spot_img

Marcella Barceló: «Olvidamos que las pinturas no son imágenes, son materia»

Por:

Compartir esta noticia:

París – La artista francoespañola Marcella Barceló presenta en París su nueva exposición en solitario, «Locus Amoenus», en la que revisita los lugares que guarda en su memoria y los paisajes de su infancia.

Nacida en 1992 en Mallorca (España), la artista vive y trabaja en París. La hija de Miquel Barceló presenta en esta exposición en la galería FORMA de París su primera en solitario desde hace cinco años, una evocación de sitios que adquieren con el recuerdo un matiz ideal.

La pintora ha hablado con EFE de sus obras y de su proceso creativo: «Me gusta que la persona que mira el cuadro se vea a ella misma», comenta al hablar de lo que representa en sus cuadros.

Explica que está constantemente creando nuevas obras en su taller, donde la soledad es fundamental para que pueda pintar. «Cuando termino una pintura quiero hacer otra», expresa.

También sostiene que «no piensa las pinturas antes de hacerlas» sino que le vienen de manera automática, añade Barceló.

La pintora ha expuesto en numerosos países y que en 2015 recibió el Premio de Diseño Contemporáneo de Bellas Artes de París, recuerda la galería.

«El día después del ‘opening’ he vuelto al taller», recuerda, mientras muestra los cuadros de esta exposición, de los que uno de sus favoritos es «Hera», con inspiraciones mitológicas y en el que mezcla pintura acrílica, óleo y barniz de uñas para dar a su lienzo tonos azulados y brillos iridiscentes.

Expresa que sus obras son difíciles de adaptar a las redes sociales y a internet, debido a que las fotografías no consiguen captar los matices y los brillos de sus cuadros. «Olvidamos que las pinturas no son imágenes, son materia», afirma.

Para ella, expresar con palabras su propio arte puede ser complejo debido a que trata temas muy cercanos a ella misma: «Hay cosas muy íntimas en lo que hago», afirma Barceló.

Una de las obras expuestas «Caminante, No Hay Camino», está inspirada por los famosos versos de Antonio Machado y es la única obra de la exposición que muestra una figura en movimiento, queriendo simbolizar el cambio.

Su arte representa la fugacidad de la naturaleza y la belleza, y ella lo compara con los fuegos artificiales, que son «un instante de belleza». En otro cuadro aparece una flor de agave, una planta que sólo florece una vez y después muere.

En esta exposición, abierta hasta el 13 de julio, Marcella Barceló expresa su lado más íntimo e innovador, reconciliándose y comprendiendo su arte desde un nuevo punto de vista, en el que evoca la belleza de los paisajes de su infancia en Mallorca, donde su «locus amoenus», su lugar idílico, es aquel que «se vuelve casi ideal en el recuerdo». AG

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_imgspot_img