spot_imgspot_img

Menores hondureños son recluidos hasta por 11 meses en centro de detención de migrantes en EEUU

Tegucigalpa – Menores y adolescentes hondureños pueden llegar a ser recluidos por más de 11 meses en el los centros de detención de migración en Estados Unidos.

– La migración infantil orilló al gobierno de Honduras a decretar una emergencia humanitaria en 2014.

– Mil 255 niños y adolescentes hondureños han sido deportados en 2017, según datos oficiales.

Este es el caso de un menor de 13 años de edad identificado únicamente como G.E. según resalta un artículo en inglés del diario San Francisco Chronicle.

De acuerdo a esta publicación el menor salió solo desde Tegucigalpa, como lo hacen cientos de infantes, y cruzó la frontera sin la compañía de un adulto.

Se conoció que la razón por la que emprendió la ruta migratoria fue para huir de la violencia, la segunda causa de emigración en Honduras, la primera es la falta de empleo y de generación de oportunidades.

En total pasó 11 meses recluidos en un centro de detención en el norte de California, luego que se comprobó la violencia familiar de la que era víctima en Honduras se le otorgó el asilo, pero no logró la libertad por lo que este diario resaltó su historia.

Luego que organizaciones pro inmigrantes conocieron el caso y se manifestaron en las afueras del centro de detención las autoridades lo trasladaron a un hogar de crianza.

Este menor hondureño, como muchos, huyó de la violencia y cruzó la frontera estadounidense pero no cuenta con familiares en ese país por lo que tendrá que permanecer en el centro de crianza.

Los menores hondureños podrían permanecer hasta 500 días en los centros de reclusión, según reportes de prensa estadounidense.

El efecto psicológico y mental que este encierro provoca preocupa a grupos de derechos civiles como la Academia Americana de Pediatría (AAP).

Este organismo, que reúne a miles de pediatras, asegura que desde temprana edad estos menores sufren el miedo, la ansiedad y el trauma padecen las comunidades inmigrantes, lo que podría afectar su salud y bienestar.

En el caso del infante hondureño se conoció que varias veces intentó hacerse daño durante su encierro por lo que personal del centro de detención de inmigrantes procedió en varias ocasiones a rociarlo con spray de pimienta o comprometer sus muñecas y tobillos.

Por casos como el de este hondureño menor de edad, grupos de derechos civiles han pedido la liberación inmediata e los niños y sus madres recluidas. Entre ellos, Amnistía Internacional exigió principios de este mes que las mujeres detenidas en Berks salgan a la calle.

Jennifer Podkul, directora de política de la Organización Niños en Necesidad de Defensa (KIND), declaró a periodistas que las órdenes del presidente estadounidense Donald Trump establece que estos inmigrantes tienen que «quedarse detenidos mientras esperan su corte», lo que, debido a la ausencia de fondos extra para aumentar la plantilla de jueces de inmigración, puede retrasar sus casos hasta «tres o cuatro años».

Podkul calificó de «barbaridad» que la nueva administración espere que toda esta gente pueda pasar «años» detenidos, mientras esperan una audiencia y una decisión final en sus casos.

La migración infantil de Honduras se desbordó en 2014 por lo que el gobierno se vio orillado a decretar una emergencia humanitaria.

En el presente año han sido deportados unos mil 255 niños y adolescentes hondureños que viajaban hacia Estados Unidos, según un informe divulgado hoy por el Observatorio Consular y Migratorio de Honduras (Conmigho).

Las autoridades de Honduras calculan que en la unión americana viven alrededor de un millón de hondureños, entre residentes documentados e indocumentados, que han escapado de situaciones que afectan al país centroamericano, como la violencia.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,136FansMe gusta
37,944SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img