México y Honduras activan grupo de alto nivel sobre seguridad para inmigrantes

México – Las cancillerías de México y Honduras activaron hoy el grupo de alto nivel sobre seguridad, con un foco especial sobre las agresiones del crimen organizado a los migrantes indocumentados en su camino a Estados Unidos.
 

Los vicecancilleres de ambas dependencias se reunieron hoy en la capital mexicana para inaugurar una cooperación más estrecha en materia de seguridad, ante los desafíos que presenta la región, informó en una nota la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

Aunque tras la crisis política en Honduras el Gobierno de México puso en suspenso sus relaciones con el de Honduras, posteriormente, una vez llegado al poder en la nación centroamericana Porfirio Lobo, se reanudaron.

El vicecanciller hondureño Alden Rivera había visitado México en dos ocasiones desde septiembre, derivado del asesinato o secuestro de sus connacionales en territorio mexicano, a cargo del crimen organizado.

Rivera departió hoy con Rubén Beltrán, vicecanciller mexicano para América Latina y el Caribe, y ambas partes acordaron avanzar en la ejecución de las 21 iniciativas acordadas en octubre en la Reunión Ministerial sobre Delincuencia Organizada Transnacional y Seguridad de los Migrantes.

Los Gobiernos pretenden implementar su comunicación en materia de seguridad, reforzar la inteligencia financiera sobre el pago de rescates por secuestros, perfeccionar instrumentos de extradición mutuos, e informar a los migrantes de sus derechos, así como de los riesgos que enfrentan, entre otros aspectos.

Posteriormente, según declaró Rivera en diciembre, se pretende invitar a otras naciones centroamericanas a la mesa de diálogo. La segunda reunión del grupo México-Honduras se celebrará en fecha y lugar por determinar.

De acuerdo a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en 2009 fueron secuestrados cerca de 18.000 migrantes a su paso por México, a cargo de bandas de la criminalidad organizada, para exigir rescate o reclutar personal.

Uno de los episodios más trágicos tuvo lugar en octubre, cuando 72 indocumentados de Centro y Suramérica fueron asesinados por el cartel de Los Zetas, presuntamente por negarse a integrar sus filas.

En diciembre, activistas denunciaron el secuestro de al menos 40 migrantes en el sur de México, lo que llevó a la ONU esta semana a pedir al Gobierno mexicano que esclarezca la situación.

Según cifras oficiales, cada año atraviesan el país unos 300.000 sin papeles, la mayoría de ellos indocumentados, muchos de los cuales viajan al norte en trenes de carga. Menos de un tercio son interceptados por las autoridades.

La delincuencia organizada y la corrupción de algunos cuerpos de seguridad son sus principales problemas. A pesar de que el Gobierno mexicano puso en marcha en noviembre una estrategia para su protección, hasta el momento no se han producido muchos cambios.

Lo + Nuevo

22,267FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
5,673suscriptoresSuscribirte