir las Fuerzas Armadas, todo viene a través de la jerarquía. Casualmente ya estuvimos en la 105 Brigada de Infantería oficializando los últimos cambios en la estructura, tanto de la Fuerza Aérea, Ejército como de la Naval, y quiero manifestarle que esos cambios son positivos para abrir espacios a las nuevas generaciones, y que los oficiales que dejan sus cargos pasan a posiciones más relevantes en los estados mayores de ambas fuerzas.

Vemos que los cambios en esta oportunidad han sido casi totales. ¿A qué se debe?

Hicimos una reestructuración casi del 90 por ciento, especialmente en las grandes unidades donde casi tenían dos años de estar en los mismos cargos, y lógicamente estos vienen a abrir espacios a otros que deben ocuparlos.

El presidente de la Comisión de la Verdad, Eduardo Stein, ha señalado que después de los hechos del 28 de junio de 2009 se tienen registros de al menos 200 violaciones a los derechos humanos. ¿Temen las Fuerzas Amadas una demanda por estas situaciones?

Todo lo que se hizo en esa época de la crisis fue orientado a la Constitución y a las leyes y nosotros no tenemos ningún temor, incluso ya se entregó el informe a través de los testimonios y lo que ellos requirieron, y la próxima semana estaremos entregando un segundo informe que solicitaron de una información adicional. No tenemos ningún problema. Esperemos el informe final que es el que va a dar las pruebas convincentes. Lo que él dijo es su criterio, lo respetamos, no lo compartimos porque actuamos en el marco legal.

Cuando Usted ha hablado sobre su grado de participación en la salida del país del ex presidente Zelaya. ¿Podría refrescarnos esa historia?

Lo voy a explicar nuevamente. Yo soy un general de brigada y todo mundo, los encargados en el arte militar, sabemos que los generales planificamos y supervisamos operaciones, no somos aquellos que vamos a estar realizándolas, para eso son las fuerzas especiales y los mandos intermedios. Son misiones de oficiales subalternos, nosotros somos generales y fungíamos como “C 1”, que es el encargado del personal de las Fuerzas Armadas, nuestro trabajo era supervisar las operaciones tanto en Tegucigalpa, Choluteca y Danlí, que eran los lugares más álgidos en la crisis y estuvimos moviéndonos a esos sectores como supervisores, porque tenemos la categoría de general no de soldado combatiente, que son las operaciones que realizan los oficiales subalternos.

¿Incluía la supervisión específica de la operación de captura a Zelaya?

Es una supervisión general que se toca en todos los sentidos porque somos soldados y cumplimos ordenes del alto mando.

El gobierno también ha hablado de crear una comisión contra la impunidad similar a la CICIG de Guatemala. ¿Cuál es su opinión, ya que esa instancia también podría servir para reabrir temas que toquen a la institución militar?

Bueno estamos con puertas abiertas. Las Fuerzas Armadas somos respetuosos de los derechos humanos y una de las misiones que tenemos es inculcarles a nuestros soldados el respeto a los conciudadanos al mismo tiempo que no se les violen sus derechos. En base a ese marco trabajamos con las lecciones aprendidas y hacemos, en las operaciones que apoyamos a la Policía, todo en base al marco legal a través de las instrucciones que recibimos y que seguimos al pie de la letra para no violentar los derechos de los demás.

El ministro de Defensa ha reconocido que se requieren por lo menos dos mil nuevos efectivos para equilibrar las fuerzas militares en la región. ¿Qué piensa sobre el tema cuando el Congreso no ha manifestado voluntad para avanzar en ese sentido?

Sabemos que la crisis económica del país es difícil, pero los países vecinos han incrementado sus efectivos, no quiere decir que porque ellos lo hagan, lo vamos a hacer nosotros. Nosotros lo estamos haciendo en base a los efectivos que tenemos, que no están definidos en base a la tabla de equipo y organización. Le estamos pidiendo al Congreso que se nos establezcan los efectivos y poder cumplir con las misiones que el alto mando nos ordena.

Hablamos de dos mil hombres para poder hacerlo en una forma gradual. Este año mil y el siguiente los otros mil, eso va a depender de la posición del Congreso y sabemos que los diputados y diputadas están de acuerdo con apoyar a las Fuerzas Armadas.

El Presidente salvadoreño Mauricio Funes ha anunciado que ese país comprara 10 aviones Súper Tucano a Brasil; Nicaragua busca fortalecer su aparato y Guatemala compró 3,000 fusiles Galil para sus fuerzas policiales. ¿Qué opinión le merecen estas adquisiciones?

Nosotros tenemos una Fuerzas Armadas pequeñas, pero eficientes y eficaces, buscamos contar con unas Fuerzas Armadas que puedan desenvolverse y desempeñarse al interior y fuera del país cuando así se requiera en base a nuestra Constitución y las leyes. Lógicamente cada país es dueño de su democracia, ellos tienen sus leyes y las respetamos, nosotros estamos trabajando con visión para el 2011, 2012, 2013 que es contar con unas Fuerzas Armadas altamente móviles para podernos desplazar a lo largo y ancho del país en aquellos aspectos como protección del medio ambiente , apoyo a la salud, educación.

¿Necesitan ustedes más potencia de fuego para asegurar la integridad territorial?

Bueno, tenemos lo que son los efectivos completos. Hay demanda más bien en los batallones, donde bastantes conciudadanos van a presentarse voluntariamente para hacer el servicio. Tenemos la TOE completa, en cuanto al equipo le hemos dado mantenimiento. El año pasado se repotenciaron cuatro helicópteros Bell 412, están listos para operar en apoyo a la población, lo mismo que hemos recuperado un promedio de cuatro lanchas de la Fuerza Naval, de escala media y pequeña para poder patrullar los ríos y los mares, tanto del Pacífico como del Atlántico. Contamos con nuestros recursos, pero lógicamente necesitamos más apoyo para poder tener tecnología de punta, contar con otras aeronaves, tanto de helicópteros que es lo que más necesitamos, como de unas cuatro a seis lanchas de alto calado para poder patrullar el Atlántico y el Pacífico.

En la historia de las Fuerzas Armadas, uno de los hechos que no hay duda ha ocasionado mucha vergüenza es el reciente asalto a una base aérea militar desde donde se han robado una aeronave. ¿Qué acciones concretas se han hecho a lo interno, como prever estos acotamientos y cual serán el castigo para los responsables desde el ámbito militar?

Bueno, ellos están puestos a la orden de los juzgados y el Ministerio Público, ya tenemos los expedientes, los están juzgando a través de las pruebas y les están dando un seguimiento. Nosotros hemos sido claros y contundentes, el señor ministro y el jefe de Estado Mayor Conjunto saliente (general Cuellar) pusieron a la orden todos esos elementos que están involucrados en eso y lógicamente nuestra visión es hacia el futuro, y en base a eso hemos dado lineamientos claros en toda la institución, a los diferentes comandantes de fuerza para que ellos cierren filas, como lo llamamos en la parte militar, para asegurar y endurecer el blanco. Para tomar medidas y contramedidas de seguridad a lo interno, porque sabemos que el crimen organizado y el narcotráfico se infiltra en las diferentes instituciones, tanto Fuerzas Armadas, ministerio Público y la misma Policía Nacional, ministerio de Seguridad, entes del gobierno y la misma empresa privada, hay una infiltración para comprar lógicamente aquellas personas que sean en apoyo para el mismo.

¿Cuál es la hipótesis más clara que maneja a lo interno?

Bueno es claro que fueron infiltrados algunos elementos que fueron comprados con dinero del narcotráfico para poder darles la facilidad para sacar esa avioneta de ese sector, como jefe de Estado Mayor ya me estoy empapando del caso, pero sé que eso está en los juzgados y en el Ministerio Público.

¿Podría volver a ocurrir una acción similar?

Esperamos que no, confiemos en el Dios de los ejércitos para que los soldados seamos responsables, hemos dado instrucciones claras de tomar todas aquellas medidas y contramedidas para asegurar nuestras bases, tanto aéreas como navales, unidades grandes del Ejército y no permitir un incidente de esos que deja mucho que lamentar.

Acuérdese de que el narcotráfico es a nivel internacional, lo tenemos en Honduras y en la región. Estamos trabajando con países cooperantes, en el caso de los Estados Unidos, su gobierno y sus Fuerzas Armadas para apoyarnos a combatir este flagelo. También estamos haciendo unas reuniones de medidas de confianza con los países vecinos (Guatemala, El Salvador), y como Triangulo del Norte cerrar filas.

Lo + Nuevo

22,262FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
5,673suscriptoresSuscribirte