spot_img

Líder de los Misquitos lamenta que no haya voluntad para detener deforestación en Honduras

Por:

Compartir esta noticia:

Tegucigalpa – El líder de la tribu misquita, Edy Mcnab, lamentó este martes, que no existe la más mínima voluntad para detener el fenómeno de la deforestación en las reservas y bosques de Honduras.

Inicialmente denunció que se ha construido de manera ilegal, una carretera entre los departamentos de Colón, Olancho y Gracias a Dios, la cual solo ha servido para  que “algunos ladrones roben madera en esta zona”.

Según Mcnab, ha existido mal accionar del Instituto de Conservación Forestal (ICF) ya que hasta el momento no se han implementado como corresponde los planes de manejo y conservación forestal en La Mosquitia.

Reveló que se están instalando aserraderos en la zona, que hay maquinaria para depredar el bosque y que esas acciones solo podrían estarse desarrollando “si existe complicidad de varias instituciones del Estado”.

Señaló que hacen falta más acciones de parte del Ministerio Público y  de los demás órganos competentes, porque se han presentado varias denuncias para tratar de detener ese ilícito y hasta el momento no hay ningún tipo de respuesta.

“Hay una Fiscalía Especial del Medio Ambiente, pero no nos sentimos protegidos. Estamos queriendo recurrir a las demandas locales con los jueces, pero ellos se declaran incompetentes para abordar ese tipo de delitos”, detalló.

El líder de la tribu misquita, añadió que lamentablemente hoy en día los bosques están a merced de todos los depredadores de reservas forestales en Honduras.

Asimismo aseguró que, los pobladores oriundos de la zona, están tratando de tomar acciones para proteger las zonas, pero que se encuentran en desventaja, porque hay gente armada defendiendo los intereses de los madereros.

“Estamos en una lucha desigual, porque no hay presencia policial ni militar que nos pueda acompañar (…) se trata de una práctica vieja han venido haciendo de manera artesanal, pero ahora lo hacen con maquinaria industrial”, dijo.

Concluyó diciendo que desconoce quiénes podrían estar detrás de esa construcción, así como de la de los bosques.

La Mosquitia es una zona protegida por las leyes hondureñas y la Unesco de las Naciones Unidas la declaró patrimonio mundial. Existen dos reservas forestales protegidas.

En total las reservas protegidas son de 12,350 kilómetros cuadrados.

Pero La Mosquitia no solo es asediada por los madereros, sino que también los carteles de transportistas de droga la han transformado en su base de operaciones para el aterrizaje de avionetas. JP    

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img