spot_img

Los obispos alemanes seguirán bendiciendo parejas gais y descartan el cisma

Por:

Compartir esta noticia:

Ciudad del Vaticano – El presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, Georg Baetzing, afirmó hoy que permitirá seguir bendiciendo a las parejas homosexuales que lo pidan, como han comenzado a hacer algunos obispos, a pesar de que el Vaticano lo prohíbe, y descartó cualquier posibilidad de un cisma en la Iglesia alemana.

“No eliminare la posibilidad de bendecir a aquellas parejas homosexuales que creen y piden la bendición de Dios”, afirmó Baetzing en una rueda de prensa en Roma, tras la visita de los obispos alemanes al papa y la reunión con la Curia.

Durante estas reuniones se ha abordado el llamado Camino Sinodal, un foro de diálogo que comenzó la Iglesia alemana en el que se buscan fórmulas para superar la crisis que vive la Iglesia católica, sacudida por escándalos de abusos sexuales de menores.

En estos meses se han avanzado propuestas como el fin del celibato obligatorio o también que las mujeres tengan acceso al sacerdocio o cuestiones sobre la homosexualidad, lo que está provocando malestar en el Vaticano y los temores de un cisma de la Iglesia alemana.

Durante la rueda de prensa de hoy, el presidente de los obispos alemanes aseguró que «la Iglesia debe cambiar». “No podemos seguir como antes, se trata de transmitir el mensaje del Evangelio aquí y ahora, y no siempre mirando al pasado, aun corriendo el riesgo de una Iglesia magullada», dijo.

También alejó cualquier riesgo de un cisma. «Para ninguno de los obispos el cisma es una opción. Somos y seguimos siendo católicos y queremos ser católicos de otra manera. Son cosas que se dicen desde fuera para asustar e intimidar. No permitiremos que esto se nos atribuya nunca», aclaró.

Durante la reunión de este viernes, según un comunicado del Vaticano, el secretario de Estado, Pietro Parolin, «mencionó las preocupaciones que el Camino Sinodal plantea, señalando el riesgo de ‘reformas de la Iglesia y no en la Iglesia'».

Al respecto, Baetzing aseguró «aunque tengamos opiniones diferentes, estamos juntos en el camino. No estamos haciendo un camino particular ni tomando decisiones que no sean para toda la Iglesia universal. Pero queremos responder a nuestros fieles y dar respuesta a los debates que han surgido. Esto es lo que hemos estado hablando».

Explicó que Parolin afirmó que en el Vaticano se tiene la impresión de que «en los textos del Camino sinodal, se describe una Iglesia diferente, no una Iglesia que cambia» y mencionó cuestiones como la ordenación de mujeres. «Sabemos que esta cuestión en Roma está cerrada. Pero nosotros no decimos que se haya decidido sino que la cuestión existe y que debe ser elaborada y solicitamos informaciones al respecto».

También aclaró que fue el prefecto del Dicasterio para los Obispos, el cardenal Mark Ouleet, quien propuso una moratoria de la celebración de esta asamblea, porque «preocupa mucho que el camino sinodal sea como un incendio que se extienda a todas partes», pero que no fue aceptada.

De las reuniones surgió la necesidad de continuar el diálogo entre el Vaticano y la Iglesia alemana. AG

spot_img
spot_imgspot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img