spot_imgspot_img

Las claves del triunfo de España en cuartos ante Paraguay

Potchefstroom (Sudáfrica) – España superó los cuartos de final del Mundial 2010, gracias a su triunfo ante Paraguay (1-0), basado en dos intervenciones salvadoras de Iker Casillas y un nuevo gol decisivo de David Villa, que salvaron la actuación más discreta de la ‘Roja’ en el campeonato, en un día que mostró capacidad de sufrimiento y mentalidad para acabar ganando.
 


Las claves del pase de España a semifinales del Mundial de Sudáfrica son:

1. La aparición de Iker Casillas: La presión aumentó para el capitán de la selección española desde la concentración previa al Mundial y ha respondido a las críticas en el momento decisivo. Tiene duende y siempre aparece cuando su equipo más le necesita. Como en los cuartos de final de la Eurocopa, cuando brilló en la tanda de penaltis ante Italia, contra Paraguay recuperó su mejor cara deteniendo una pena máxima y salvando el triunfo en un mano a mano en el último minuto ante Roque Santa Cruz.

2. Capacidad de sufrimiento: España vio tapada la fuente de alimentación de su fútbol por la presión de Paraguay. No encontró la forma de llegar a la portería rival y durante gran parte del encuentro no inquietó al portero Justo Villar. Tuvo capacidad de sufrimiento y paciencia para encontrar el camino del triunfo. Superó el penalti en contra y la defensa en acciones rápidas de contragolpe con los zagueros expuestos al rival.

3. Cesc dio profundidad: Hasta la sustitución de Cesc Fábregas por Fernando Torres, España no tuvo profundidad. La posesión fue suya pero no creó peligro. Estaba atascada. El centrocampista catalán estaba hambriento de minutos, pedía a gritos una oportunidad y supo dar velocidad al juego.

4. Acierto en los cambios: Vicente Del Bosque acertó en los cambios. Si ante Portugal el golpe de efecto fue la entrada de Fernando Llorente, en cuartos fue su apuesta por Cesc. Consiguió desatascar el partido. También la aparición de Pedro dio mucha movilidad en los últimos metros y creó desequilibrio en la zaga rival.

5. Villa vuelve a acaparar el protagonismo: Se convirtió en el máximo goleador del Mundial con su quinto gol de los seis marcados por España en Sudáfrica. Está tocado por una varita mágica y hasta en un día en el que parecía atascado, cuando dejó la banda izquierda y pasó a la delantera provocó un penalti y estuvo en la zona señalada para recoger un balón que había dado en el palo para marcar el tanto decisivo. Es su competición. Engrandece su figura hasta el punto de estar ya a solo dos tantos de alcanzar a Raúl González y convertirse en el máximo goleador de la historia de la ‘Roja’.

6. La calidad individual: En días decisivos en los que en el campo se siente la responsabilidad del partido y el peso de la historia, es cuando jugadores deciden partidos. Ante Paraguay el jugador del encuentro fue Andrés Iniesta, y lo fue por la jugada brillante en la acción del gol. Un ‘slalom’ por el centro en el que fue sentando rivales antes de asistir.

7. Fernando Torres no aparece: El delantero centro de España, la referencia ofensiva no realizó un solo disparo a puerta, no lanzó desmarques ni ayudó a desatascar el juego. Sólo cayendo a banda derecha generó peligro. Sigue sin encontrar su verdadera cara y el equipo le necesita. Es una clave a mejorar ante Alemania, la selección a la que marcó el gol más importante de su carrera, en la final de la Eurocopa 2008.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,136FansMe gusta
37,953SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img