spot_imgspot_img

‘‘La violencia doméstica comienza con un empujón y termina con un disparo’’: Fiscal Amaya

Tegucigalpa – “Nosotras somos protagonistas en el mundo y por lo tanto estamos capacitadas para ocupar puestos en todos los niveles, no debemos permitir estereotipos, respetémonos y no permitamos la violencia” fue parte del mensaje de la Fiscal Especial de la Mujer, Irma Grissel Amaya en el día dedicado a la mujer hondureña, en un país donde la violencia doméstica y la discriminación son las peores marcas de género.
 

El 25 de enero de cada año se celebra el Día de la Mujer hondureña en conmemoración a la primera conquista política de la población femenina en la que fueron reconocidos sus derechos políticos a través del decreto 29 de 1955 que les permitió ejercer el sufragio en Honduras, logrando así ir más allá del espacio doméstico a un campo público y electoral.

Pasados 57 años de aquella fecha memorable, las mujeres tienen muy poco que celebrar ante una dura realidad que las castiga, las somete, las margina y las hace un sector muy vulnerable a la violencia doméstica y el crimen organizado.

Desde el 2008 al 2011, murieron violentamente en Honduras unas 1,500 féminas según datos oficiales del Ministerio Público y su Fiscalía Especial de la Mujer.

La Fiscal Especial de la Mujer, Irma Grissel Amaya, le reveló a Proceso Digital que en Honduras aún no está categorizado el concepto de femicidios y que en su lugar utilizan la muerte violenta de mujeres.

“A pesar que se han reducido los espacios entre el hombre y la mujer, vemos muy poca legislación en pro de la mujer en esta legislatura. El otro día fuimos a la oficina de una diputada y me dio tristeza ver la oficina que le asignaron”, lamentó Amaya.

Se estima que la población actual de Honduras es de 8,200,795 habitantes, de los cuales 3,987,236 (48.6%) son hombres y 4,213,559 (51.4%) son mujeres, es decir que ellas representan el mayor segmento de los ciudadanos hondureños, pero en cuestiones políticas, no ocupan el número de plazas que deberían según la Ley de Equidad de Género.

La Fiscal Amaya conversó con Proceso Digital y contestó sin ambages nuestras preguntas:

¿Cuál es la razón esencial de la creación de la Fiscalía Especial de la Mujer?

En 1994, cuando empezó a funcionar el Ministerio Público no estaba contemplado tener una Fiscalía que atendiera específicamente la violencia contra la mujer. Fueron las Organizaciones No Gubernamentales quienes le exigieron al Fiscal General de ese momento, Edmundo Orellana, la creación de una Fiscalía que tratara el tema de mujer de manera especializada y fue así como en septiembre de 1994, se apertura la Fiscalía de la Niñez y Mujer.

¿Qué tipo de denuncias se reciben en la Fiscalía Especial de la Mujer?

La estructura de atención ha ido variando en los 18 años que tenemos de funcionar. Al principio se conocían denuncias de violencia que se producían en el seno de la familia y los casos de la niñez víctima de abusos, pero con los años esta Fiscalía se separó de la Niñez y en 1997 con las reformas al Código Procesal Penal, las faltas que se cometen en el seno familiar se traducen en delitos de orden público y se convierten en preocupación para el Estado de Honduras.

La Fiscalía de la Mujer amplía su cobertura en los aspectos de delitos sexuales como la violación, los actos de lujuria, los estupros, pero todos sobre la base de la mayoría de edad, que es el rango que nosotros cubrimos.

Básicamente ¿cuál es la denuncia más frecuente que recibe la Fiscalía de la Mujer?

Es la violencia doméstica. Ésta no es una denuncia que baja, por el contrario, va en aumento. De hecho, tenemos una unidad especializada en los juzgados contra la violencia doméstica donde hay fiscales que brindan la asistencia técnica a la mujer desde el momento que presenta la denuncia hasta que se dicta la sentencia.

Y dentro de la violencia doméstica, la violencia física y psicológica son las que ocupan la mayor incidencia.

¿Cuál es el promedio de denuncias que reciben?

Se reciben en nuestra oficina de Tegucigalpa un promedio de ocho denuncias diarias. El Ministerio Público recibe entre tres mil a cuatro mil denuncias anuales por violencia doméstica.

Pero, contabilizando las denuncian que se reciben a nivel nacional por diferentes oficinas que defienden los derechos de las mujeres, oscilan entre las 20 mil denuncias al año.

Del total de las denuncias que se reciben ¿qué porcentaje llega a ser judicializado?

Las denuncias de violencia doméstica tienen la ventaja que tienen que ser judicializadas para que surtan efecto, ahora que lleguen a tener sentencia es otra cosa, pero eso depende de muchos factores. Como son delitos que se producen dentro del seno de la familia, hay una relación de consanguinidad, como una relación de afinidad y además hay un nexo fuerte como son los sentimientos, por eso son delitos especiales con los cuales se debe tener sumo cuidado.

La Ley de la Violencia Doméstica lo que busca es que las parejas puedan vivir en armonía y dirimir todas sus diferencias mediante el diálogo, sin llegar hasta la violencia, es una ley preventiva.

¿Cuál es el caso más mediático que le ha tocado conocer?

Han sido varios, porque la violencia intrafamiliar es lo más doloroso que puede existir. Recuerdo muy bien el caso de Percy Escobar, un hecho que se dio en la colonia Centroamérica. Él mató a la esposa y sus tres hijos (Karla Patricia Escobar Galindo ( 31), Helen Nicolle López (10), Andrea Paola Escobar (8) y Christian Eduardo Escobar (6)). Fue un caso que lo llevamos a proceso, pero no a juicio por problemas procesales ante la Corte Suprema de Justicia. Ese fue un caso que impactó mucho a la sociedad y me parece que hay una deuda social porque no pudo hacerse justicia.

¿Cuál es la diferencia entre un homicidio contra una mujer y el femicidio?

Honduras todavía no tiene categorizado el femicidio. Nosotros trabajamos con las categorizaciones que se han hecho a nivel centroamericano. El femicidio es toda muerte de mujer por razones de su género, por su sexo, por el hecho de ser mujer. Y el homicidio es la muerte intencional de todo ser humano.

Las muertes que podemos categorizar como femicidios con todas aquellas que han sufrido cualquier tipo de violencia de parte de su agresor que puede tener control de su vida, es decir, por parte de su amante, su ex amante, su esposo o con la que ella pudo haber tenido un nexo sentimental y que él sabe cuáles son los movimientos de su víctima y le provoca la muerte por el odio, por los celos o el disgusto que puede tener.

Las muertes que se dan por robo, no las podemos categorizar como femicidios, tampoco las que están ligadas a las maras o al narcotráfico, si ellas están dentro de esa estructura delictiva.

Las muertes que se presentan en las masacres, esas sí entran en la escala de los femicidios.

¿Cuántas muertes contabilizaron en 2011?

Más de 460 muertes violentas de mujeres, porque recuerde que el femicidio como tal el MP aún no lo reconocemos. Y en lo que va del 2012, ya llevamos 16 muertes violentas de mujeres.

Es terrible y lastimosa la muerte violenta hacia mujeres, pero no disminuye porque no hay políticas de específicas de prevención

¿En qué nivel social hay más violencia doméstica?

La violencia contra la mujer no tiene nivel social y no podría hablar de un nivel específico. Todas estamos sujetas a una inseguridad total, pero claro está, que las personas que viven en los sectores de mayor riesgo hay menos seguridad y por lo tanto son más vulnerables a que le ocurra un hecho de muerte.

¿Son las mujeres el sector más vulnerable frente al crimen organizado?

Creo que los niños, los menores de edad y los adolescentes son un grupo muy vulnerable frente a este flagelo. Son muchos los factores que los hacen menos débiles, con respecto a los demás sectores.

La educación juega un papel muy importante y los niños aunque estén matriculados en las escuelas no reciben clases. Hay demasiado tiempo libre para los menores que los empuja a buscar otro tipo de diversiones.

¿Cuenta su Fiscalía con un grupo de profesionales especializados para asistir a las mujeres que son víctimas de la violencia doméstica?

Esta Fiscalía tiene un grupo multi disciplinario de trabajo porque así lo requiere el tema. Tenemos trabajadores sociales y psicólogos que ofrecen intervención en crisis, además de terapias. También ofrecemos labores de peritaje en los juzgados para corroborar cuando una mujer está sufriendo violencia y tiene secuelas.

En este momento, estamos abriendo la oficina Modelo de Atención Integral a Víctimas, que tiene como objetivo atender a las mujeres víctimas desde el momento que interponen denuncias hasta que se dicta sentencia. Está la psicóloga para atenderla porque el proceso actual y en el sentido que la mujer afectada viene y le cuenta su desgracia a la que le recibe la denuncia, luego a la fiscal que conoce el caso, posteriormente al juez y así sucesivamente. Lo que ahora se busca es que llegue directamente con la denuncia a un grupo de trabajo y se le tome una sola declaración.

Le puedo decir que el 99 por ciento de las mujeres que llegan aquí a interponer una denuncia por violencia doméstica, necesitan un apoyo emocional porque la mayoría lleva años de abuso físico y emocional.

¿Cuál es el consejo más práctico que les daría a las mujeres que ahora mismo están siendo objeto de violencia doméstica o cualquier otro tipo de abusos?

Que existen instituciones como el Ministerio Público o también que hay consejerías de familias para ofrecerles ayuda profesional. Busquen ayuda porque la violencia por sí misma no se detiene. La violencia necesita una intervención y que el MP tiene un equipo especializado para apoyarlas.

Si no pueden venir, llamen al teléfono 2221 5620 y pidan que les comuniquen con la Fiscalía de la Mujer. Aquí está el personal idóneo para tomar sus denuncias y gente comprometida con asistirles en el problema que estén pasando, no importa lo grave que sea. No olviden que la violencia doméstica comienza con un empujón y termina con un disparo.

Con respecto a un par de años ¿tiene más consciencia ahora la mujer para denunciar?

La década de los noventa fue una etapa crucial para el asentamiento de los derechos humanos de las mujeres y en esta nueva década creo que hay más consciencia para denunciar. Ya están funcionando las 298 oficinas municipales de la mujer para atender sus problemáticas.

Hay suficientes leyes que nos protegen. Esta la Ley de Violencia Doméstica, la Ley de Igualdad de Oportunidades, el Código Penal y las instituciones en hacer posibles que se frene la violencia contra las mujeres.

En el caso específico de la ex reina de belleza Bélgica Suárez ¿cree que se exageró con ella, al exponerla ante los medios como la peor de las delincuentes?

Creo que con ella hubo un abuso. La Fiscalía de los Derechos Humanos lo tiene documentado, nosotros nos quejamos también. Era una mujer y además una personalidad, se le expuso demasiado para luego decir que ella no era responsable, pero de igual manera no se sacó en primera plana.

Ahí vemos que por el hecho de ser mujer se explotó el periodismo amarillista. Se está en deuda con la imagen de Bélgica Suárez.

¿Funcionan los programas de protección a testigos en el caso de las mujeres?

El programa de protección a testigos no le puedo decir cómo funcionan porque es algo muy privado, pero es lógico que sí funcione. Este año no se le dieron los recursos al MP para el programa de protección de testigos, pero eso no me compete a mí responderlo.

¿Los derechos políticos hasta qué punto se respetan en Honduras?

Las instituciones políticas exigen que las mujeres den cuotas económicas y muchas veces no las tienen, entonces se está trabajando en eso. Creo que en esta elección electoral habrá más acceso a esos espacios para las mujeres.

Pero aquí no hay democracia en el MP porque hay más fiscales mujeres que hombres…

Le voy a decir que los cargos más importantes los ocupan los hombres. El Fiscal General, el Adjunto, el Administrador y el Jefe de la División, todos son hombres.

¿Y han protestado por eso?

¿En el Ministerio Público se puede protestar? Ja ja ja…

¿Qué mensaje les manda a las mujeres en su Día?

Que nosotras somos protagonistas en el mundo y por lo tanto estamos capacitadas para ocupar puestos en todos los niveles que nos propongamos, porque tenemos la capacidad y no permitamos los estereotipos que dicen que estamos ahí porque tuvimos que dar algo a cambio. Respetémonos nosotras mismas y no permitamos la violencia doméstica porque esta empieza con un empujón y termina con un disparo.

¿Le ha tocado conocer sobre denuncias contra personajes famosos?

Por aquí han desfilado políticos, médicos, policías, ingenieros y de todo tipo. La violencia no tiene profesión preferida. La ley es pareja para todos y no hay tratos especiales.

¿Ha llorado de impotencia al frente a su Fiscalía?

Muchas veces. No solo de impotencia por no poder hacer, si no por no tener la respuesta por la falta de recursos o la falta de estructuras. No contamos con casas refugios estatales para albergar a esas víctimas que corren peligros en sus casas. Esa es una deuda que el Estado tiene con esas personas.

Y así celebraran las damas hondureñas hoy su día, tratando de olvidar por un momento las muertes violentas de mujeres, la poca cuota política, el flagelo de la violencia doméstica, pero con la responsabilidad de construir a base de sus hombres la familia hondureña.
spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,172FansMe gusta
38,684SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img