spot_imgspot_img

Lencas hacen frente a pandemia, pero el peligro es latente

Tegucigalpa  Tras un monitoreo en municipios que conforman la denominada ruta lenca en el occidente del país, se ha podido constatar con algunos alcaldes que, a excepción de algunas ciudades más pobladas, la incidencia del COVID-19, es relativamente baja, sin embargo, con la tendencia a que los epicentros de la pandemia migren hacia zonas rurales, existe un peligro latente de aumento en el número de contagios.

– Sus centros de salud están desprovistos de medicinas  pero enfrentan el COVID con organización comunal y ellos fabrican sus propias mascarillas.

– Los alcaldes indican que solamente han recibido una pequeña parte del programa Fuerza Honduras para instalar centros de triaje y crear brigadas médicas.

– Con la reapertura de los mercados y del transporte público se corre el riesgo de que ocurra un brote de contagios en comunidades lencas algunas de los cuales se han mantenido inmaculadas de la pandemia.

Según los reportes del Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager), departamentos con poblaciones de la etnia lenca como La Paz e Intibucá, mantienen estadísticas relativamente bajas en cuanto al número de casos confirmados de coronavirus.

Prevención y capacitaciones

En ese sentido, el alcalde de La Iguala, Lempira, Juan Alberto Reyes, dijo a Proceso Digital que “gracias a Dios aquí en nuestro municipio hemos logrado excelentes metas de prevención a través de capacitaciones para combatir la pandemia, no hemos tenido exigencias, sólo hemos tenido algunos casos sospechosos, pero se han llegado a resolver”.

lencas1El pueblo lenca se cubre como sea del COVID.Indicó que para evitar el avance de la pandemia se ha hecho una alianza con las iglesias, los patronatos, maestros y algunos programas. Explicó que se ha capacitado a la población para que pueda realizar sus tareas y atender a sus obligaciones sin ponerse en riesgo y como ejemplo citó el protocolo que los ciudadanos cumplen cuando acuden a hacer el trámite para adquirir la nueva tarjeta de identidad, en el que se supervisa que hagan uso de la mascarilla, utilicen alcohol gel y guarden la distancia.

Reyes aseveró que en general la población lenca de ese municipio ha acatado las medidas para protegerse utilizando mascarillas, muchas fabricadas por ellos mismos, aunque “hay uno que otro que no entiende, pero la mayoría no está con ese tipo de indiferencia”.

lencas6Las mujeres no han dejado de ir a las siembras.Detalló que en ese municipio solamente ha habido un fallecido bajo sospecha de COVID, pero se trata de una persona que llegó desde Siguatepeque, aunque tenía residencia en el municipio de la Iguala.

“Si algunos no hacen caso, pues nos toca ir con la Policía Preventiva para explicarles por qué se hace eso y las incidencias que pueden ocurrir”, acotó.

Por otro lado, indicó que de los fondos de transferencia condicionada para los centros de triaje y brigadas médicas que se están mencionando a nivel nacional, apenas le depositaron alrededor de una cuarta parte de lo que le corresponde a ese municipio.

Aseveró que esa transferencia es mínima y que se va a utilizar para comprar los insumos para el personal que se va a contratar para el centro de triaje que será instalado en la aldea El Matasano.

“Ya tenemos camilla, ya tenemos todo, solo falta hacer las divisiones para estar preparados, ya tenemos casi todo el personal listo solo para echarlo a andar”, afirmó Reyes.

Comunidad obediente

lencas3El pueblo lenca reclama ayudas.Por su lado, el alcalde de San Francisco de Opalaca, Intibucá, Emilio Gómez, aseguró que “por la voluntad de Dios, hemos controlado bastante, con el trabajo de los retenes que fueron instalados desde marzo y hasta el momento los retenes continúan trabajando ahí llevando el control para los ciudadanos que transitan para el departamento de Intibucá y para otros sectores de Santa Bárbara y Lempira”.

Es así como también los ciudadanos han hecho caso de no estar saliendo mucho a las ciudades donde hay casos de esa enfermedad (COVID), y gracias a Dios en nuestro municipio no se tienen muchos casos referentes a la pandemia.

Indicó que ese es un municipio indígena lenca cuya población está acatando las medidas de bioseguridad y han entrado en el proceso a pesar de que para ellos es algo nuevo y “desde la niñez y la adolescencia, no hemos estado acostumbrados a este ambiente y entonces los lencas hemos sido los primeros en extrañarse,  por sus propias costumbres y cultura y comenzar a hablarles de este tipo de pandemias, de todos los cuidados que tenemos que ir teniendo los ciudadanos cuesta, pero gracias al Señor, la gente ha ido entendiendo por orientación de la sociedad civil, la iglesia, las autoridades municipales, la Policía y otras instituciones del Estado”.

Aseveró que los lencas de ese municipio están utilizando voluntariamente las mascarillas cuando salen por lo que no tienen problema en los retenes.

Sus centros de salud están desprovistos
de medicinas.
Este municipio cuenta con cuatros centros de salud y una clínica materno infantil, donde la población está siendo atendida máxime en esta etapa de la pandemia en la que todo mundo es sospechoso, aunque proliferan otras enfermedades y no solamente se trata de COVID, aunque reconoce que el sistema sanitario está colapsado y esos establecimientos generalmente pasan desabastecidos de medicamentos que demandan los enfermos y lo que hacen los médicos o las enfermeras auxiliares es dar de lo que tienen y si no hay lo que hacen es darle la receta y tiene que ir a una farmacia privada para comprarlo si es que no quiere dejar morir a un ser querido.

Detalló que en ese municipio hasta el momento no se realizan pruebas PCR ni pruebas rápidas, por lo que si es necesario se remite al paciente al hospital Enrique Aguilar Cerrato de La Esperanza. Si alguien quiere hacerse una prueba rápida tiene que pagar 900 lempiras, refirió.

lencas5Las familias no han dejado sus ocupaciones.Por otro lado, indicó que a través de las transferencias del programa Fuerza Honduras y un porcentaje de las transferencias constitucionales para poder instalar centros de triaje, les habían indicado que les correspondía un millón 160 mil lempiras, pero hasta el momento el depósito que les han hecho es de apenas 363 mil lempiras.

En ese sentido, indicó que se requiere de todos los fondos prometidos para comprar todos los insumos que se necesitan en base al convenio que se hizo con la Secretaría de Salud.

Gómez indicó que, no obstante, que la incidencia de casos es baja, todos están expuestos a contraer la enfermedad en ese municipio que únicamente reporta un joven fallecido que fue diagnosticado positivo de COVID-19, pero tenía dos años de padecer de otra enfermedad por lo que primero fue remitido al hospital de La Esperanza, posteriormente referido a Tegucigalpa donde murió y se le hizo un hisopado cuyo resultado dio positivo. El resultado de la prueba fue entregado varios días después de haber sido sepultado.

Añadió que en la comunidad lenca a la que pertenecía sus familiares no siguieron la recomendación de enterrarlo el mismo día y lo velaron y nadie de la familia ha presentado síntomas desde hace un más de un mes cuando fue sepultado.

En Intibucá los municipios más afectados por el COVID-19 son Jesús de Otoro, La Esperanza y su ciudad gemela Intibucá debido a que hay más comercio y mayor población.

Estrategia conjunta

lencas4Entre tanto, el alcalde de La Campa, Lempira, Nery Noé Méndez, manifestó que “la voluntad de Dios ha sido muy noble como este municipio ya que hasta la fecha no se reporta ningún contagiado”, por lo que agradeció el apoyo recibido de parte de los médicos, enfermeras, promotores de salud y auxiliares que han estado en los retenes en vigilancia para no permitir el ingreso de una persona que llegue de otro municipio y si entra forzosamente tiene que cumplir con la cuarentena en un albergue.

Indicó que otra estrategia en conjunto con los médicos es la de prevenir y prevenir y darle seguimiento a las personas que entran de otros municipios y otros departamentos en los albergues en escuelas y centros comunales, mientras que los habitantes en su gran mayoría de la etnia lenca han sido muy obedientes.

Asimismo, como presidente de la mancomunidad de Colosuca, ha sido exigente en el sentido, de que, si los habitantes tienen familias en otros países, ya que son muchos los que emigran ante la devastadora pobreza, o en otros municipios donde hay más contagios, que les pidan que no vengan a La Campa, como una medida de prevención.

Aseveró que en ese municipio se mantiene la campaña del Quédate en casa y el uso obligatorio de la mascarilla al momento de circular, así como guardar distancia en reuniones o actividades agrícolas.

Sobre las transferencias del programa Fuerza Honduras, detalló que al momento solo les han transferido 329 mil lempiras de un millón 49 mil lempiras que les corresponde y aunque es muy poco están haciendo la lucha, aunque lo más importante es la conciencia social, destacó.

Potencial riesgo

Respecto a la situación que viven las comunidades indígenas lencas, el presidente del Movimiento Indígena Lenca de Honduras (MILH), Cándido Martínez, dijo que ha afectado a varios municipios y realmente hay bastante preocupación por que a nivel de las comunidades no hay mucha dotación de equipo y la mayoría de los pacientes con sospecha de COVID, son referidos a los hospitales regionales o departamentales, lo que representa una dificultad por la falta de recursos.

lencas7Indicó que la población ha adoptado medidas de bioseguridad en las comunidades como el distanciamiento físico, aunque no al 100 por ciento, porque hay dos razones, una es porque en algunos lugares ha habido politización en la entrega de insumos como las mascarillas, el alcohol y el gel sanitizante se ha entregado muy poco.

Además, la duración en el uso de las mascarillas es muy poco y la población en las comunidades sin tener empleo ni ningún ingreso, se le hace casi imposible poder adquirir mascarillas, y ese ha sido uno de los problemas que más ha afectado a las comunidades indígenas.

Martínez duda que las transferencias que se están haciendo a los municipios a través del programa Fuerza Honduras sea suficiente para el montaje de los centros de triaje, porque aparte de contar con el personal médico, y los insumos y equipos tienen que contar con medicamentos y los kits del tratamiento MAIZ, lo que considera será muy difícil y, además, con la llegada las lluvias, muchas comunidades resultan incomunicadas.

Destacó que las comunidades indígenas lencas tienen sus propias medicinas naturales que han heredado de sus ancestros y aunque no cuentan sus secretos, confían en su medicina natural tradicional.

Martínez manifestó que espera que, con la reapertura de la economía, la pandemia no tenga muchos efectos ya que reabrir mercados y reactivar el transporte urbano e interurbano podrían generar un rebrote.

Tendencia rural de la pandemia

Doctor Omar VideaSobre la situación de las comunidades lencas del occidente del país, el doctor Omar Videa, indicó a Proceso Digital que si bien es cierto hay baja incidencia en algunos municipios en varios la tasa de letalidad es alta, tal como ocurre en el departamento de Copán.

Detalló que la letalidad en departamentos como Copán, es de un cinco por ciento, en Lempira es del cuatro por ciento, en La Paz es de tres por ciento y en Ocotepeque e Intibucá es de dos por ciento.

Apuntó que si bien, alcaldes reportan una baja incidencia de casos, se debe tener sumo cuidado y continuar al pie de la letra las medidas de bioseguridad ya que la tendencia es que los epicentros de la pandemia se están extendiendo a zonas rurales como es el caso de departamentos como Gracias a Dios y Olancho.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_imgspot_img