Macondo

 Por. Thelma Mejía

Se dieron elecciones y hubo un empate. La moneda decidió la suerte y hubo un alcalde, ratificado por las autoridades competentes. Las partes aceptaron el fallo y hasta credenciales entregaron al ganador.

 El pueblo es chico, apenas de un poco más de 10 mil habitantes y obtuvo su independencia de otro municipio a lucha y esfuerzo. Se dice que es muy aguerrido y que tiene ascendencia española y francesa. Tiene una extensión de 122,9 kilómetros cuadrados.

 

Está rodeado de frondosos árboles y montañas, con clima templado y agradable. El cafeto y la agricultura son uno de sus principales pilares de sostenibilidad, pero no tanto como para estremecer el aporte al Producto Interno Bruto de un país y generar dolores de cabeza al poder.
En sus corridos, la gente dice que más allá del atlante azulado un barón decidió cambiar el rumbo del pueblo, mediante telarañas para poner en duda la elección. Oro, incienso y mirra, serían el trasfondo.
Pasando la autoridad debida se acudió a una instancia suprema que aunque no tenía competencia, quiso hacer justicia “a su manera”. Y un viento huracanado con bolas de fuego quemó el centro del poder local, arrasando consigo con archivos de valiosa cuantía, testigos mudos de aciertos y desaciertos.
Los líderes del pueblo y nacionales no saben qué hacer, buscan soluciones sin claridad, porque del lado del poder, la puerta parece cerrada. Nadie escucha, nadie oye, nadie ve, nadie respeta.
En medio del conflicto y antes que las lenguas de fuego huracanado devoraran el centro del poder en la comuna cafetera, en el país había un festejo nacional: otra autoridad local, de otra zona igual de insignificante, se había alzado con el trono de gobernar al resto de ediles, unos 298, al parecer.
Dicen que es un saludador que invirtió los recursos de las consultas a sus pacientes para hacerse una campaña mediática sin precedentes. Apolonia, la vieja yegua del pueblo, quedó atolondrada ante tanto cohete reventado y los megáfonos por todos lados: la radio, la prensa y la tele, sobre todo en esta última, a la hora de la que no sabía amar.
Apolonia pasa cansada, porque en el día, para llegar a ese pueblo de Dios, es medio arriesgado, demasiados recovecos polvosos y lodosos. Más no sabe que en su pueblo, con la nueva elección todo va a cambiar. El paraíso está cerca.
Y es que la lucha para llegar a ganar y tener el poder de todos los pueblitos del país no fue fácil. El saludador tuvo que vencer a viejos amigos y correligionarios que ya habían dado su vida útil al poder, y tuvo que trabajar “el doble” para obtener la salutación de los caciques de diversos colores. Pero lo logró.
El té de hierbabuena, menta, uva, el gallo en chicha, la gallina de piedra y el saco encostalado dieron resultado. En el territorio hay felicidad porque un pequeño derrotó a otro pequeño, mientras las ganancias al erario se repartirán como siempre: a los grandes y a quienes hagan la obediencia debida. Desde el control local se llega a lo nacional.
El desarrollo ha llegado y mientras las lenguas de fuego devoraron el corazón político de un pueblo, en el país no se habla de otra cosa: los santos y señas para ingresar ahora a Macondo, sólo que esta vez, sin Gabriel. Es el realismo mágico. 

Noticias recientes

Tendencias futuras de vivienda

Resolver el problema de vivienda no requiere darle atención solo a la situación actual, sino llevar estas...

«Succession», «Watchmen» y una histórica «Schitt’s Creek» conquistan los Emmy

La serie de HBO se llevó la estatuilla a mejor serie dramática

Piden vigilar petición de políticos de alivio de deuda por los riesgos a estabilidad financiera, según estudio

Tegucigalpa – Los bancos centrales y los supervisores fueron llamados a ser proactivos para preservar la estabilidad financiera del sistema bancaria y...

Ocho departamentos están en nivel cinco con las más altas tasas de morbilidad, mortalidad y letalidad

El Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager), informó este domingo que ocho departamentos de Honduras se encuentran en el nivel cinco de riesgo con las más altas tasas de morbilidad, mortalidad y letalidad.