spot_imgspot_img

Modelo brasileño de integración agropecuaria deberá prevalecer, dice experto

Lexington (EE.UU.) – El modelo de integración agropecuaria, acogido en Brasil desde hace décadas y visto recientemente como referencia de aumento de producción en otros países, deberá prevalecer en el gigante suramericano en los próximos diez años, evaluaron hoy especialistas reunidos en Estados Unidos.

«Esos modelos diseñados no son nuevos en ningún país, pero lo que diferencia a Brasil es que allí se aplica en el campo no como experiencia y sí como parte importante de la producción de madera, de carne y granos», señaló a Efe el director para América Latina de la multinacional agropecuaria Alletch, Roberto Bosco.

Esa estrategia brasileña, que combina la producción integrada entre la agricultura y la ganadería, a veces hasta en un mismo lugar adaptado para un periodo de seis años, fue presentada en el Congreso Internacional ‘Rebelation Alltech’, que reúne en Lexington (Kentucky) a unos 3.000 expositores y productores familiares.

«En los primeros tres años, ya es posible notar resultados y beneficios para pagar la inversión hecha anteriormente», resaltó Bosco al detallar el procedimiento, que «ayuda a intensificar una producción agrícola mas sostenible»

Para el especialista, esa integración ganadería-agricultura en el mayor productor y exportador mundial de café, carne, pollo y azúcar, entre otros productos agropecuarios, ha sido una solución a los problemas de expansión agrícola que tiene el país con el aumento de reservas y áreas de conservación natural protegidas por el Gobierno.

«El sistema básicamente comienza con una plantación directa, usada en el 70 % de las áreas (destinadas a la productividad)» indicó Bosco.

«Después controlamos ese cultivo en la superficie, para proteger el suelo, y entonces (tras la cosecha) otras variedades crecen para servir al ganado de engorde. Luego volvemos al área con una nueva plantación de maíz, por ejemplo», detalló Bosco.

Ese proceso, ahora adoptado con más fuerza en países con problemas de expansión, ayuda a controlar los minerales del suelo, optimizar recursos como el agua y se torna más rentable para el productor debido a la baja inversión para implementarlo, apuntó el experto.

En el congreso de Lexington, que comenzó el lunes y termina mañana con visitas técnicas a haciendas productoras en Kentucky, el modelo brasileño fue expuesto y uno de los ejemplos citados fue el del árido y nororiental estado de Bahía, donde esa adecuación permitió mejorar el desarrollo de producción de granos.

En Bahía, de acuerdo con lo expuesto en el evento agropecuario enfocado en las nuevas tecnologías y modelos de producción, la «complementación» del cultivo aumentó el número de animales por hectárea.

«En Brasil tenemos 110 millones de hectáreas de áreas de pasto para ganado, pero un 30 % soporta sólo un animal por hectárea. Es como tener una cancha de fútbol por animal y ese uso es pésimo», apuntó Bosco.

Sin embargo, subrayó el especialista, con la puesta en marcha del sistema de integración agropecuaria, «se mejora el suelo, que se fortalece con los fertilizantes para los cultivos, y después pasamos a tener tres o cuatro animales por hectárea».

La intensificación de esa integración agropecuaria genera recursos «inexorables» para el productor en tiempos de sequía o invierno con el mejor aprovechamiento de los suelos y por eso el modelo «va a prevalecer en los próximos diez años y todavía podrá ser ejemplo para otras regiones del mundo», concluyó Bosco.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,504FansMe gusta
39,535SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img