spot_imgspot_img

Legisladores de EE.UU. visitarán centros de detención de familias inmigrantes

Washington – Ocho congresistas demócratas visitarán dos centros de detención de familias inmigrantes en Texas (EE.UU.) tras recibir «preocupantes» informes sobre las condiciones en las que viven los niños y adultos, y con la esperanza de avanzar hacia un sistema alternativo que no mantenga recluidos a los «refugiados».

Los congresistas visitarán el lunes y el martes los centros de detención de Karnes City y Dilley, situados ambos a alrededor de una hora de distancia de San Antonio (Texas), para hablar con los inmigrantes, la mayoría centroamericanos, detenidos allí a la espera de que avance su proceso migratorio en los tribunales.

«Estas familias no deberían estar ahí, pero dado que lo están, queremos ir allí y asegurarnos de que las condiciones en las que se les esta deteniendo son seguras, humanas y compasivas», dijo hoy en Washington en una rueda de prensa Joaquín Castro, demócrata por Texas.

Los legisladores quieren examinar las condiciones en que están detenidas las familias, porque han escuchado «historias terribles sobre alimentos insuficientes y agua sucia» en esos centros, según explicó la congresista Lucille Roybal-Allard.

También han recibido «preocupantes informes sobre el impacto que estar en prisión está teniendo en los niños» inmigrantes, según aseguró la legisladora Zoe Lofgren.

El congresista Steny Hoyer precisó que, según algunos estudios, «detener a los niños en condiciones de prisión les sitúa en riesgo de problemas médicos y de desarrollo, a corto y largo plazo».

«La mayoría de los niños que están detenidos ya han pasado por situaciones de una dureza inexplicable», añadió Hoyer en referencia a la violencia y el narcotráfico que empujan a las familias a abandonar sus países de origen, El Salvador, Guatemala y Honduras.

«La Comisión de Derechos Humanos de la ONU está vigilando de cerca cómo está tratando Estados Unidos a estos niños, porque los estamos tratando mucho peor que los refugiados de Oriente Medio en Jordania», afirmó por su parte Lofgren.

Los congresistas pidieron al Gobierno de EE.UU. que desarrolle alternativas a la detención de inmigrantes en esos centros, que el presidente Barack Obama cerró cuando llegó al poder en 2009, pero que volvió a abrir el año pasado ante la llegada de decenas de miles de inmigrantes, en su mayoría niños y mujeres.

«Creo que la mayoría de estas personas son refugiados, y deberían tener una oportunidad de demostrar que lo son», indicó hoy Castro.

Según Castro, hay «una legión, una red de organizaciones sin ánimo de lucro que están preparadas para ayudar a proporcionar una vivienda alternativa a estas personas».

Los legisladores recordaron que los centros de detención los gestionan «empresas privadas con ánimo de lucro», que «no tienen obligación de informar al Gobierno federal sobre los abusos» que puedan cometerse en las instalaciones, según la congresista Sheila Jackson Lee.

El Departamento de Seguridad Nacional creó recientemente un programa de alternativas a la detención para los migrantes y este mes comenzó a revisar los casos de las familias que lleven detenidas más de 90 días, para decidir si aún deben seguir en esos centros.

Sin embargo, los legisladores consideran por ahora insuficientes esas medidas e insisten en que es necesario eliminar por completo la práctica de detención de inmigrantes.

La delegación completa de congresistas que visitarán los centros la integran Castro, Hoyer, Roybal-Allard, Jackson Lee, Lofgren y los legisladores Raúl Grijalva, Luis Gutiérrez y Judy Chu.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,139FansMe gusta
37,965SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img