spot_img

Mientras más avanzan las tropas ucranianas y se derrumba el frente ruso, más peligro hay que Putin apriete el botón nuclear

Por:

Compartir esta noticia:

Análisis de Alberto García Marrder –  para «Proceso Digital»

Mientras la posición militar de Rusia en Ucrania es de retroceso y la única que avanza es la ucraniana, más próximo está el día en que el líder ruso, Vladimir Putin, tenga que apretar  el botón nuclear para lograr lo que no puede alcanzar en el campo de batalla: la rendición del gobierno de Kiev.

Si se llega a ese día, aunque sea un ataque nuclear táctico de corto alcance, sería el detonante de una Tercera Guerra Mundial. Estados Unidos ha advertido a Putin de “graves consecuencias” si se atreve a dar ese paso. Y el líder ruso ha dicho ya que no es un “bluff” (“un farol”) cuando habla que Rusia podría considerar usarlas, si es necesario, las armas nucleares.

El presidente ruso, Vladimir Putin, con jefes miitares.Observen detrás a un oficial de la Armada con el maletín para dar órdenes nucleares, previa claves secretas. Y siempre detrás de Putin. (Foto Ministerio ruso de Defensa).

El mismo Putin ha creado el escenario al anunciar la anexión a Rusia de cuatro regiones de Ucrania (en el noreste y en el sur en el Donbás, casi fronterizos con su país) . Y si Ucrania trata de recuperarlas a la fuerza, “eso sería considerado como un ataque al territorio ruso”. Esas cuatro regiones ya estaban bajo control ruso desde hace dos años y en esas se acaba de efectuar un referéndum ilegal, cuyo resultado de más del 90 por ciento a favor de la anexión rusa, ningún país de Europa Occidental lo reconoce.

Rusia, valiéndose de esos truculentos referéndums cuyos abultados resultados ya se preveían, lo que ha hecho es apoderarse de casi un 15 por ciento del territorio de Ucrania. Lo mismo que hizo en el año 2014, cuando anexo la península de Crimea en el Mar Negro, lo que provoco condenas internacionales.

Mapa actual de Ucrania y las contraofensivas ucranianas en el este del país, en el Donbas, fronterizo con Rusia. (Mapa ABC de Madrid).

La situación ahora es diferente y muy alarmante. Y se puede llegar a que se produzca un ataque nuclear en el mundo, el primero en 77 años desde la hecatombe japonesa de Hiroshima y Nagasaki en 1945, provocada por un ataque nuclear americano. Y esta es la situación actual:

1- El ejército ruso es ahora una maquinaria oxidada, desmoralizada y desbordada por las tropas ucranianas en todos los frentes de las cuatro regiones recientemente anexadas a Rusia: En el noreste Lugansk y Donaetsk. Y en el sur, Zaporiyia y Jerson.

2- Los analistas consultados por el diario “The Washington Post” coinciden en que la declaración de Putin anexando a Rusia cuatro regiones de Ucrania, tras unos supuestos referéndums ilegales, abre la posibilidad de que por primera vez en 77 años se utilicen armas nucleares. Estados Unidos las utilizó en 1945 para terminar la guerra con Japón. Ahora Putin, teóricamente, tiene el pretexto dialéctico para usarlas “para defender la integridad territorial de Rusia”· Pero ni los pocos países aliados que tiene ahora (como China y la India) aceptan ese pretexto y si le piden que termine pronto ese conflicto.

3- David Petraeus, el general retirado y ex director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), dijo al diario londinense “The Guardian” que si Rusia emplea armas nucleares en Ucrania, Estados Unidos respondería destruyendo todas las fuerzas y armamento que los rusos mantienen en suelo ucraniano y absolutamente toda la flota rusa del Mar Negro. Y eso a pesar que Ucrania no pertenece a la Alianza Atlántica (OTAN), aunque sí ha pedido una admisión “inmediata”. Ese paso sería el inicio de una Tercera Guerra Mundial, sin dudas.

4- Los satélites espías de la OTAN están buscando desesperadamente al submarino nuclear ruso K-329 Belgorod, el más moderno y mortífero sumergible que tiene Putin para obligar al gobierno de Kiev a rendirse, lo que no puede lograr por ahora en el frente. Está dotado de seis super-torpedos “Poseidon”, capaces de volar hasta unos 10,000 kilómetros e impactar con total precisión en su objetivo, sin ser detectado previamente. Se le vio recientemente en el Mar Ártico.

El submarino nuclear ruso Belgorod K-329, el mas grande del mundo. En comparación, observen el tamaño de un oficial en cubierta. (Foto Ministerio ruso de Defensa).

5- Putin está desesperado por terminar la llamada “Operación militar especial” en Ucrania, pero a su manera. Se siente humillado cuando ve en televisión a las tropas ucranianas en tanques rusos decomisados, entrar triunfal en ciudades como Liman, en el este del Donbás, un día después de haberla declarado como “territorio ruso”, tras un referéndum ilegal. Y se indigna cuando esas tropas ucranianas pisotean y queman banderas de la Federación Rusa.

El misil nuclear táctico ruso Iskander-M, camuflado en unas maniobras.  Es de corto alcance y poder. Podría ser la primera opción nuclear de Putin en la guerra en Ucrania. (Foto Ministerio ruso de Defensa).

6- Me ha gustado mucho un análisis de Pablo Pardo, corresponsal del diario español “El Mundo” en Washington, advirtiendo que además del daño de un estallido nuclear, hay otra consecuencia de la que nadie habla y  es la de evitar sobre todo: crear el precedente. “Si Putin usa armas nucleares en Ucrania y no sufre un daño devastador, se está mandando una señal clara a Corea del Norte, a Pakistán y tal vez a China o Israel (y en el futuro a Irán) que el uso de esas armas es aceptable. La respuesta debería ser contundente y golpear a Rusia donde está no lo espera”.

¿Cuanto va a durar la guerra de Ucrania? No se sabe, pero va para largo. Pero las armas nucleares sólo existen para no usarlas nunca. Si para disuadir a los enemigos. Lo malo es que a Putin le están quedando pocas opciones que no sean las nucleares.

spot_img
spot_imgspot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img