A Malaquías el golf lo pone a soñar en grande

Tegucigalpa – Malaquías Vargas es un niño de 9 años a quien el golf lo tiene soñando en grande. Su tiempo lo reparte entre la escuela y las prácticas de este deporte en Indura Beach & Golf Resort y su mayor sueño es jugar en una cancha profesional en Carolina del Norte, Estados Unidos.

“Yo quiero jugar de manera profesional y sé que puedo lograrlo. El golf es mi pasión. Cada día, después de la escuela, tengo dos o más horas de clase y entrenamiento”, dijo.

Malaquías, quien tiene una hermana de 16 años, quedó flechado por el golf cuando una de sus tías lo llevó a una fiesta de Halloween y jugaron en un mini golf. Desde allí comenzó a practicarlo como aficionado, sin saber que lo mejor estaba por venir.

Un día su madre, quien lo apoya en este deporte, conoció a una empleada del complejo turístico quien le sugirió que llevara a su hijo allí para que lo practicara. Desde ese día se ha ido formando con Manny Ortiz, quien pertenece a la PGA (liga de golf del circuito americano) y es el director del campo de golf.

“Es un niño muy habilidoso, tiene pasión por el juego y eso es muy importante en el golf. Él podría llegar a jugar profesionalmente en el extranjero, porque está pequeño y puede formarse bien”, dice Ortiz.

Malaquías se siente muy afortunado de tener a una persona que le enseñe con pasión. “Admiro mucho a Manny, él me ha enseñado con mucha paciencia y he mejorado mi juego”.

Asegura que también se ha formado en otras áreas: “nos enseñan cómo saludar, cómo comportarnos, a tener compasión por los demás y a ser disciplinados”, detalla.

Manny afirma que el golf es más que un juego, desarrolla al individuo en su vida personal, tal como ha ocurrido con Malaquías.

“Nosotros les pedimos que vayan a la escuela y que estudien una profesión, porque el golf es un complemento para su vida. Tienen la opción de dedicarse al deporte o a su carrera cuando estén grandes”, dice Manny.

Y es, precisamente, lo que hace Malaquías: estudia desde las 7:00 am hasta las 3:00 de la tarde y de 4:00 a 5:30 hace sus prácticas de golf. A la par del deporte, este niño se entretiene viendo videos de medicina, pues es la profesión que quiere estudiar.

“Me gusta mucho la medicina porque quiero ayudar a otros, dice, pero siempre quiero jugar golf, porque me enseña muchas cosas: me reta cada día a ser mejor, superando lo que hice el día anterior y también me ha ayudado con el temperamento, ya que cuando me frustro porque algo no me sale bien, me enojo mucho y me sigue saliendo mal, pero he aprendido que si me calmo la siguiente jugada es mejor y eso mismo aplico en mi vida, en la escuela o en la casa”, revela.

Cabe mencionar que el vocabulario y la soltura con la que responde a las preguntas este niño que cursa el cuarto grado, es sorprendente. Y eso también lo ha aprendido en los entrenamientos, ya que Manny, quien tiene un canal de YouTube para dar lecciones del juego, también los expone a la cámara para que ellos pierdan el miedo y aprendan a desenvolverse. Para las practicas se visten con la ropa adecuada del deporte: su camisa tipo polo con mangas y abotonada hasta arriba y su pantalón de tela apropiado. Eso los forma ya con el espíritu y código de la vestimenta.

En la escuela, que está ubicada en Tela, Atlántida; donde reside, Malaquías se comporta como un niño de su edad: juega con sus compañeros, hace las tareas y estudia; pero no participa cuando sus compañeros varones hacen desorden en el aula. “Me parece que eso no está bien, hacer ´relajo´ en el aula, en ese momento yo me separo de ellos y me voy a compartir con mis compañeras niñas hasta que llega el profesor a poner orden”.

“Mis compañeros piensan que soy aburrido, pero yo les digo que no es correcto. En el recreo jugamos fútbol, corremos y hacemos otras actividades, pero no en el salón de clases”, afirma.

El golf es divertido

“Muchos niños piensan que el golf es aburrido, pero nunca lo han jugado, no saben lo divertido y apasionante que es. Yo disfruto mucho cada práctica y también las competencias. No puedo explicar la emoción que me hace sentir, comenta, mientras lo dice, se le iluminan los ojos y su rostro, se encoje de hombros y parece que una energía recorre su cuerpo y llega hasta sus manos, se agarra una con la otra y las frota con fuerza.

Él cree que todos los niños deberían intentar jugar para saber si les gusta, ya que si se enganchan por el deporte, pueden sentir la misma emoción y soñar en grande, porque eso le hace sentir el golf, que puede alcanzar todo lo que se proponga con perseverancia y disciplina.

Me gusta que es muy competitivo también, mi favorito es el hoyo 7, ya que es el que más reto representa porque tiene mucha arena y agua y es un par cinco, es un tiro riesgoso, explica.

Competencia Manny asegura que dentro de 5 años, Malaquías y otros de los 16 niños que entrenan en Indura, estarán saliendo del país a competencias regionales para que vayan desarrollándose mejor y aprendiendo a competir. Malaquías ya lo ha hecho en el interior del país: ha ido a jugar a La Ceiba, Tegucigalpa y Roatán, en donde quedó en segundo lugar.

Esa experiencia lo ha marcado, ya que cree que fue un buen lugar, pero tiene el reto de ganar el primer lugar en la próxima ocasión. El juego los anima a ser mejores cada vez, pero también les fomenta la humildad. “Manny nos enseña a ser humildes, y también nos da el ejemplo, porque él lo es. Y eso me gusta mucho, también nos enseñan a que debemos ayudar a otros, como a nuestra familia, vecinos, compañeros”, dice.

También me gusta hablarles a los niños del golf y los invito a venir para que ellos tengan la misma oportunidad. El deporte nos une, nos hace amigos, agrega.

Apoyo familiar

Tanto su tía, quien lo introdujo al juego; como sus padres, son un gran apoyo para este niño. Su padre lo lleva a las instalaciones de Indura a practicar y su madre lo motiva y lo apoya, ya que puede ser el cambio que hay en su hijo y también lo bien que aprovecha su tiempo libre. También comparte esa afición con uno de sus tíos, con quien en algunas ocasiones juega.

Lo + Nuevo

22,642FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte